COMUNIDAD MEDIATELECOM

ANÁLISIS

Fusión Cablevisión-Telecom: nuevas reglas para la convergencia en Argentina

La fusión sepulta varios ejes discursivos de la política oficial de comunicaciones que, desde diciembre de 2015, prometía inyectar nueva competencia, emparejar las reglas de la convergencia para que “todos pudieran hacer todo” y abrir la telefonía móvil a un cuarto operador.

Martin Becerra

Publicado

en

A través de dos resoluciones en las que aprueba la mayor concentración de la historia de las comunicaciones argentinas (fusión Cablevisión-Telecom) y establece el perímetro de la convergencia, así como los permisos y restricciones para la oferta de servicios de los principales conglomerados, el gobierno de Mauricio Macri modificó las reglas de juego y la correlación de fuerzas en las telecomunicaciones de la Argentina a partir de 2018.

El resultado de la fusión entre Cablevisión y Telecom es un “poder significativo de mercado”, según reconoce el gobierno argentino que sujeta su aprobación al cumplimiento de condiciones. Algunas de éstas fueron ya anunciadas, mientras que otras se añadirán en los próximos 45 días, cuando complete su intervención la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), dependiente de la Secretaría de Comercio. Esta concentración concibe el mayor grupo infocomunicacional de la Argentina, que tendrá posición dominante en todos los segmentos donde actúa y, en varios de ellos, en numerosas localidades, será monopólico, como por ejemplo en banda ancha fija en Rosario, Córdoba y todo el corredor norte del Gran Buenos Aires, o en TV de paga en Córdoba, Santa Fe o Salta.

En los hechos, Telecom Argentina absorbió a Cablevisión y, por acuerdo de sus socios, el Grupo Clarín (en rigor, Cablevisión Holding cuyo 60% del capital es de los accionistas del Grupo Clarín y el restante 40% de Fintech, de David Martínez) y Fintech el control societario lo ejerce Cablevisión, que además tiene la dirección y gestión operativa. Antes de la fusión, Telecom Argentina estaba valuada en 5 mil millones de dólares y Cablevisión en 6 mil 111.11 millones de dólares.

El gobierno de Mauricio Macri modificó las reglas de juego y la correlación de fuerzas en las telecomunicaciones de la Argentina a partir de 2018

Cablevisión-Telecom concentrará a nivel nacional 42 por ciento de la telefonía fija; 34 por ciento de la telefonía móvil; 56 por ciento de las conexiones a Internet de banda ancha fija; 35 por ciento de conectividad móvil, y 40 por ciento de TV de paga. Los recursos que dominará exceden lo permitido por ley en el caso de espectro radioeléctrico para telefonía móvil y son facilidades esenciales por tratarse de redes troncales, sobre todo en las zonas centro y norte del país, donde Telecom es el operador incumbente del servicio público de telefonía tras la privatización de Entel en 1990. El poder de la fusionada es más elevado en las zonas de mayor poder adquisitivo y concentración demográfica. En al menos 130 localidades donde había dos compañías para competir en la oferta de prestaciones del cuádruple play, ahora habrá una. La fusión producirá una reducción de la competencia como efecto del movimiento concentrador del mercado.

Frente a esta situación, las condiciones dispuestas por el gobierno a la fusión son la devolución de espectro en el plazo de dos años, dado que entre Telecom y Cablevisión superan el límite de 140 MHz vigente para operadores móviles; la regulación del precio minorista del servicio de banda ancha fija en localidades donde la fusionada superará 80 por ciento de los abonos (en estos casos el precio no podrá superar el menor valor que la empresa comercializa en la Ciudad de Buenos Aires); y la compartición de infraestructura soporte y los precios regulados para banda ancha fija en esas ciudades, en condiciones no discriminatorias a otros prestadores. Según la Resolución 5644/17 del Ente Nacional de las Comunicaciones (Enacom), estas condiciones tendrán dos años de duración y podrían renovarse a discreción del regulador.

A diferencia del Instituto Federal de Telecomunicaciones mexicano, el Enacom argentino es un órgano gubernamental creado por decreto en el que el presidente Macri puede remover “sin expresión de causa” a todos sus directores (la mayoría absoluta de los cuales, además, designó el primer mandatario al comenzar su gestión).

El poder de la fusionada es más elevado en las zonas de mayor poder adquisitivo y concentración demográfica

Por otro lado, mediante la Resolución 5641/17 del Enacom, el gobierno adelantó el plazo en el que permite la prestación del servicio de TV por cable por parte de las compañías telefónicas en casi todo el territorio y no sólo en las tres principales ciudades del país – Buenos Aires, Córdoba y Rosario-, como lo había establecido hace un año mediante el Decreto 1340/16. La excepción la constituyen las localidades con menos de 80 mil habitantes y las de más de 80 mil habitantes con servicios únicamente operados por cooperativas o Pymes. Hasta el 1 de enero de 2019 las telefónicas (incluida Telecom) no podrán operar TV por cable en localidades donde el servicio sea prestado exclusivamente por actores que no superan 10 por ciento de la cuota de suscriptores a nivel nacional. La TV por cable tiene en la Argentina una penetración superior al 50 por ciento de los hogares (lo que sumado a la DTH satelital alcanza 75%) y es un vector clave para la convergencia.

Es decir, que la letra chica de la convergencia decretada por Macri delimita su validez a partir del próximo 1º de enero. A este condicionamiento regulatorio, se le suma otro de orden fáctico, ya que los mercados convergentes están protagonizados por actores muy desiguales en escala, acceso a recursos como el espectro y desarrollo de infraestructuras, lo que les impide a muchos de ellos aprovechar la potencialidad tecnológica de la convergencia de redes.

En este escenario, la presión de Telefónica está dirigida a que se le permita desarrollar servicios de DTH, donde en Argentina hay un solo operador (DirecTV), dado que Telefónica ya cuenta con este servicio en países vecinos y carece de una red física robusta para competir con la fusionada Cablevisión-Telecom en TV de paga para organizar un paquete de cuádruple play. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, dijo que la autorización a Telefónica para comercializar TV satelital llegará en forma de decreto en los próximos días. El gobierno considera que de este modo compensaría parte de los beneficios con los que viene gratificando al Grupo Clarín.

En rigor, el anticipo de la fecha para que las telefónicas puedan comercializar TV por cable, que (fuera de Buenos Aires, Córdoba y Rosario) estaba previsto para enero de 2019, se adecua a los tiempos de la megafusión entre Cablevisión y Telecom. Si no se hubiese alterado ahora el momento de largada para que las telefónicas brinden servicios de TV por cable, la fusionada hubiese tenido que restringir considerablemente las operaciones de Cablevisión. Con la Resolución 5641/17 el gobierno le permite al Grupo Clarín (la fusionada Telecom) tramitar la fusión sin exigencias de desinversión y manteniendo sus operaciones sin sobresaltos. Lo único que no podrá hacer, ni la fusionada Telecom ni sus eventuales competidoras como Telefónica o Claro (América Móvil), es integrar servicios en un mismo paquete fuera de los grandes centros urbanos hasta 2019.

La excesiva concentración del sector no sólo es cuestión de conectividad, como pretende el gobierno, sino que comprende toda la cadena productiva en comunicación, ya que el Grupo Clarín es el principal productor de información y entretenimientos masivos, pues es el mayor editor de diarios, posee radios líderes en AM (Radio Mitre) y FM (La 100) y una de las cadenas de TV abierta más importantes (El Trece), además de ser accionista mayoritario en Papel Prensa y contar con varias señales de TV de paga y derechos de programación. A eso le suma ahora la concreción de dominio de las redes de transporte, distribución y comercialización al hogar de la información, las comunicaciones y los datos en todo el país.

La fusión sepulta varios ejes discursivos de la política oficial de comunicaciones que, desde diciembre de 2015, prometía inyectar nueva competencia, emparejar las reglas de la convergencia para que “todos pudieran hacer todo” y abrir la telefonía móvil a un cuarto operador. Lejos de eso, la fusión elimina un competidor en un sector estratégico que el propio gobierno admite en sus resoluciones que está muy concentrado, las reglas siguen premiando a unos y postergando a otros y, en varios eslabones de la economía de las comunicaciones, la promesa de nuevos competidores se ve obturada por una severa contracción del mercado.

Martín Becerra es doctor en Ciencias de la Información y profesor de la Universidad Nacional de Quilmes y la UBA.

ANÁLISIS

Altaba (antes Yahoo) deberá pagar 35 mdd por robo de datos de millones de usuarios

La multa fue aplicada por no revelar la violación de los datos personales

Itzel Carreño

Publicado

en

Altaba, la empresa conocida anteriormente como Yahoo, se enfrenta a una multa de 35 millones de dólares, impuesta por la  Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, por no revelar la violación de los datos personales más importantes en su sitio y confundir a los inversionistas.

La SEC asegura que el equipo de seguridad de la información de Yahoo tuvo conocimiento del ataque cibernético suscitado en 2014, en los días posteriores.

El incidente causó el robo de información privada en 500 millones de cuentas, que incluía nombres de usuarios, direcciones de correos electrónicos, números de teléfonos, cifrado de contraseñas o fechas de nacimiento.

A pesar de que la información relacionada con el ataque fue reportada a los miembros del departamento legal y de administración de Yahoo, la compañía no investigó de forma adecuada las circunstancias del ataque y evaluó si era necesario informar a los inversionistas de dichos sucesos.

Finalmente, Yahoo reveló el ataque al público hasta más de dos años después, cuando se encontraba en proceso de cerrar la adquisición de su negocio operativo por parte de Verizon.

La SEC dijo que las empresas públicas deberían tener controles y procedimientos establecidos para evaluar adecuadamente los incidentes cibernéticos y divulgar datos relevantes a los inversionistas. Ninguna de esas informaciones sobre el ataque a Yahoo apareció en los archivos regulares de la SEC en el período de dos años.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

El mundo se arma para la guerra mundial 5G… excepto América Latina

Margarita Cruz

Publicado

en

La mayoría de los operadores de telecomunicaciones han establecido el año 2020 como el inicio de la era de la tecnología móvil de quinta generación (5G), por lo que desde hace más de siete años empresas tecnológicas y proveedores de servicios de telecomunicaciones se han aliado para trabajar de la mano en el desarrollo de esta tecnología. El gobierno, en algunos casos, también se ha unido a este proyecto para ayudar a acelerar los esfuerzos de la industria.

La ambición por ser el primer operador en ofrecer comercialmente 5G ha provocado que las empresas realicen aceleradamente pruebas e incluso hablen de un lanzamiento preliminar para 2019. Un claro ejemplo son los eventos deportivos que durante 2018 y 2020 serán ideales para poner a prueba los primeros ensayos.

Además, durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2019 (CMR-19), organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y que se llevará a cabo el último trimestre de ese año en Egipto, se definirá qué es 5G y qué características tendrá, así como decidir las bandas de frecuencia del espectro radioeléctrico que se requerirán para el desarrollo de esta tecnología, lo cual impactará en el futuro de 5G.

Aunque el panorama pinta positivamente, existe preocupación por parte de las empresas y organismos respecto de los países que no muestran interés para estar a la par de otras regiones.

Hossein Moiin, director general de Nokia Mobile Networks, declaró en junio de 2017 que en lo referente  al despliegue y regulación, Europa podría rezagarse en 5G en comparación con Estados Unidos, debido a las “ambiciones elevadas” para esta tecnología. La compañía sueca Ericsson también hizo un llamado de alerta a finales del mismo año para que la región no quede detrás de países como el estadounidense.

Ambas empresas europeas no están preocupadas sobre el desarrollo tecnológico, ya que ellas han firmado convenios con distintos operadores para realizar ensayos 5G en otros países, sino en los obstáculos que ven para los prestadores de servicio móvil al no existir un trabajo acelerado por parte de la Comisión Europea (CE).

Asia, primermundista en 5G

En contraste con Europa, China, Corea del Sur, India, Japón y Rusia hacen que el continente asiático luzca como la región que lidera hasta ahora en el desarrollo de 5G. Los gobiernos de estos cuatro países han mostrado su disposición para apoyar a los operadores de telecomunicaciones mediante reuniones con las empresas, licitaciones y asignación de espectro para realizar ensayos de 5G, la realización de foros o inversiones para investigación y desarrollo de la tecnología.

En China, por ejemplo, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT)

comenzó con la primera prueba de 5G en 2017 (consistió en tres fases: verificación de la tecnología clave, verificación de la solución técnica y verificación del sistema), en la cual participó el fabricante nacional ZTE. Además, a finales de ese año el ministerio reservó las bandas de 3,300-3,600 MHz y 4,800-5,000 MHz para 5G.

En Corea del Sur, el Ministerio de Ciencia y TIC subastará espectro para 5G en las bandas de 3.5 GHz y 28 GHz en junio de 2018, y a inicios del año su ministro Yoo Young-min se reunió con los operadores del país para pedirles acelerar en conjunto el proceso de despliegue de 5G. El ministerio también solicitó la ayuda del operador KT para realizar las primeras pruebas de comunicación móvil 5G en los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang en febrero.

Rusia también realizará sus primeros ensayos 5G en 2018 aprovechando que es la sede de la Copa Mundial de Futbol; por tal motivo, los operadores Mobile TeleSystem (MTS) y Megafon han entablado acuerdos con fabricantes de telecomunicaciones para experimentar con la red durante el evento. Además, la Comisión Federal de Radiofrecuencias (SRFC) otorgó a principios de 2018 espectro a MegaFon y Rostelecom en las bandas de 3.4 GHz, 3.8 GHz y 29.50 GHz para ambos operadores, así como en la banda de 24.25 GHz para Rostelecom y 25.25 para MegaFon. En 2017, el Ministerio de Comunicaciones y Medios de Comunicación presentó un proyecto para establecer la construcción de redes 5G en ocho ciudades con más de un millón de habitantes para 2020 y con pronóstico del despliegue de redes en 15 ciudades rusas para 2025.

El gobierno de Japón también respalda a los operadores nacionales en sus esfuerzos hacia 5G. En 2017 proporcionó fondos a los operadores para instalar una nueva y mejor infraestructura de fibra óptica, considerando las futuras demandas de transmisión de datos de las redes 5G. El Ministerio de Comunicaciones también se ha reunido con el sector privado y trabaja en la promoción de investigación y desarrollo de la tecnología de próxima generación.

En 2017 el gobierno de India anunció una serie de acciones para apoyar el desarrollo de 5G en el país, desde la realización de un foro para diseñar una hoja de ruta y desplegar temprano las redes de 5G, la inversión de 5 mil millones de rupias para financiar investigación y desarrollo, hasta el anuncio de una subasta de espectro en frecuencias superiores a los 3 GHz y de espectro restante en bandas como la de 800 MHz, 900 MHz, 1,800 MHz, 2,100 MHz, 2,300 MHz y 2,500 MHz.

Europa en riesgo

Arun Bansal, director de Ericsson para el área de mercado de Europa y América Latina, señala que 5G en el continente europeo es “prematuro” y pronostica que el despliegue en la región ocurrirá despacio, que no iniciará en 2018 sino muy posiblemente en la segunda mitad de 2019 de forma gradual.

En Francia, el regulador de las comunicaciones, Arcep, otorgará en 2018 licencias temporales de espectro en las bandas de 3.4 GHz a 3.8 GHz y 26 GHz para que operadores e industrias verticales ejecuten pruebas 5G, además de que prepara un plan para la asignación de licencias de 5G.

A finales de enero, la Agencia Federal de la Red de Alemania (Bundesnetzagentur) lanzó a consulta pública una propuesta para realizar una subasta de espectro para 5G bajo ciertas condiciones. La agencia pretende llevar a cabo la licitación en 2018 y comenzar la construcción de la red en 2019; sin embargo, fuentes locales han señalado que el cambio de gobierno en 2018 podría afectar las condiciones finales de la subasta.

El Ministerio de Desarrollo Económico (Mise) de Italia se dio a la tarea el primer trimestre de 2017 de elegir cinco ciudades para realizar los primeros experimentos 5G. También dijo que pondría espectro disponible a subasta para ensayos 5G en las bandas de 3.4 GHz y 3.8 GHz. Algunos gobiernos municipales, por su parte, han firmado acuerdos con Telecom Italia (TIM) para que la compañía realice los ensayos en sus ciudades. TIM firmó el año pasado acuerdos con los gobiernos de San Marino, Milán y Turín. Asimismo, TIM, Fastweb y Huawei presentaron al Mise un plan conjunto que busca activar los primeros escenarios de uso de 5G en junio de 2018 en las ciudades de Bari y Matera.

A finales de 2018 el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital de España presentó su Plan Nacional de 5G, que incluye entre sus medidas la licitación de espectro en las bandas de frecuencia de 3.6 GHz y 1.5 GHz a realizarse este año, ya que se busca que comiencen a desplegarse las primeras redes 5G en el verano.

En el Reino Unido el desarrollo de 5G lleva al menos medio año de retraso, luego de que la subasta de espectro para 4G y 5G en las bandas de 2.3 GHz y 3.4 GHz aún no se realiza ante la oposición del operador Three a los límites de frecuencia propuestos por la Oficina de las Comunicaciones (Ofcom). El regulador estimaba completar la licitación a finales de 2017, pero volverá a iniciar el proceso de subasta este año. El gobierno británico cuenta con una estrategia de 5G que incluye compromisos para crear una Red de Innovación 5G y un programa de Pruebas y Ensayos 5G.

En Austria, la Autoridad Reguladora de Radiodifusión y Telecomunicaciones (RTR) planea realizar una adjudicación de frecuencias en la banda de 3.4 GHz a 3.8 GHz para servicios 5G a mediados de 2018.

La hoja de ruta de la Unión Europea para 5G establece la liberación de la banda de 700 MHz en la región para utilización de la banda ancha inalámbrica por parte de los operadores de telefonía móvil. El plan de acción prevé que la puesta en marcha de las redes 5G tempranas se dé antes de finalizar 2018 y su comercialización sea antes de finales de 2020. Incluso el Parlamento Europeo destacó que es crucial que exista coordinación entre los Estados miembros para evitar retrasos.

Estados Unidos contra el mundo

Estados Unidos es un caso particular, pues aunque una posible subasta de espectro 5G todavía no se lleva a cabo (con una posición del presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, Ajit Pai, en contra de realizarla, y la advertencia de la comisionada Jessica Rosenworcel de que la nación cederá el liderazgo a otras nacionales si no se aprueban los preparativos para una subasta), no es impedimento para las empresas que ya han comenzado con ensayos privados.

La FCC señala en su portal que ha realizado diversas actividades para aumentar la cantidad de espectro para redes y servicios 5G, reducir las barreras de despliegue de infraestructura inalámbrica y garantizar la disponibilidad competitiva de backhaul, aunque se trata fundamentalmente de eventos y comentarios hechos durante la presidencia de Tom Wheeler.

La FCC también ha apoyado a los operadores mediante la aprobación de la apertura de recursos adicionales de espectro mmWave para uso móvil y respaldar el desarrollo de servicios 5G.

La más reciente polémica generada en la administración de Donald Trump es la propuesta de una financiación de una red nacional “5G segura, de alto rendimiento y de liderazgo mundial”, que surge ante las supuestas amenazas chinas en el país.

Los recursos del gobierno que ha dado hasta el momento a los operadores son bien aprovechados por ellos para realizar sus respectivos ensayos de 5G. AT&T ha trabajado junto con fabricantes como Ericsson e Intel en diversas pruebas y espera ser la primera empresa de Estados Unidos en ofrecer el servicio móvil 5G en una docena de mercados a finales de 2018.

Verizon ha firmado colaboraciones de trabajo con Cisco, Ericsson y Samsung y tiene planeado desplegar 5G en cinco mercados estadounidenses como reemplazo para su servicio de banda ancha residencial. Además, realizó pruebas de las velocidades de red 5G en el Bank Stadium durante el Super Bowl LII utilizando video de alta resolución y realidad virtual, además de hacer la primera videollamada 5G en tabletas de Samsung enlazando Minneapolis con Seúl con ayuda de la red de prueba 5G de KT.

T-Mobile ha realizado pruebas de la tecnología con Ericsson, y prevé comenzar su implementación de 5G en 2019 y llevarla a nivel nacional para 2020.

U.S. Cellular realizó en 2017 ensayos de varios casos de uso de 5G a 28 GHz junto con Ericsson, y en 2016 realizó pruebas con la misma banda junto con Nokia.

Sprint, el cuarto operador más grande de Estados Unidos, ha entablado alianzas con Qualcomm, Altice y Cox, y ha fijado la meta de construir la primer red 5G nacional a principios de 2019.

Pero el interés por 5G también ha llegado a otros sectores, como el operador de cable Charter que ha realizado pruebas inalámbricas fijas 5G en seis ciudades del país en la banda de 3.5 GHz, y Apple, que ha iniciado conversaciones con fabricantes como Intel para el diseño y fabricación de un módem 5G para futuros modelos de iPhone.

Aunque el gobierno actual de Donald Trump ha propiciado algunos conflictos con el sector tecnológico y de telecomunicaciones en distintas áreas (incluso con la industria extranjera), no ha sido impedimento para aumentar esfuerzos en la lucha por ser líderes en 5G. Si se tratara de una guerra mundial, la batalla final sería entre Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur y Europa.

Fabricantes aprobados en desarrollo

Quienes se llevan un diez de calificación por su compromiso con el desarrollo tecnológico de 5G son los fabricantes tecnológicos, pues han sido los primeros en impulsar sobremanera las soluciones e infraestructura que permitirán un excelente aprovechamiento de la tecnología de próxima generación.

Entre los principales fabricantes a nivel mundial que se han involucrado con 5G están Ericsson, Nokia, Huawei, Qualcomm, Samsung, Intel, ZTE, LG, Sony y HTC, por mencionar algunos. En el último año estas empresas han dado de qué hablar diariamente con sus innovaciones, alianzas, ensayos y predicciones para el lanzamiento cada vez más cerca de 5G.

Recientemente, Qualcomm presentó su módem X50 5G con el cual operadores y fabricantes podrán comenzar pruebas en dispositivos móviles, esperando contar con los primeros modelos 5G en 2019. Entre los operadores aliados se encuentran AT&T, BT, China Telecom, China Mobile, China Unicom, Deutsche Telekom, KDDI, KT, LG Uplus, NTT Docomo, Orange, Singtel SK Telecom, Sprint, Telstra, TIM, Verizon y Vodafone. En la parte de los socios fabricantes están Asus, Fujitsu, HMD, HTC, LG, Oppo, Sharp, Sony, Vivo, Xiaomi y ZTE, por mencionar algunos.

Qualcomm y Nokia también han realizado en conjunto pruebas de interoperabilidad de la interfaz 5G NR (New Radio) para que empresas como BT-EE, Deutsche Telekom, Elisa, KT, LG Uplus, NTT Docomo, Optus, SKT, Telia y Vodafone comiencen su despliegue de red 5G para pruebas a gran escala y despliegues comerciales en 2019.

¿América Latina rezagada?

Los dos casos anteriores fueron retomados por una particularidad: que, al menos con Qualcomm, no se mencionó a ningún operador de América Latina como socio. Tal pareciera que la región sólo es espectadora de la guerra mundial 5G y hace poco por hacerse de armamento e intervenir.

América Móvil anunció la implementación de la red 4.5G en México para finales de 2017, y dijo que 5G estaría en operación para 2020. En enero de 2018 la filial colombiana Claro firmó un acuerdo de colaboración con Nokia para trabajar en el desarrollo de la tecnología 5G, realizando las primeras pruebas bajo un permiso otorgado por el Ministerio TIC al fabricante finés, pero sin anunciar la fecha tentativa para contar con la nueva red en el país.

El operador Tigo-Une se atribuye la primicia en la realización de las primeras pruebas de 5G en Colombia junto con Huawei y la supervisión de la Agencia Nacional del Espectro (ANE), al llevar a cabo la fase indoor a finales de 2017 y anunciando la fase outdoor a desarrollarse en el primer semestre de 2018.

En Argentina, Movistar (Telefónica) y Ericsson realizaron una prueba de laboratorio de 5G con espectro de 28 GHz a finales de 2017, considerada como la primera de América Latina. Allí, el vicepresidente de Ericsson para Sudamérica, Nicolás Brancoli, pidió al gobierno reglas claras para la asignación de espectro e inversiones en investigación y desarrollo.

Claro y Nokia también realizaron las primeras pruebas de 5G de Chile con apoyo de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) pocos días antes de finalizar 2017. Por otra parte, Ericsson firmó un contrato con Entel para encargarse de preparar la evolución de la red hacia 5G, aunque no se dio a conocer cuándo se obtendrán resultados.

En Perú, Movistar también inició con pruebas de Gigabit Class LTE en colaboración con Samsung, Ericsson y Qualcomm, tecnología considerada por la compañía como la antesala para la llegada de 5G al país.

El gobierno de Brasil realizó en septiembre de 2017 la primera transmisión de Internet 5G con tecnología nacional al hacer una breve teleconferencia entre dos bloques de la Explanada de los Ministerios en Brasilia. Durante el evento Futurecom 2017, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) presentó un estudio que demuestra la posibilidad técnica para hacer uso de la banda de 26 GHz para los servicios de 5G. El país también firmó un acuerdo de cooperación con la Unión Europea, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y China para el desarrollo de 5G. No obstante, ningún operador ha anunciado la ejecución de ensayos de la tecnología en los últimos meses.

Un artículo de Luigi Gambardella y Alfredo Valladao para Mediatelecom Policy & Law señala que “en materia de 5G, Brasil se quedó atrás y los operadores de telecomunicaciones que están invirtiendo en 4G -ya con mucho retraso- no demuestran ninguna intención de realizar ahora nuevas inversiones en 5G, prefiriendo la idea de hacer una simple actualización de 4G”. Este caso puede que se esté replicando en los demás países de la región.

Los operadores extranjeros dan preferencia al desarrollo de 5G en sus respectivos países, dejando en segundo plano a sus filiales, por lo que los pronósticos de contar con redes 5G en 2020 podrían aplazarse aún más para regiones como América Latina, parte de Asia o de África donde cuentan con más operadores de otras naciones y con empresas nacionales que tienen en mente otros objetivos antes que buscar el liderazgo en 5G.

Los operadores de América Latina están a la expectativa de las investigaciones, el desarrollo de 5G, las inversiones y los despliegues comerciales iniciales en las regiones de Estados Unidos, Europa y Asia, lo cual evidencia su dependencia tecnológica respecto de esas regiones. Otro síntoma de la cautela en América Latina tiene que ver con los reguladores de telecomunicaciones, los cuales no han diseñado planes o estrategias para la liberación del espectro radioeléctrico necesario para 5G, también a la espera de la decisión que tome la UIT al respecto y las iniciativas en otros países.

Incluso en el continente africano también se llevan a cabo pruebas. El proveedor de telecomunicaciones MTN se unió con Ericsson para realizar la primera prueba de tecnología y aplicaciones 5G en Sudáfrica en enero de 2018. Comsol también realizó su primer ensayo en Sudáfrica en asociación con proveedores de servicios de Internet. Además, Vodacom y Nokia se asociaron en noviembre de 2017 para realizar una prueba de Internet de alta velocidad 5G en el país.

Otro factor de riesgo a considerar es la política y la regulación, pues el cambio de gobierno en varios países implica modificaciones en los objetivos del desarrollo tecnológico de cada nación, además de que las reglas para regular el espectro llegan a generar inconformidades entre los interesados. Ambos casos provocan retrasos en los avances hacia la tecnología de próxima generación. Lo cierto es que 5G está a la vista y en la conflagración mundial las regiones de Asia, Europa y Estados Unidos se están armando para enfrentar la nueva guerra mundial 5G, mientras que América Latina se limita a mirar cómo otros otros ejércitos comienzan a tomar posiciones estratégicas en lo más elevado de las tecnologías móviles avanzadas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Tres razones por las que Movistar quiere espectro en la 2.5 GHz

Mediatelecom

Publicado

en

El Economista – Nicolás Lucas

La banda de los 2.5 Gigahercios resulta una estimulante oportunidad de negocio para Telefónica Movistar en su afán de avanzar sobre México, tanto como ese espectro es valioso por su naturaleza técnica de soportar una mayor capacidad de transportación de datos por el aire y las construcciones.

Un trozo de la 2.5 GHz ayudaría a Movistar a ampliar la cobertura de su red móvil por el territorio nacional, a diversificarla hacia otra banda del espectro radioeléctrico y a potenciarla con nuevas tecnologías de comunicación móvil como el LTE-Advanced Pro. Y También daría confianza a los inversionistas de que Telefónica mantiene una apuesta por seguir en el mercado mexicano o, en su caso, que una potencial venta de esa filial a un tercero sería más atractiva por contar ahora con otro activo intangible para servicios de nueva generación.

El gobierno mexicano conduce en estos días la licitación IFT-7 para entregar en concesión 120 MHz de espectro de la 2.5 GHz, repartidos en seis bloques de cobertura nacional. El proceso ya concluyó su etapa de presentación de toda la documentación de identidad y los comprobantes de la garantía de seriedad requeridos por el Instituto Federal de Telecomunicaciones para los interesados. El regulador había informado que cuatro empresas y un consorcio manifestaron interés, pero a la cita decisiva sólo llegaron dos competidores. Altán Redes, operador de la Red Compartida, confirmó su declinación; analistas presumen que Telcel también desistió del concurso; y AT&T y Movistar, según diversas fuentes, son los únicos tiradores extraoficialmente en la subasta.

Telefónica Movistar tiene una serie de distintos retos técnicos y de mercado en México: está a contrarreloj por avanzar con su cobertura 4G y hacer el primer despliegue de una red propia con tecnología 4.5G; también piensa en los desembolsos por los refrendos de sus concesiones en la banda de 1.9 GHz que vencen este año, más los que deberá hacer por las que consiguió en ese mismo espectro por el traspaso de frecuencias de 1.7/2.1 GHz por otras de 1.9 GHz que fueron de AT&T en 2015. Empolvado además está un caso que la compañía mantiene contra el gobierno mexicano por hacer poco desde el año 2012 hacia atrás por mejorar la competencia en el sector de las telecomunicaciones.

En cuanto a usuarios, Movistar ha crecido en 67% su base de clientes en México entre 2008 y 2017, y en 7.5% sus ingresos medidos en pesos, pero su nivel de inversión ha caído en 9.66% en ese lapso y el promedio del consumo mensual de sus abonados se ha venido abajo en 52%, derivado, en parte, por tropiezos en la cobertura de su red. Por ello, entre otros factores más, ir por una parte de la 2.5 GHz redefinirá su rostro en el país.

Movistar, el que tiene menos espectro en México

Telefónica es el operador con la menor tenencia espectral para servicios móviles comerciales. Su cartera se conjunta de 59.3 MHz en la banda de PCS o de 1.9 GHz, más 4.51 MHz en la banda de los 850 MHz; un total de 63.85 megahercios que equivalen al 10.67% de todas las frecuencias disponibles para el mercado móvil mexicano, 598.34 MHz repartidos entre todos los operadores de todas las bandas.

Incluso la Red Compartida de Altán Redes tiene más Megahertz que Telefónica, 90 dentro del espectro de los 700 MHz. Más espectro en sus manos haría sentido al negocio de Telefónica Movistar.

Telcel, por su parte, es el principal tenedor de espectro en México, con 177.92 MHz; es el poseedor del 29.74% de las frecuencias disponibles para servicios móviles; y de todas ellas, 60 MHz están dentro de la 2.5.

AT&T es el segundo poseedor de señales, con el 20.36% que se hizo tras la compra de Iusacell-Nextel y las frecuencias de éstas en las bandas de PCS, AWS y de 850 MHz. AT&T compró al IFT otros 50 megahercios en la subasta del año 2015.

Con 2.5, puede alcanzar a AT&T-Telcel y reforzarse en 5G

Espectro adicional en sus manos le permitirá a Movistar pensar en importantes despliegues de red avanzada, como 4G, 4.5G y 5G; en un primer paso con tecnología LTE-Advanced Pro, plantea Jesús Romo, director de la consultora Telconomia.

“En este caso, se prevé que Telefónica lo pueda utilizar para realizar carrier aggregation con espectro de la banda 1.9 GHz y/o 850 MHz en algunas zonas, y permitir que los usuarios cuyos equipos cumplan ciertas características tengan mejores velocidades y disponibilidad de la red”, dice Jesús Romo.

Hace cinco semanas Telcel presentó “GigaRed”, es la primera red celular 4.5G o LTE Advanced Pro que se conoce en México. Esta red inició su cobertura en las diez principales ciudades de la República y el objetivo de Telcel es llevarla a las 76 zonas urbanas más grandes del país al cierre del año. El operador informa que entre su base de clientes existe un mercado de 1 millón de usuarios con teléfonos capaces de soportar una tecnología 4.5G.

“Este espectro podría utilizarlo Telefónica eventualmente en el desarrollo de 5G en el país, pero eso todavía es tentativo. En este caso, lo importante para Telefónica es el acceso a este elemento de infraestructura que le permitirá mejorar la capacidad de su principal activo, la red móvil”, añade el director de Telconomia.

La 2.5 GHz hace más atractiva a Movistar

El músculo financiero de la filial mexicana de Movistar no está mejor tonificado en comparación con los de AT&T y Telcel, pero está en posición de resistir una puja por el espectro de la 2.5 GHz.

Aún con sus cargas financieras, la matriz en España se animó este mes a hacer una fuerte apuesta por frecuencias para comunicaciones 5G en Reino Unido, sobre los 600 millones de euros para quedarse con 80 MHz de ancho de banda las frecuencias de 2.3 y de 3.4 GHz, con los que puede potenciar el crecimiento de su filial británica O2 en la absorción de usuarios, para hacerla más atractiva en los mercados de valores o para darle mayor importe ante una potencial oferta de compra.

En México un bloque nacional de 20 MHz de ancho de banda de la 2.5 GHz tiene un precio de salida de 350 millones de pesos y el hecho de que sólo habría dos tiradores por las frecuencias, es posible que ese espectro no genere una abultada oferta económica por parte de los interesados.

“Acaba de concluir la ‘subasta 5G’ del Reino Unido en la que Telefónica obtuvo la mayor parte del espectro y como resultado aportará más de dos terceras partes de lo recaudado por esa licitación que, por cierto, fue competida y los precios finales del espectro se incrementaron. Las subastas que esperamos para los próximos años son para el desarrollo de 4G o 5G como líneas de crecimiento de la empresa, por lo que estos compromisos podrían cubrirse no sólo con recursos propios, sino con crédito”, comenta Jesús Romo, de Telconomia, en alusión al caso mexicano.

Telefónica mantuvo en México un nivel muy similar de inversión entre 2016 y 2017, de 219 y 217 millones de euros, respectivamente; de 4,517 millones de pesos en 2016 y de 4,661 millones en 2017, según el tipo de cambio promedio peso-euro para esos años.

El margen OIBDA de Telefónica en México se elevó de 21.9% en 2016, a 22.6% en 2017. Un factor de presión para Movistar en el año fue aquel de que su flujo operativo cayó 5%, equivalente al 5.2% que retrocedieron sus ingresos generales.

Por lo tanto, argumenta el jefe en Telconomia, “a valor presente, un bloque concesionado a 20 años tendría un precio más alto que lo reportado por el indicador referido de Telefónica de manera acumulada en 2017. Dependerá de si los recursos provienen de Telefónica como grupo, cuyo efectivo a finales de 2017 era 39% más alto que finales de 2016, o de algún crédito tomando en cuenta el periodo 2018-2019 de subastas y renovaciones en varios mercados que tiene enfrente Movistar”.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

RELEVANTE

Bitnami

Notice: ob_end_flush(): failed to delete and flush buffer. No buffer to delete or flush in /opt/bitnami/apps/wordpress/htdocs/wp-content/plugins/http-https-remover/http-https-remover.php on line 54