Connect with us

MEDIOS

Contenido móvil premium incrementa lealtad de usuarios e ingresos

Mediatelecom

Published

on

El objetivo de empaquetar el acceso a los servicios de música o video de suscripción premium en las tarifas es lograr ventas adicionales a los suscriptores con tarifas más altas y mayores asignaciones de datos, elevar el contrato del usuario y el tráfico de datos, todo con el objetivo de reducir la tasa de cancelación o churn, según un nuevo informe de Strategy Analytics, Los beneficios de un churn fuerte y mejores ganancias impulsan las estrategias de contenido de operadores móviles.

Strategy Analytics señala que a los operadores móviles les ha ido mal en contenido móvil, ya sea a través de servicios de contenido de marca propia o con sus propias tiendas de aplicaciones.

Si se excluyen los servicios de televisión de paga tradicionales ofrecidos por los operadores, se estima que el contenido contribuye a una porción de un dígito promedio de los ingresos de los proveedores de servicio, aunque la reducción del churn sigue siendo un beneficio clave.

“Empaquetar el contenido popular de suscripción premium en los planes inalámbricos es una estrategia popular para los operadores. El empaquetamiento de contenido tiene el potencial de reducir drásticamente el churn en casi la mitad, mientras que el impacto de reducir la tasa de abandono en 1 por ciento conduce a un crecimiento de ingresos de 2.5 por ciento en un período de cinco años, suponiendo que el operador adquiera suscriptores al mismo ritmo”, explica Phil Kendall, director en Strategy Analytics.

La intensa competencia, el estancamiento de los ingresos del servicio y las redes 5G en el horizonte, brindan una oportunidad para que los operadores de telefonía móvil vuelvan a evaluar su posición en la distribución de contenido.

“La mayoría de los operadores se centra en la monetización de datos. Sin embargo, tanto AT&T como Verizon demuestran liderazgo en el contenido debido a su posición en la distribución y la creación de contenido, lo que les permite obtener una mayor participación en los ingresos por contenido. Los operadores que quieren ser agresivos con las propuestas a los consumidores 5G necesitan usar el contenido para demostrar el valor de las redes 5G a los usuarios más allá de una mejora en la velocidad de los datos”, señala por su parte Nitesh Patel, director en Strategy Analytics.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MEDIOS

Plan de medios públicos de López Obrador deja insatisfechos a especialistas

Mediatelecom

Published

on

El Economista – Nicolás Lucas

En telecomunicaciones, Andrés Manuel López Obrador ya ha bosquejado la política pública de su sexenio para conectar a más mexicanos a Internet. Allí, ha prometido incentivos para el despliegue de infraestructura, espectro barato y se ha allegado de un admirado exregulador que lo asesora en la materia. Pero en radiodifusión el todavía presidente electo se conduce solo y sus legisladores están por aprobar una iniciativa cuya redacción hoy se interpreta como una intención de censura desde el gobierno entrante.

Morena, el partido político de López Obrador y con mayoría aplastante en ambas cámaras del Congreso de la Unión, ya aprobó en Diputados una serie de modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para que sea la Secretaría de Gobernación (Segob) quien provea y gestione los servicios de la radiodifusión pública federal. Ahora toca el turno al Senado, que tiene agendada la discusión de este asunto en comisiones para la tarde del día 21, este miércoles.

El visto bueno del Senado a las modificaciones del párrafo VIII del Artículo 27 de la citada ley permitirá a Secretaría de Gobernación injerir en la operación de los medios públicos de carácter nacional como Canal Once, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y Canal 22, de la Secretaría de Cultura; el Instituto Mexicano de la Radio (Imer), Radio Educación o en el Sistema de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR).

Para defensores de los derechos de las audiencias y la información se traduce como un control de esos medios de comunicación y compromete la independencia de su línea editorial. Esta iniciativa coincide en un momento en que López Obrador también ha nombrado a los dueños de las tres principales cadena de televisión abierta —Grupo Televisa, TV Azteca e Imagen TV— como los asesores económicos de su gobierno.

Lo que temen los analistas

De estar en lo correcto las interpretaciones de los analistas, “este hecho será negativo para la sociedad, porque los medios públicos presentarán una mirada limitada de la realidad nacional; acortarán su distancia del poder político y todo, en conjunto, parecerá una intención del nuevo gobierno de querer controlar a los medios, tanto los comerciales como los públicos y nada beneficia más a los medios, en particular a los públicos, que dotarlos de independencia, presupuesto y un líder que haya hecho carrera en esa industria”, dijo a El Economista Jorge Bravo, director editorial en Mediatelecom Policy & Law y analista de medios y telecomunicaciones.

En medio de toda esta polémica, López Obrador propuso este martes al cineasta Luis Mandoki como director de un eventual sistema nacional de medios públicos que pretende construir, al estilo de Radio y Televisión Española (RTVE). Mandoki ha ganado premios en los festivales de Cannes y Berlín; también fue premiado con un Ariel, pero de radiodifusión no se le conoce trayectoria pública. Nunca ha dirigido una estación de radio o televisión pública o comercial y tampoco ha sido un concesionario de esa industria. Lo que no se le puede regatear es que ha sido un incondicional de AMLO desde 2006: Mandoki produjo los documentales Quién es el Sr. López y Fraude. México 2006.

“Pareciera que van en contra de las leyes y las libertades sin el menor pudor. Ahora anunciaron que van a poner a Luis Mandoki como director de ese posible sistema y no sé si él conoce de este sector. Lo que preocupa es que quieran dejar esas facultades a la Segob, que podrían hacer lo mismo dejándolas al SPR u otra dependencia. Lo negativo es lo que parece que están haciendo y cómo lo están haciendo, porque todo con el nuevo gobierno está siguiendo una tendencia de centralizar y controlar todo; ya lo han hecho con aquello de los superdelagados y otras figuras, y con los medios públicos parece que van con la misma línea. Habrá que ver cuál es el alcance de todo esto”, dijo a El Economista Irene Levy, presidenta de Observatel, una asociación civil dedicada a analizar la industria de telecomunicaciones.

Estimaciones de los analistas cifran al alcance de estos medios y su aceptación efectiva en 1% de la población para el caso de la televisión, pero esa cifra equivale a una cobertura de 26 estaciones —de 33 ya planeadas­— en 22 estados de la República para el SPR. La potencia del Imer llega a 17 estados con 18 estaciones, mientras que el Canal Once ha ido construyendo una red nacional luego de la reforma de telecomunicaciones de 2013 y además ha puesto su infraestructura pasiva a disposición del mercado, otro hecho que aún se desconoce de qué manera podría ser impactado con los cambios planteados por Morena a la operación de los medios públicos.

“Esa es otra interrogante. Si no se clarifica esto, todo se politiza también para los temas de infraestructura. Ahora, cuando se trate de tener acceso a la infraestructura, habrá que ver qué matiz político hay y si también pueden cambiar esas reglas. Queda además por saber cuáles serán los próximos nombramientos”, agregó Bravo, de Mediatelecom.

Lo que ha bosquejado AMLO

AMLO ha desvelado los nombres de Salma Jalife para dirigir la política de inclusión digital de los mexicanos a través de una subsecretaría TIC y también a Mandoki para el RTVE que desea construir a partir de los medios públicos existentes, pero aún no ha esclarecido quién será el nuevo director del Instituto Mexicano de la Radio, aunque se ventiló al periodista José Gutiérrez Vivó como posible candidato para ese cargo.

El alcance de los medios públicos en México es distinto para cada uno de ellos y su relación entre ellos mismos también es diferente uno con otro, de ahí que, además de los medios federales y que cubren o que se originan en la Ciudad de México, existen 32 “sistemas” de medios públicos; incluso en la capital y cada uno con su propia política de que lo deben ser este tipo de medios.

Para Agustín Ramírez, exdirector jurídico del Imer y abogado especializado en telecomunicaciones y radiodifusión del despacho Ouraboros, el tema de la adscripción a la Segob sobre los medios públicos no es el asunto medular de las intenciones de López Obrador y Morena, sino el tipo de política pública que se desarrolle; pues también debe ponerse sobre la mesa que la Subsecretaría de Normatividad y Medios de la Segob descenderá de nivel y, por tanto, tendrá menos poder en el sexenio que se inicie el 1 de diciembre.

Hasta que no exista una vulneración a las audiencias que sea demostrable no se puede interpretar como una intención de controlar a los medios públicos desde la Presidencia con la adscripción de las facultades a la Segob, dijo Ramírez a El Economista. “¿Y si ocurriera que en la SEP hay un funcionario autoritario?”, cuestionó.

“Esto sólo habla de que quien elaboró el proyecto o iniciativa en Morena no conoce la materia y que no les queda claro cómo integrar un sistema de medios públicos de radiodifusión. Más allá de si lo llevan a Segob, Cultura o la SEP, se debe observar una política pública que genere sinergias entre lo federal y lo local, porque si sigue así, la política pública seguirá siendo dispersa y no abona a construir medios de Estado, que no es lo mismo que de gobierno. Esto es un error de apreciación de quien construyó el texto; que se debe recomponer, sí, pero que regresa el autoritarismo si sale así, pues no. Por el sólo hecho de la adscripción a la Segob no hay violación alguna ni violación a la normativa. Por eso da lo mismo que sea Olga Sánchez Cordero o que sea Esteban Moctezuma quien gestione, lo importante es que exista una política clara de construcción de un verdadero sistema público de radiodifusión, porque cada quien trae su agenda y por eso existen 32 sistemas de radiodifusión”.

Continue Reading

MEDIOS

INRA nunca hará estudios a modo sobre las audiencias: Luis Mercader

Mediatelecom

Published

on

El Economista – Nicolás Lucas

Luis Mercader Martínez es director general de INRA y su empresa cumplió 70 años de hacer estudios especializados sobre las preferencias de los mexicanos por los programas de radio y televisión. INRA y Mercader también son muy importantes para los analistas que siguen el sector de la radiodifusión en México, pues sus análisis son una luz cuando la industria que investiga está poco o nada acostumbrada a informar sobre sus números de rating y sus ingresos por pauta publicitaria.

INRA es la decana de su industria: llegó a México en 1947 y desde entonces ha visto multiplicarse por tres a la población mexicana y otras veinte veces el PIB del país; también vio la entrada y la salida de otras marcas como Arbitron, Nielsen o HR Ratings, y vivió los desencuentros de empresas del sector como Televisa o Radio Centro con este tipo de casas de investigación.

A su llegada, INRA investigaba los mercados de radio y TV a lápiz y papel; ahora, sus actuales cien trabajadores permanentes usan un smartphone o tableta conectada a Internet con seguimiento de ubicación y grabación de voz para dar, en conjunto, más credibilidad a sus entrevistas de calle y sus otros análisis con programa informático como “INRAM” y “AV Road”.

De la mano de Mercader y sus casi 23 años como jefe de la compañía, INRA ha avanzado sobre las 55 ciudades más importantes del país para conocer la competencia de la radiodifusión allí y para hacer más mercado propio, uno que genera 300 millones de pesos para las empresas especializadas en medición de audiencias.

–Según de quien provenga la información, la radiodifusión en México –radio y TV– vive un momento crítico: menos escuchas y menos tiempo de escucha y para mirar televisión abierta igualmente ocurre lo mismo. Pero también hay quien dice que el sector de la radio, por ejemplo, ingresará 548 millones de dólares este año, 6.0% más que en 2017. ¿Coincide usted en que la radio/TV viven un momento complicado en el país?

–No coincido. La industria ya ha vivido momentos complicados y ha sobrevivido. En la actualidad existen más medios, plataformas de contenidos, y entonces el tiempo que tienen las personas lo dividen en esos otros medios que anteriormente no existían, como la computadora, los videojuegos y todos los contenidos por Internet. Todo eso lleva a que la gente cambie de hábitos, que los modifique; pero no a que deje los otros. Esto quiere decir que hace veinte o veinticinco años el encendido máximo promedio era de 20 puntos y ahora, en la mejor de las ciudades, que el máximo sea de nueve a diez puntos.

A simple vista o interpretación, sí ha bajado a menos de la mitad el encendido; pero es una nueva referencia ante un mercado distinto que no es menor ni que está golpeado; pues sólo es diferente, porque esos nueve o diez puntos aún son mucho por el crecimiento de la población y el tamaño de la economía y entonces, el punto de rating toma ahora otra dimensión para valer igual o más. Las crisis siempre han existido y la respuesta está en cómo no sufrir. Si ahora no tuviéramos buenos datos, ¿por qué en las licitaciones –de espectro– hay quien está comprando y hay ganadores? Si el encendido ha bajado, que no se puede negar, la población ha aumentado a más que hace veinte años y el mercado potencial, igual. Por todo eso hay que hacer una interpretación diferente y análisis diferentes.

–Al respecto de la industria de la radiodifusión, se tienen estimados para todos sus valores: audiencias, ingresos; números de estaciones y ustedes en INRA acaban de soltar el dato de que al cierre de 2018 se habrán transmitido, por ejemplo, 2.61 millones de spots en radio. Pero en el caso de la industria que de la que INRA hace parte, ¿qué se puede saber; qué valor tiene?

–En los valores de la industria de la radio, aunque se sabe más a nivel total, sí existen algunos datos. En nuestro sector de la investigación de mercados esos valores deben andar sobre unos 300 millones de pesos anuales para todas las empresas especializadas que investigamos audiencias en radio y televisión, y hasta cerca de 600 millones de pesos, si se contaran otras investigaciones no especializadas, pero sí sobre los medios electrónicos tradicionales. Esto es un indicador que resume el valor y la importancia de todo un sector, éste en particular.

–¿Consideraría que ese valor e importancia del sector al que usted pertenece quedó en entredicho o que lo pusieron en medio de este alboroto que se suscitó por ahí de mayo en la industria de la radio entre varios grupos que acusaban con datos de una casa de análisis a otro grupo que a su vez traía mediciones de otra casa investigadora sobre las preferencias de las audiencias?

–Allí pasó que Radio Centro empezó a comprar audiencias; decían: “si escuchas mi estación, yo te voy a dar un regalo o te voy a dar dinero y entre más pongas mi estación, te voy a dar más dinero”. Eso se llama manipular audiencias. Es competencia desleal y es revertir la cuestión ética de la investigación de las audiencias y qué ocurre, pues que nos pega a todos y todos nos hace daño; tanto a los de investigación de mercado, como a los radiodifusores.

Cuando los otros grupos reclamaron, aceptaron que fue un error; “lo cometimos, pero ya lo quitamos y ya sancionamos a esa persona; discúlpenos”. Pero echan la culpa a INRA y nosotros medimos a todos los grupos con estudios copatrocinados con todos o sólo por nosotros, porque si es un solo patrocinador el que paga el estudio y dice que el resultado del estudio “no me gusta, en ese momento lo quito”. Y eso fue lo que nos pasó una vez con Televisa y en el momento en que Televisa dice “ya no me gusta el estudio; me están dando un rating que yo creo que debe ser más alto, entonces ya no lo compro”. Bueno, pues lo sentimos mucho y es lo mismo que pasó con Radio Centro.

Si sienten que le estamos dando menos rating, lo sentimos, pero no lo compren. Nosotros no estamos para hacer estudios así, a modo; nunca. Nosotros acá decimos que ya está listo el estudio y se lo vendemos a todo mundo; no queremos depender de un solo patrocinador, además de que es muy caro, para tener objetividad y neutralidad.

–Ustedes han visto la llegada y salida de Arbitron; dicen que advierten el ingreso pleno de Ipsos y también han visto el crecimiento de Nielsen-Ibope y el caso de HR Ratings. Son 70 años de estancia y los estudios de INRA y de todas esas otras casas no sólo sirven a los radiodifusores, pues también son material de apoyo para las autoridades reguladores. ¿Pero qué más podría recordarles usted a los concesionarios de esa industria?

–Estos estudios le sirven al radiodifusor no sólo para saber el rating, sino para saber qué programadores son buenos y qué programas tienen éxito; qué locutores son los que tienen las grandes audiencias o qué programas no funcionan y qué horarios son los buenos y cuáles no funcionan. Estas investigaciones les define la programación, los precios que deben sostener o que deben quitar; para todo eso sirven además de para conocer el rating.

Y sobre la programación o los cambios, eso tiene que venir de dentro de los radiodifusores; no somos sus papás para decirles qué hacer. Lo único que podemos hacer es presentarles un indicador de lo que está resultando y de lo que no está resultando, pero no podemos convertirnos directamente en las directrices de lo que se debe hacer, porque nosotros sólo somos la fotografía de lo que está ocurriendo. Si lo hacen mal, lo verán reflejado en sus números y mientras habrán perdido dinero, pero si lo hacen bien lo verán reflejado en sus buenos datos y asegurarán un espacio en el mercado y las audiencias.

Continue Reading

MEDIOS

Italia firma reglas para apoyar al cine sobre las plataformas de streaming

Itzel Carreño

Published

on

El ministro de Cultura italiano, Alberto Bonisoli, firmó las nuevas reglas para la distribución de películas, ya que se deberán estrenar primero en las salas de cine que en las plataformas de streaming.

“Me preparo para firmar hoy el decreto que regula las ventanas en las que los filmes deberán ser exhibidos, y primero deberán ser distribuidos en las salas y después por el resto de las plataformas”, aseguró el ministro.

Hasta ahora, las ventanas italianas no estaban legalmente reguladas, sólo se respetaba la praxis de esperar 105 días desde la primera proyección en los cines para poder ser distribuida en otras plataformas o televisión.

Bonisoli agregó: “creo que es importante asegurar a quien gestiona una sala de cine la tranquilidad de programar los filmes sin que éstos estén simultáneamente disponibles también en la red”.

Recomendado: Europa formaliza obligación de 30% de contenido local para Netflix

Sin embargo, no hay ninguna multa si el distribuidor “viola” la ventana.

En cambio, la consecuencia será que la película no podrá acceder a los beneficios esperados, desde el crédito fiscal hasta las contribuciones selectivas, porque surgirá fuera de la categoría de “trabajo cinematográfico”.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami