COMUNIDAD MEDIATELECOM

COLUMNISTAS

Altán: llegó la hora de hacer negocio

Mediatelecom

Publicado

en

Milenio – Bárbara Anderson

Recién a fin de año sabré exactamente las perspectivas comerciales que tendremos para los próximos 20 años”, cuenta de paso por México Eugenio Galdón, vicepresidente ejecutivo de Altán Redes.

Una meta de este viaje es participar en una convención interna en la empresa que opera la Red Compartida, que tiene una clara misión: pasar de ser una empresa de infraestructura a una de servicio al cliente. Si bien el 21 de marzo se levantó el switch de esta red mayorista en un evento con la presencia del Presidente de la República, lo cierto es que Altán ahora está en una fase comercial, buscando ofrecer sus servicios a los demás operadores de telecomunicaciones.

Con la red disponible (que alcanza a 40 millones de mexicanos), las negociaciones ya comenzaron; hay pruebas, hay pilotos en marcha, pero por sobre todas las cosas hay estricta confidencialidad. “Es un tema muy nuevo, de poder contar con un operador mayorista neutral y, por lo tanto, tenemos el mandato de la confidencialidad de los datos de los potenciales clientes y, por supuesto, de los contratos con ellos. Es un privilegio que tenemos”, abunda Galdón. Lo cierto es que una vez concluidas las negociaciones y acordadas las condiciones económicas con los clientes, tampoco será información pública, excepto para los demás clientes de Altán Redes que sí pueden revisar los contratos nuevos e incluso —si es mejor la oferta— pueden negociar el cambio. “Este es un formato innovador y la intención es evitar que otro operador lo bloquee a un cliente potencial”, explica Galdón.

No solo el foco será en la venta a clientes directos (operadores), sino en los finales. Uno de los servicios de Altán es investigación de mercados que entregan a potenciales usuarios sobre necesidades de la gente o las empresas. Eso sí: la nueva etapa de Altán Redes no significa que el tamaño de la empresa se duplique con una nueva área comercial. “Somos una Red Compartida y por lo tanto creemos en la economía colaborativa; tenemos decenas de business partners, pero que no necesitan formar parte de la estructura”, dice Galdón.

Hace unas semanas entregaron a Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel) la constancia de que la red ya cubre 32.2 por ciento de la población, una meta que alcanzaron a través de la construcción de 2 mil 700 estaciones base y el despliegue de 8 mil kilómetros de fibra óptica, entre otras innovaciones en infraestructura, como la iluminación de red oscura de otras compañías.

En 2023/24 estará 100 por ciento terminada, pero “yo estaré feliz cuando dentro de unos años haya 20 millones de mexicanos efectivamente usando esta red”, concluye Eugenio Galdón.

COLUMNISTAS

Robots, riesgo para 7 millones de empleos en México

Mediatelecom

Publicado

en

La Razón – Ángeles Aguilar

Territorio no explorado… Hace sólo 60 años hablar de robots resultaba tan fantasioso como discutir sobre el avistamiento de una sirena, enano u hombre lobo.

Sin embargo, en ese corto lapso de tiempo, los avances en mecánica y la comprensión en torno a las nuevas tecnologías, permitió el nacimiento de fabulosos aparatos con la capacidad de sorprender al más incrédulo.
Hoy, los robots son cada vez más comunes en el lugar de trabajo, en especial en rubros como manufactura, extracción de hidrocarburos, el ámbito financiero y hasta en el retail.
Para 2025 se calcula que los envíos mundiales de robots podrían ascender a 45 mil millones de dólares, lo que representará un crecimiento anual del 16%.
Entre los principales competidores en ese mercado existen grandes colosos, como la suiza ABB de Ulrich Spiesshofer, Mitsubishi Robotics a cargo de Masaki Sakuyama y Fanuc de Michael Cicco, entre otras…

Naranja mecánica… De acuerdo con el estudio “Naciones con mayor densidad de robots” desarrollado por el Foro Económico Mundial, del 2015 al 2016 en el orbe el volumen promedio de estas súper-máquinas se incrementó desde 66 unidades por cada 10 mil humanos a 74.
En esa tesitura, Corea del Sur es la que lleva la voz cantante con 631 robots por cada 10 mil trabajadores de carne y hueso. A esa nación le sigue Singapur, con 488 Alemania 309, Japón 303 y Suecia 223.
Por su parte, en este lado del mundo la automatización también es una realidad. En EU la densidad de estos aparatos asciende a 189 por cada 10 mil empleados.
Asimismo, en México a pesar de que nos encontramos por debajo del promedio mundial, la cifra es cercana a los 31 gigantes de hierro por cada 10 mil personas…

Hombres máquina… La era de los robots traerá consigo nuevas oportunidades. Se calcula que 9% del empleo en el 2030 será en nichos que aún no se han desarrollado.
Sin embargo, el acelerado avance a favor de la productividad y la eficiencia también traerá consigo un sinnúmero de retos para aquellos que se ocupan en áreas de bajo nivel de especialización.
Se calcula que en la próxima década, por lo menos un tercio de la fuerza de trabajo podría automatizarse en cerca del 60% de los sectores económicos. Es decir, que en el planeta unos 375 millones de personas, 14% de toda la mano de obra, deberán plantearse un cambio de carrera. En EU, más allá de las políticas proteccionistas para mantener los empleos, la realidad es que en los próximos años los aparatos podrían tomar el puesto de 54 millones de manos humanas.
Por su parte, aquí en México se estima que la cifra de salida será cercana a los 7 millones de individuos hacia el 2030.
Así que como ve, pronto presión cibernética para el mercado laboral…

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

COLUMNISTAS

Errores de Segob, daño a la niñez

Mediatelecom

Publicado

en

Reforma – Clara Luz Álvarez

La Secretaría de Gobernación ha perdido una y otra vez los amparos respecto a los lineamientos de criterios de clasificación de contenidos audiovisuales que expidió en 2015 y luego en 2017, mismos que fueron impugnados -por razones diametralmente opuestas- por TV Azteca y por madres de familia y organizaciones de la sociedad civil. Mientras los amparos ciudadanos aún les queda un largo camino por recorrer, hoy TV Azteca ya ganó en definitiva y Segob no le puede aplicar diversos lineamientos. Pero, ¿por qué esto puede ser la estocada final contra la niñez mexicana?

Las clasificaciones de películas, series y demás programas buscan la protección de niñas, niños y adolescentes (NNA), asociándose a determinados horarios cuando es en TV abierta. NNA están desarrollando su personalidad y sus habilidades cognitivas, por lo que la TV incide fuertemente en sus comportamientos e identidad. La niñez mexicana destina en promedio 4 horas con 34 minutos diarios a la TV abierta (Instituto Federal de Telecomunicaciones). Sin embargo, la Subsecretaría de Normatividad de Medios a cargo de Andrés Chao hizo todo lo posible por hacer las cosas en contravención del interés superior de la niñez, porque en sus lineamientos redujo dramáticamente los horarios de protección a ésta lo que permite que se difundan programas con violencia y se incluyan alimentos y bebidas chatarras como publicidad en horarios de audiencias infantiles. Y cuando el Primer Tribunal Colegiado especializado en telecomunicaciones solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajera el primer caso contra los criterios de Segob por la afectación a los derechos de la niñez, la Segunda Sala se negó lisa y llanamente.

Segob nada justificó de por qué deben existir las clasificaciones para adultos C (9 pm-6 am) y D (12- 5 am) con horarios distintos, y TV Azteca fue amparada. Primero porque Segob presentó extemporáneamente su informe justificado, así que es como si ni se hubiera defendido. Segundo y peor, el Juzgado 14º de Distrito y el 11º Tribunal Colegiado de Circuito en materia Administrativa del Primer Circuito, con un discurso de libertad de expresión elegante y con referencias genéricas a la experiencia internacional, compraron la idea que “sólo” se trataba de programas para adultos. Gravísimo error y mostró ignorar la realidad mexicana, porque el IFT tiene estadísticas que prueban que las NNA acceden más a la TV abierta entre las 20 y 22 horas.

La miopía de estos juzgadores de dejar fuera de su evaluación a las audiencias infantiles, tuvo por consecuencia que el amparo ganado por TV Azteca la exima de las clasificaciones B y B15 (adolescentes), C y D (adultos), así como de las franjas horarias de protección. También se le permite difundir en horarios de audiencias infantiles, publicidad o avances de los programas para adultos, ¡el mundo al revés!

Así que si TV Azteca ahora difunde narcoseries, programas de delincuencia organizada y consumo de sustancias ilícitas desde a las 9 pm, está en su derecho gracias a la negligencia de Segob y a los amparos que perdió. Porque -a decir de estos juzgadores- si no le dieran el amparo a TV Azteca impedirían el acceso y difusión de ideas “en el contexto actual del País”, ¿y dónde quedan las NNA?

Los amparos ganados por TV Azteca tienen el efecto de que se les inapliquen los lineamientos y “conmina” a Segob a atender los razonamientos del juez federal. Segob tiene 3 alternativas: (1) sacrificar a las audiencias infantiles, modificando los lineamientos para seguir protegiendo la “libertad de expresión” de las televisoras en perjuicio de NNA; (2) nadar de muertito, dejando de aplicar a TV Azteca lo que dice la sentencia de amparo; o (3) la ideal que sería enmendar todos los errores cometidos en este sexenio por la Segob en perjuicio de la niñez mexicana en cuanto a programas radiodifundidos, y convocar a través del Sistema Nacional de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) para realizar una consulta amplia con sociedad civil, radiodifusores e investigadores en temas de audiencias, para expedir los criterios de clasificación y horarios de difusión que cumplan con el principio del interés superior de la niñez. ¿Por cuál optará?

*claraluzalvarez@gmail.com @claraluzalvarez claraluzalvarez.org

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

COLUMNISTAS

Tendencias audiovisuales

Mediatelecom

Publicado

en

La Razón – Eduardo Ruíz Vega

El crecimiento exponencial y sostenido que han tenido las plataformas para el consumo de contenidos en línea, conocidas como OTT (over the top), como Netflix, Clarovideo y Amazon Prime, por mencionar algunas, es innegable.

De acuerdo con cifras dadas a conocer por un diario de circulación nacional, la semana pasada, basadas a su vez en los datos del regulador de las telecomunicaciones de nuestro país (IFT) y de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), los suscriptores de plataformas OTT, al cierre de 2017 sumaban en México alrededor de 7.7 millones; mientras que los usuarios de la televisión de paga alámbrica llegaron a los 9 millones.  Otro rubro de esta ecuación, relativo a los suscriptores de televisión de paga satelital, o DTH, encabezó la tabla, con alrededor de 10.7 millones de suscriptores.

El fenómeno de las OTTs, abordado en diversas ocasiones en este espacio, aparece sin duda alguna, como un evento disruptivo para los mercados tradicionales de consumo de contenidos audiovisuales en México y otros países.  Su escenario más extremo, que ya está sucediendo principalmente en Estados Unidos, se traduce en la sustitución completa de esta modalidad de consumo en línea por el de las redes tradicionales de paga, acción, o más bien, decisión de los consumidores, a la que se ha denominado “cortar el cable”.

Bajo el escenario señalado en el párrafo anterior, ciertos tipos de usuarios deciden cancelar su servicio de televisión de paga para consumir, exclusivamente, los contenidos que les interesan a través de las OTTs. En otras palabras, se elimina el buffet audiovisual que ofrecen las compañías tradicionales por un servicio a la carta en su máxima expresión.

Muchos son los factores, sin embargo, que resultarían necesarios para la configuración mayoritaria del escenario extremo al que nos hemos referido. La decisión de cortar el cable y migrar por completo a una realidad en línea está relacionada, por ejemplo, con los hábitos de los consumidores; la penetración y dispersión real de servicios de banda ancha asequibles para la población, indispensables para soportar con calidad el funcionamiento de las plataformas OTT, así como la amplitud, y oportunidad, de la oferta de contenidos en línea versus los contenidos ofrecidos a través de las plataformas tradicionales.

El último de los factores mencionados, el relativo a la oferta de contenidos a través de las plataformas OTTs, es el más crítico para satisfacer a muchos usuarios.  Lo es, ya que la oferta de contenidos, la o las plataformas en que los mismos se difunden, así como el tiempo o ventana para acceder a los mismos, son condiciones determinadas por los propietarios de los derechos de autor correspondientes.  Es así como los grandes estudios cinematográficos que invierten en producciones multimillonarias durante años han preservado el negocio de la exposición de sus obras en salas de cine, controlando la ventana de exposición por regiones o países, y también por plataformas. Si las grandes producciones cinematográficas pudieran verse simultáneamente en el cine, y en plataformas de paga en casa, tal vez estas salas hubieran empezado a cerrar sus puertas, en lugar de continuar creciendo.

Algo similar, por el momento, está ocurriendo entre las redes tradicionales y las OTTs, al grado de que las últimas han empezado a producir sus propios contenidos exclusivos para tratar de contrarrestar este efecto y adquirir así una base más amplia de suscriptores.  En suma, la repercusión y tendencias que las OTTs están generando son claros; no así, al menos en el mediano plazo, si esto mismo dará lugar a una reconfiguración total del mercado.

*Analista en Telecomunicaciones

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

abril 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

RELEVANTE

Bitnami

Notice: ob_end_flush(): failed to delete and flush buffer. No buffer to delete or flush in /opt/bitnami/apps/wordpress/htdocs/wp-content/plugins/http-https-remover/http-https-remover.php on line 54