Connect with us

PRESS

Gobiernos quieren más cobertura de servicios; operadores piden menos impuestos

Efrén Páez

Published

on

Varadero, Cuba. Uno de los principales retos para el despliegue de redes de banda ancha en zonas rurales y remotas está relacionado con los costos de infraestructura, de espectro, dispositivos, etcétera.

Mientras los gobiernos intentan crear fondos de cobertura universal o ingresar directamente al mercado, los operadores piden reducción de los costos del espectro y el pago de impuestos para enfrentar el reto de la conectividad.

Una de las experiencias que ha llamado más la atención de la industria es el caso de la Red Compartida en México, donde el gobierno condonó hasta 90 por ciento el costo del espectro, a cambio de que el operador concesionario (Altán Redes) diera cobertura a 92.2 por ciento de la población en México.

Para José Juan Haro, director de políticas públicas y negocio mayorista para Latinoamérica de Telefónica, el caso de la Red Compartida reconoce precisamente que es necesario reducir la estructura de costos de la provisión de servicios.

“Es un reconocimiento que operar a los niveles de precio de los operadores comerciales hace inviable atender a toda la población de México. ¿Qué pasaría si todos los operadores accedieran al mismo descuento, probablemente la cobertura sería mejor?”, consideró el directivo.

Sin embargo, Edgar Olvera, subsecretario de Comunicaciones de México, cuestionó si realmente los descuentos en espectro y reducciones de impuestos a operadores serían suficientes para impulsar el despliegue de redes, ya que en el caso de la Red Compartida, se impusieron obligaciones específicas de cobertura desde la propia ley y el título de concesión.

“La cuestión es si solo la reducción (en el costo del espectro) es suficiente para el despliegue”. Explicó que bajo un entorno de fuerte competencia se puede esperar que el operador tenga los incentivos para invertir los fondos disponibles de un descuento del espectro y trasladar los beneficios al usuario, de lo contrario, éstos recursos podrían no ser utilizados de manera más eficiente.

“Si no existen las condiciones de competencia adecuadas ¿cómo atamos que la reducción vaya al usuario?”, cuestionó, al considerar que “esas fórmulas son peligrosas porque se le pudieran poner al operador ataduras más excesivas que pagar por el espectro”.

Haro presionó al señalar que los ministerios de Hacienda en la región gravan 50 por ciento más a las telecomunicaciones que otras industrias. “Así como la Red Compartida, si nosotros como operadores tuviéramos la opción de decidir pagar, no menos, pero los mismos impuestos que otras industrias a cambio de contribuir más a la expansión del servicio, seríamos los primeros en la fila”, afirmó.

En ese sentido, Olvera añadió que no se ha “logrado convencer a recaudadores que la reducción (de impuestos) se va a reflejar en un mayor consumo, y lo que es definitivo es no meter más gravámenes y reducirlos para que la demanda florezca”.

Por otro lado, Olvera destacó las dificultades de expandir el servicio en México y la dificultad de adaptar modelos de otros países a las características del país.

Explicó que en México 10 por ciento de la población vive en 160 mil localidades de las 172 mil totales. “Significa que la población está dispersa a lo largo y ancho del país y no hay manera física de llegar a ellos bajo condiciones económicas factibles, por dispersión y orografía del país”.

Agregó que lo que se intentó con la Red Compartida es llegar a 92.2 por ciento de la población, si bien aún queda 7.8 por ciento a la que es igualmente difícil de llegar con servicios. “Llegar a ese 7.8 por ciento implicaría hacer la misma inversión que llegar a 92 por ciento. Y aún al llegar, se tendrá el problema de que la población pueda pagar por servicios o dispositivos”, señaló.

Por otro lado, Haro cuestionó también que la recaudación por licitaciones de bandas de espectro no se utilice en la expansión de los servicios, o que “se destinan a la replicación de infraestructura de privados como la red dorsal en Perú”, a la vez que surgen problemas de sostenibilidad económica en proyectos de red financiados por el gobierno, como Azteca Perú y Azteca Colombia, pero que nadie usa.

Adicionalmente, enfatizó en que los operadores privados están en mejor posición para expandir las redes de telecomunicaciones, lo que se ha demostrado con más de 25 años desde la privatización de la industria en la región.

“Es infinitamente superior confiar en la iniciativa privada, en lugar de pretender que los Estados pueden hacerlo mejor que organizaciones pensadas específicamente para eso. La mejor política pública es reducir los costos que enfrentan los privados”, indicó.

Otro de los retos identificados por los panelistas fue la dificultad regulatoria para la expansión de la infraestructura. Nelson Guillén, miembro del Consejo Directivo del Instituto Dominicano de Telecomunicaciones (Indotel), señaló que en la experiencia de la República Dominicana se han encontrado con barreras puestas por las propias comunidades para el despliegue de redes, por ejemplo, la imposibilidad de instalar radiobases por temores a la salud.

En ese sentido, dijo que el Indotel ha buscado ser mediador entre operadores y gobiernos locales, para lo que se impulsa un proyecto de ‘ventanilla única’ para que el regulador se encargue de canalizar los requerimientos de los operadores para el despliegue de infraestructura.

Olvera añadió que se requiere de la colaboración entre entidades públicas y privadas y que el Estado no tiene que colaborar necesariamente con financiamiento, sino otros activos como edificios públicos para llegar donde sea posible. “La primera gran mezcla es con todo el ecosistema de telecomunicaciones para que podamos llegar juntos hasta donde sea posible, entre recursos públicos y privados”, afirmó.

En el caso de la operación de Telefónica y su papel en la expansión de redes, Haro mencionó que la propia operadora está identificando cuellos de botella de carácter operativo, así como otras características de las redes adaptadas a zonas rurales, al considerar que las estaciones base vienen articuladas para atender grandes dimensiones de población.

“No solo hay que pensar en cuestiones de temas tecnológicos, sino también en aspectos comerciales, y llegar a esas personas requiere cooperación con comunidades”, agregó.

Por su parte, Allan Ruiz, secretario ejecutivo de Comtelca, indicó que desde la organización se está impulsando una iniciativa para que los desarrollos de infraestructura vial contemplen el desarrollo de infraestructura para banda ancha. “Eso no se logra porque no hay políticas o lineamientos transversales para lograrlo (en ningún país). En el sector eléctrico tampoco existen políticas claras para usar la postería en beneficio del despliegue de la banda ancha”, explicó.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PRESS

Operadores de Reino Unido podrían eliminar 48 mil empleos en 10 años

BT ejecutó los primeros 900 despidos de los 13 mil que planeó para el próximo año

Itzel Carreño

Published

on

En Reino Unido, las empresas de telecomunicaciones están buscando formas de aumentar la eficiencia y reducir el costo de sus operaciones, enfocándose en la automatización de redes; sin embargo, expertos del sector aseguran que se aproximan importantes recortes de empleos.

Alrededor de 120 mil personas están empleadas por los operadores de redes fijas y móviles en Reino Unido.

Recientemente, BT ejecutó los primeros 900 de los 13 mil despidos que planeó para el próximo año.

Por una parte, la franja de despidos de BT es compensada por alrededor de 7 mil nuevas contrataciones en el mismo período, pero la reducción neta de 6 mil trabajadores en su fuerza laboral es sintomática de una tendencia más amplia en la industria.

Relacionado: BT creará mil empleos en Reino Unido para servicio al cliente

“Basados en nuestra investigación, más de la mitad de los operadores calculan que entre 20 y 40 por ciento de las personas de su organización desempeñan roles que no serán necesarios en una década. Eso significa que en los próximos diez años se podrían perder entre 24 mil y 48 mil roles, sólo en Reino Unido”, dijo Mark Newman, analista jefe de TM Forum.

Transformación digital

Expertos apuntan que a medida que las empresas de telecomunicaciones continúan su camino hacia la transformación digital y la automatización de redes, los beneficios son evidentes: menos tiempo de inactividad de la red, experiencias de servicio al cliente más rápidas y, en última instancia, mayores ingresos para el operador.

Sin embargo, el costo humano de este viaje será significativo ya que los operadores de todo el país buscan reducir su fuerza de trabajo.

Recomendado: Empleos perdidos por la era digital en telecom en el Reino Unido

“Nunca es una buena noticia cuando las empresas tienen que dejar ir a la gente, y a menudo una desventaja del progreso tecnológico puede ser la pérdida de empleos. La verdad es que uno de los impulsores más importantes de la transformación digital para los operadores es la eficiencia operativa y la reducción de costos” expresó Newman.

Según un estudio mencionado por él, para 64 por ciento de los operadores esto representa un aspecto “muy importante”.

“Estas historias no van a desaparecer, nuestra investigación muestra que muchas grandes compañías de telecomunicaciones están luchando con la transformación digital, con un lento avance debido a una estructura organizacional jerárquica, lenta y de riesgo” afirma. Según el analista, casi 40 por ciento de los proveedores de servicios de comunicaciones tienen significativamente menos personas en su departamento en comparación con hace dos años.

Continue Reading

PRESS

Telefónica Deutschland y Samsung trabajan de la mano en pruebas 5G fijo

Elizabeth Salazar

Published

on

Telefónica Deutschland y Samsung acordaron llevar a cabo durante tres meses pruebas de acceso inalámbrico fijo (FWA) en 20 hogares de Hamburgo, las cuales iniciarán en noviembre, para mostrar que los hogares y las empresas pueden recibir tecnología Gigabit de alta calidad sin necesidad de tener cables de fibra óptica.

Samsung suministrará equipos utilizando la banda de 26 GHz, proporcionando un núcleo virtual y una unidad de acceso de radio 5G, además de unidades exteriores 5G y enrutadores interiores para los clientes de Telefónica.

La combinación de la tecnología de hardware, desarrollada con un software especial, permite velocidades de transferencia de varios gigabits por segundo a lo largo de la llamada “última milla”.

Hasta la fecha, Telefónica Deutschland no ha ingresado al mercado de fibra en Alemania, pero confía en el acceso mayorista a la red VDSL de Deutsche Telekom, para proporcionar servicios de banda ancha fijos, enfocándose cada vez más en el mercado móvil desde la fusión con E-Plus en 2014.

El operador alemán ha estado trabajando con otros proveedores para el futuro lanzamiento de tecnologías 5G. En 2017, se asoció con Huawei para lanzar la primera solución de despliegue de antena orientada a 5G, que incorpora una antena multibanda de 14 puertos y una antena Massive MIMO TDD de 3.5 GHz para cumplir con los requisitos de Telefónica hacia 5G.

A principios de 2018, con Nokia firmó un acuerdo para desarrollar un grupo de innovación 5G, ubicado en el laboratorio de Telefónica en Munich. Seguido por ensayos en la red en vivo del operador, planificada para Berlín, con el objetivo de construir una red de referencia con tecnología 4.5G, 4.9G y 5G.

Nokia implementará MIMO masivo y computación Edge de múltiples accesos (MEC) para comunicaciones de baja latencia ultrafiables (URLLC).

Continue Reading

PRESS

Teletrabajo puede reducir brechas socioeconómicas en América Latina: 5G Americas

Itzel Carreño

Published

on

La incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) dentro del ámbito laboral abre la posibilidad de mejorar las condiciones de empleo de muchos trabajadores. Por ello, el teletrabajo presenta un escenario favorable en América Latina para facilitar la disminución de distintas brechas socioeconómicas, de acuerdo con un estudio elaborado por 5G Americas.

De acuerdo con el documento Teletrabajo en América Latina, la adopción de esta modalidad laboral puede contribuir a fomentar la inclusión de mujeres, personas con discapacidad y otros grupos sociales en el ámbito laboral.

Entre los beneficios más frecuentes de esta variante de empleo, se encuentra el ahorro de costos en transporte para el empleado, la posibilidad de desarrollar sus tareas con flexibilidad tanto de su lugar de trabajo como de sus horarios, y el surgimiento de nuevas prácticas dentro de las relaciones laborales.

El documento expone una serie de recomendaciones de buenas prácticas para que la dinámica laboral del teletrabajo no deteriore la calidad de empleo, entre las que destacan:  

  1. La igualdad de derechos y de condiciones a los teletrabajadores en relación a las modalidades tradicionales de trabajo
  2. Que la práctica sea voluntaria y sus trabajadores puedan volver a las prácticas laborales tradicionales
  3. Proveer las TIC necesarias para el buen desarrollo del teletrabajo

Las principales modalidades de aplicación del teletrabajo se destacan el teletrabajo autónomo, cuando el trabajador puede estar o no vinculado exclusivamente a una empresa, pero desempeña sus funciones fuera de las instalaciones de ésta; el teletrabajo móvil, en el cual el empleado realiza sus tareas sin una locación fija, valiéndose de la conectividad móvil.  

Y el teletrabajo suplementario, donde el trabajador opta por alguna modalidad de trabajo remoto en forma suplementaria al desarrollo de sus tareas dentro de las instalaciones físicas de la empresa.

Recomendado: 5G estimulará nuevas oportunidades para personas con capacidades diferentes

5G Americas indica que en términos generales, las posibles formas de teletrabajo se pueden dividir por tres grandes variables:

  • Tipo de conexión: que puede ser online: con relación bidireccional; one way line: con una relación unidireccional, con el trabajador enviando sus resultados; offline: los resultados enviados no precisan de conectividad.
  • Lugar donde se desarrolla: en la casa del trabajador, en un telecentro, de manera itinerante o móvil.
  • Vinculación contractual: en relación de dependencia de la empresa; como autónomo vinculado exclusivamente a una empresa; totalmente autónomo brindando servicios como externo.

Teletrabajo en América Latina

En la región se han adoptado diferentes medidas para incentivar el teletrabajo; en países como Argentina, Colombia, Brasil y Perú, por ejemplo, se han creado portales por el gobierno o por asociaciones para promover la actividad.

A principios de 2015, en Colombia, según Fedesarrollo, 31 mil personas realizan teletrabajo. En México, de acuerdo con la Universidad de Guadalajara, existen 2.6 millones de empleados bajo esta modalidad.

Argentina, posee 2 millones de personas trabajando desde sus hogares; mientras que el Ministerio de Trabajo de Chile afirma que en ese país son 500 mil personas.

Por su parte, el Sociedad Brasileña de Teletrabajo y Teleactividades (Sobratt) de Brasil calculaba que existían alrededor de 12 millones de teletrabajadores en el mercado.

De acuerdo con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) de Colombia, para 2020 el 50 por ciento de la fuerza laboral del país será digital.

El estudio afirma que es importante que existan incentivos para mejorar la conectividad, principalmente a partir de la facilitación del espectro radioeléctrico, para que por medio de tecnologías de banda ancha móvil se pueda reducir la brecha de acceso de la región.

Afirma que la mejora en la calidad de acceso se transforma en un activo de vital importancia para el desarrollo del teletrabajo.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami