Connect with us

MEDIATELECOM

El intenso lobby de Japón para acelerar la TV digital en Chile

Mediatelecom

Published

on

Diario Financiero

Una numerosa delegación japonesa se desplegará en Santiago esta semana para participar en el seminario “Hacia el encendido de la Televisión Digital Terrestre”, que se realizará este jueves 17 de enero, organizado por el CNTV, la embajada de Japón y Subtel.

Encabezados por el Vice Ministro Parlamentario de Asuntos Internos y Comunicaciones de Japón, Toru Kunishige, esta delegación considera 12 autoridades y ejecutivos de empresas niponas del sector tecnológico y audiovisual, que se reunirán con varios personeros chilenos.

El martes 15 la comitiva visitará a la presidenta del Consejo Nacional de Televisión, Catalina Parot, y el miércoles siguiente se reunirá con la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi.

La comitiva nipona tiene el claro objetivo de impulsar la TV digital en Chile, después de que el país adoptara la norma japonesa, con la meta de realizar el encendido digital el año 2020, algo que en la industria han planteado como difícil.

El martes 15 la comitiva visitará a la presidenta del Consejo Nacional de Televisión, Catalina Parot, y el miércoles siguiente se reunirá con la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi.
La comitiva nipona tiene el claro objetivo de impulsar la TV digital en Chile, después de que el país adoptara la norma japonesa, con la meta de realizar el encendido digital el año 2020, algo que en
la industria han planteado como difícil.

Como este horizonte se ve cada vez más cercano y los canales no han avanzado lo previsto, el gobierno de Japón quiere acelerar esta transformación, considerando que los Juegos Olímpicos deTokio en 2020 son una gran oportunidad para “lucir” esta tecnología y otras derivadas, como el 4K (HD) y 8K (que permite transmitir realidad virtual).

MEDIATELECOM

No estamos como réferis.- Estavillo

Mediatelecom

Published

on

Reforma – Alejandro González

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) no es referí de pleitos entre empresas, es una institución que vela por el bienestar de usuarios y audiencias, afirmó María Elena Estavillo, comisionada del Pleno del regulador.

“Yo siempre procuro tenerlo en mente: nuestro fin es siempre beneficiar a los usuarios, audiencias y consumidores, para eso estamos. No estamos como réferis en pleitos entre particulares, ese no es el papel del instituto, el IFT debe velar por el interés común, el interés público”, comentó Estavillo.

A unos días de que concluye su cargo, el 28 de febrero, dijo que a una institución como el IFT es necesario defenderla con decisiones congruentes y priorizando el interés de los ciudadanos y no de empresas o actores políticos.

En entrevista, sostuvo que no están cerrados a cuestionamientos y mucho menos a rendir cuentas, pero acusó que existen acusaciones sin fundamentos.

“Creo que tenemos que entender que estamos abiertos al público, a que revisen nuestra actuación, que se nos pidan cuentas y explicar nuestras decisiones. Lo que sí sería muy sano es que esa critica siempre esté fundada”.

La aún comisionada del regulador, reconoció que aunque se ha avanzado en temas de competencia, tanto al sector de telecomunicaciones como al de radiodifusión les falta ser más competitivos.

Este año corresponde una revisión bianual de la preponderancia en telecomunicaciones y radiodifusión que evaluará diversas medidas impuestas a América Móvil y Televisa.

“La manera más directa (de defender la autonomía del IFT) es a través de nuestras decisiones, porque tenemos que aislarnos de las consideraciones políticas coyunturales para tomar decisiones”.

María Elena Estavillo, comisionada del IFT

Continue Reading

MEDIATELECOM

Compra “Candidez”, novela de Fernando Viveros Castañeda.

Mediatelecom

Published

on

Te compartimos el primer capítulo del libro “Candidez”, de Fernando Viveros Castañeda.

Disponible en Amazon Kindle 

Acabo de Llegar

Son las doce en punto. En esa biblioteca repleta de mitos y claroscuros, cobijado entre libros que cargan la historia sobre sus lomos, pinturas que muestran volcanes lejanos, bustos nostálgicos de bronce y fotografías de sucesos irrepetibles, Salvador Leal espera con ansiedad la llamada de Jackie Peres. Está de pie junto a los amplios ventanales, que le regalan la vista y el adictivo aroma de los fresnos, las magnolias, los amates y los ahuehuetes.

No hace mucho, todo esto le hubiera parecido una inviable fantasía. Ha sido demasiado inocente, muy cándido. Llegó a donde se encuentra sin la malicia o la sumisión a la que ella está acostumbrada. Construyó en su mente la esperanza de poder expresarle sin cortapisas su manera de ver el mundo y recibir su apoyo desinteresado, para realizar lo que, aventuradamente, se comprometió a hacer. Está en medio del con- traste entre la desbordada expectativa y el contacto con su cruda realidad.

Ella lo llama a través de su pantalla roja, y él la mira a los ojos por primera vez, con realidad aumentada; nunca lo hubiera imaginado: como si estuvieran juntos, jamás lo podría haber creído. Le encuentra parecido con mujeres de su país, aunque tenga otra historia, una cosmovisión diferente y defienda, por lo tanto, otros intereses. Escucha que le habla en su idioma y, aunque Salvador Leal finge una seguridad de la que en ese momento carece, tartamudea en la conversación, superficial y protocolaria. Le altera comunicarse digitalmente a distancia. Hubiera preferido el contacto personal, sentir la piel de su mano, ver la pupila de sus ojos, oler su cuerpo.

Ella lo observa con los párpados entrecerrados y sonríe levemente. Se sabe en control total de la conversación. Conoce a fondo la información de Salvador Leal: sus carencias, cómo piensa y qué hace, con quién habla y las palabras exactas que utiliza en su cotidianidad digital. Por eso, aunque le pudiera parecer igual a todos los que han estado en el lugar que ahora ocupa, sabe que es diferente. Una parte de él tiene un brillo fresco en los ojos, imagina un futuro distinto al presente que ahora vive y está convencido de que es posible lograrlo, a pesar de cualquier obstáculo. La fluctuación también lo habita y no se va de su mente ni de sus emociones, porque carga la pesada lápida de la incertidumbre y, por eso, se cuida con el autoexilio del silencio a la medida, del mudo despecho y la agridulce ironía. Transita en un permanente vaivén entre la candidez y la desconfianza, entre querer quedarse y tener, fatalmente, que despedirse. Usa el alarde como único remedio y vive con la ilusión de poder llegar a curarse de su pasado, envolviéndose en su bandera y arrojándose al vacío.

Ya no cree en sus propios mitos, ni en sus leyendas, ni en los héroes que le hicieron venerar. Imagina que la historia fue otra y, sobre todo, que puede cambiar la vida que tiene enfrente. No se resigna a la melancolía del recuerdo de su región, desgarrada por fronteras amuralladas, de sus familias rotas y de este amargo sinsentido que percibe. Por eso, aspira a reinventar una historia y a construir un futuro anunciado, aunque no entienda la magnitud de los retos y las amenazas a su alrededor. No obstante, sigue siendo propenso a respirar rápido y querer acción, al sentir en su pecho la vibración de los tronidos que anuncian sus tormentas interiores.

Jackie Peres entra al grano y le menciona, sin mayores preámbulos, que le ha tocado llegar a esa biblioteca en unos años de cambio profundo en la historia de la humanidad. Que la realidad se modifica de manera vertiginosa y que, para ella, es necesario que Salvador Leal comparta su visión de futuro. Que, en su país, el desarrollo tecnológico crece de manera exponencial, porque busca ampliar las posibilidades humanas.

—Presidente Leal, le estoy hablando de un proceso que no se puede detener, porque ya tiene vida propia. Tanto su país como el mundo entero tendrán que adaptarse para sobrevivir en esta nueva etapa de evolución —le dice con rapidez.

—Bueno, la tecnología ha jugado un papel importante en la civilización; mientras esta se dirija a beneficiar a la gente, para nosotros no habría inconveniente —responde Salvador Leal.

—Eso es justo lo que queremos: lograr ese bienestar, pro- longar la vida humana con más capacidades y hacer que la gente se perciba feliz.

Ella se levanta de su silla y se para atrás de su asiento. Toma con las dos manos el respaldo y dice, mirando a la cámara, que defienden su derecho a vivir y, por lo tanto, utilizan la biotecnología necesaria para extender lo más posible la vida e incorporar en el organismo dispositivos que potencien las posibilidades del cuerpo y la mente y equilibren bioquímicamente sus expectativas y placeres.

—Aunque lo que usted plantea pudiera parecer atractivo, creo que todavía, a pesar de los logros que se han alcanzado, existe desigualdad en gran parte del planeta y sigue habiendo desnutrición, enfermedades y muertes violentas. Considero que los recursos y la cooperación entre nuestros países deberían destinarse a solucionar estos problemas, antes que avanzar en los proyectos que usted menciona —replica Salvador Leal con ingenuidad.

—No podemos esperar. Los grandes problemas, en compa- ración a épocas pasadas, se han ido solucionando, y lo harán más deprisa con la tecnología que sin ella. La desigualdad se ha dado siempre, desde quien poseía el fuego en la época de las cavernas hasta quien controla hoy las tecnologías y la inteligencia artificial.

—Prolongar nuestra expectativa de vida tendría muchas consecuencias. ¿Cómo será vivir ciento sesenta años en la vida diaria? ¿Se extenderían también los términos de la educación, de la duración del trabajo y de los gobernantes, de la jubilación, del consumo, del matrimonio? ¿Cómo se cubriría el gasto de los servicios públicos, la alimentación, la vivienda, el transporte para más población? —le pregunta Salvador Leal, nervioso y tartamudeando.

—Lo que le he planteado es nuestro objetivo principal. Seguiremos avanzando sin detenernos, porque cada paso que logremos nos llevará al siguiente. Mientras más consumidores haya, mejor para la economía —responde ella con firmeza—. Lo demás son cambios propios de la evolución y habrá que adaptarse a ellos. Entre vivir y morir, elegimos seguir viviendo. No hay ninguna duda.

—No se podrá evitar caer en el barril sin fondo de expectativas. Cuanto más se logre, más se querrá, con la consiguiente frustración y ansiedad. Viviremos siempre insatisfechos.

—La bioquímica, junto con el recuerdo de la sensación de momentos agradables, nos ayudará para que la gente siga activa y en orden, produciendo, y que esto los haga sentirse a gusto y contentos. En resumen, se trata de vivir mucho, mejor y con placer, para seguir consumiendo. Esa es nuestra prioridad —concluye Jackie Peres—. Mi asesor principal, Ron Kouspensky, conversará con usted para que le explique uno de los programas trascendentales para la vida del planeta que estamos impulsando y los apoyos que necesito de usted para reducir resistencias en la región iberoamericana. Estoy segura de que usted no olvidará que su país subsiste por el apoyo que le brindamos en armamento, capacitación e inteligencia, para combatir a los cárteles del crimen organizado que han padecido durante las últimas décadas. Le pido que lo reciba a la mayor brevedad posible y lo escuche con atención. Esto es un asunto de la mayor relevancia para el planeta. Estaremos en contacto, presidente Leal.

El contenido del planteamiento de Jackie Peres pudo haber sido sobre cualquier tema, no importa. Lo que le incomoda es la forma en la que se lo comunicó. Salvador Leal no puede soportar las imposiciones. No le gusta que lo controlen, que le den instrucciones, que le digan qué es lo que tiene que hacer. Es rebelde de nacimiento. Desde niño, ha estado acostumbra- do a desobedecer, a seguir su instinto. Confía ciegamente en sus intuiciones. Ha comprobado una y otra vez la veracidad de la voz interna que lo aconseja y ha sufrido también las fatales consecuencias de ignorarla. No puede hacer reverencias ni estar de acuerdo sin expresar lo que piensa y lo que siente, sin tener la oportunidad de demostrar las conveniencias prácticas de lo que defiende. Necesita, desde su entraña, libertad para ser congruente. No puede fingir ni conceder por conveniencia social, ni mucho menos por corrección política.

No obstante, está aprendiendo a manejar sus tiempos y a dosificar sus impulsos. Sabe que no puede oponerse a conocer el contenido del programa, recabar toda la información posible, definir una estrategia a seguir y concertar alianzas que le permitan contrarrestar la imposición de Jackie Peres. Controla su respiración y guarda silencio. Observa el rostro de ella y nota que, detrás de esa cara autoritaria y llena de poder, hay una sonrisa ingenua que le despierta curiosidad. Se despide con el ímpetu de querer hacer mucho, la impotencia de no saber con detalle cómo, pero con su inexplicable obsesión de nunca darse por vencido.

 

Disponible en Amazon Kindle 

Continue Reading

MEDIATELECOM

Trailer: Novela Candidez de Fernando Viveros Castañeda

Mediatelecom

Published

on

Primera novela en español sobre la singularidad tecnológica y los dilemas de la vida hipermoderna.

Continue Reading

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO