COMUNIDAD MEDIATELECOM

Mundial

África, de la punta de lanza al teléfono móvil

Mediatelecom

Publicado

en

 
 
 .
.
.
Asia es un continente que apenas recibió ayuda al desarrollo cuando sus niveles de pobreza y miseria eran similares a las de África. Durante las últimas décadas, el subcontinente indio y casi toda Asia, incluyendo países con pasados tan terribles como Camboya o Vietnam y, por supuesto China, han conseguido sacar a cientos de millones de ciudadanos de la pobreza extrema.
.
.
Los tigres asiáticos, un selecto pero significativo grupo de países, se han convertido en el mayor polo de desarrollo e innovación del mundo, atrayendo irremediablemente el interés del imperio norteamericano, cuyo punto de mira parece cada vez más enfocado en el que para nosotros, los europeos, constituye el extremo oriental del planeta en nuestra particular perspectiva.
.
.
Entretanto África, inundada por tierra, mar y aire de dinero procedente de Occidente a través de la Ayuda al Desarrollo de los Gobiernos o a través del dinero privado volcado por donantes públicos y privados en las ONGs, veía cómo una parte condierable de sus países y de su población seguía hundida en la pobreza más extrema y en una irremediable falta de esperanza y en la ausencia de perspectivas de futuro.
.
.
De hecho, la vocación del continente donde surgió y evolucionó nuestra especie parecía la convertirse en el decorado perfecto para que miles de personas de buena voluntad vivieran sus vidas de entrega desinteresada a un prójimo condenado a ser ayudado a perpetuidad. O sea, un mero decorado para la asistencia humanitaria y para alimentar el ya desgraciadamente amplio martirologio tanto laico como cristiano.
.
.
Se han elaborado y escrito todo tipo de teorías acerca de la incapacidad de África para salir del profundo pozo del subdesarrollo. Jeffrey Sachs, profesor de Harvard y antiguo presidente del Banco Mundial, opina que, por mucha ayuda que se haya prestado a los africanos, nunca ha tenido la suficiente intensidad como para sacarles de la economía de subsistencia. Por tanto, la solución es? más ayuda.
.
.
En un libro que habla de los mil millones de seres humanos que se quedaron descolgados del desarrollo en la década prodigiosa que abarca en gruesos trazos desde el año 1997 al 2007, la inmensa mayoría africanos, se intentan definir con precisión las causas del atraso y la pobreza de estos países.
.
.
Las guerras, la geografía (los paises sin salida al mar de África se encuentran entre las economías más atrasadas del planeta), el mal gobierno y, sorprendemente pero con seguridad estadística irrefutable, el descubrimiento y posesión de grandes riquezas minerales como el petróleo o los diamantes, se encuentran entre las causas más probables que condenan a estos desgraciados africanos a un presente sin medios de subsistencia y a un futuro que parecía sin esperanza. Hasta ahora.
.
.
Por que, aunque parezca mentira después de tantos años de malas noticias sobre África, por fin parece que algunas cosas se están moviendo en la dirección correcta. Y lo más sorprendente es el papel que están teniendo las nuevas tecnologías de comunicación, y en concreto la telefonía móvil, en el cambio de guión acerca del continente maldito.
.
.
Lo que está pasando es que los africanos se están saltando el paso intermedio que supuso en el resto del mundo la extensión de la telefonía fija y están entrando de forma directa en el mundo de la telefonía móvil, con las posibilidades que ésta ofrece en su versión de transmisión de datos.
.
.
Uno de los problemas básicos de África ha sido y es la falta de infraestructuras de todo tipo que impiden los flujos de personas, vehículos e información que asumimos como algo tan normal en los países desarrollados y en las economías mínimamente avanzadas.
.
.
Los teléfonos móviles, de los que en África ya existen decenas de millones en manos del público, aunque sean en versiones relativamente básicas, están permitiendo algo tan fundamental como el acceso a la información sobre los precios de los diferentes cultivos en los mercados de alimentos. Ese conocimiento está liberando a los agricultores y ganaderos locales de la tiranía de los tratantes locales y permitiéndoles obtener el mejor precio que los mercados pueden ofrecer en cada momento. Sí, un fruto excelente del puro capitalismo de mercado y no del reparto de ayudas, aunque a algunos les asombre.
.
.
Pero, además, algo tan básico como los servicios bancarios, fundamentales para el funcionamiento de una economía mínimamente eficiente, se están creando y desarrollando a partir de los teléfonos móviles. Lo que para nosotros es una simple comodidad, gestionar nuestro dinero a través del móvil, en África se está convirtiendo en una auténtica revolución. Los micropagos y las transferencias de dinero de persona a persona a través del móvil son ya una herramienta muy frecuente y de amplio uso en la vida diaria de millones de africanos para los que cobrar, pagar o transferir dinero suponía antes una aventura casi imposible.
..
.
Una prueba de que algo se mueve realmente en África, y además en la buena dirección, es el dato de que siete de los diez países que más han crecido en los últimos diez años en el mundo son africanos.
.
.
Y, sin quitar un ápice del mérito personal de tantas religiosas y tantos cooperantes de buenas intenciones, lo mejor de esta noticia, desde mi punto de vista, es que han sido los propios africanos con su voluntad e imaginación y por propia iniciativa quienes están sacando a sus países y a sus poblaciones adelante. Eso sí, con la ayuda de la innovación tecnológica, la mayor fuerza transformadora en la historia de nuestra especie desde que esos mismos africanos descubrieron el poder del fuego y protagonizaron la revolución del paleolítico inventando las herramientas para la caza.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundial

WeWork recibe 4,400 mdd en financiamiento

Mariana Torres

Publicado

en

La novel empresa WeWork, especializada en oficinas compartidas, anunció el jueves haber recibido una oferta por 4,400 millones de dólares del grupo japonés Softbank.

Desde su lanzamiento en Nueva York hace siete años, WeWork afirma haberse ampliado a una red de más de 150,000 miembros en unas 160 sitios en el mundo.

La compañía, que ofrece espacios de trabajo compartidos a pequeñas compañías, principalmente del sector tecnológico, espera usar el dinero fresco de Softbank para ampliar su presencia global.

“WeWork está apalancando las últimas tecnologías y sus sistemas de data patentados para transformar radicalmente la manera como la gente trabaja”, dijo en un comunicado Masayoshi Son, director ejecutivo de SoftBank.

Según WeWork, la inversión de Softbank abarca 3,000 millones de dólares invertidos propiamente en la empresa por vía de nuevas acciones y recompra de acciones ya existentes.

Los restantes 1,400 millones irán a tres nuevas compañías encargadas de desarrollar la presencia de WeWork en China, Japón y Corea del Sur.

La inversión también le dará a Softbank dos asientos en el consejo administrativo de WeWork.

 

Con esta nueva inversión, WeWork ha amasado cerca de 10,000 millones de dólares en capital, según el sitio Crunchbase, que contabiliza las inversiones en las jóvenes empresas tecnológicas. SoftBank responde a 7,400 millones de ese total.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

Mundial

Así quiere Japón construir su propio sistema GPS

Mariana Torres

Publicado

en

El sistema GPS está ampliamente aceptado como un equivalente a la tecnología de geoposicionamiento o geolocalización. Pero lo cierto es que el Global Positioning System es solo una tecnología que proporciona este tipo de servicios. Sin duda se trata de la más extendida, pero existen otras.

Y es que el sistema GPS lo desarrolló el Departamento de Defensa de Estados Unidos. A este cuerpo pertenecen los 24 satélites que orbitan alrededor de la Tierra, a 20.000 Km, para dar señal. Sin embargo, también la antigua Unión Soviética puso en marcha su propia tecnología, GLONASS , que ahora administra Rusia. Esta herencia tecnológica soviética ha tenido cierta acogida en dispositivos móviles, un espacio donde el GPS ha sido el rey.

También la Unión Europea cuenta con su propio proyecto: Galileo. A finales del pasado año la Comisión Europea anunció que el sistema había empezado sus operaciones, con sus satélites ya en pleno funcionamiento. La cuarta opción es la de China, llamada Beidou , que para 2020 pretende estar funcionando, con 30 satélites en órbita.

En este contexto es en el que Japón acaba de lanzar un nuevo satélite al espacio con el mismo objetivo. Su propósito es construir un GPS japonés , para obtener una independencia en el ámbito del geoposicionamiento. Por ahora, tanto el sector público como el privado, en el país nipón, tienen que confiar en la solución estadounidense.

GPS japonés

Hasta la fecha, el depender del geoposicionamiento estadounidense ha sido el único camino para Japón. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el país norteamericano es un aliado y de carácter estratégico en la región, sobre todo de cara a sus rivales Corea del Norte y China. Pero la tecnología se abarata y ahora Japón se puede permitir la creación de su propio sistema de geolocalización.

La necesidad de crear un GPS japonés se debe también a la creciente importancia del geoposicionamiento. La información derivada de esta tecnología aporta un gran valor a sectores tanto civiles como comerciales. La idea del país es utilizar en el futuro un sistema propio en smartphones y en los coches.

 

El satélite que Japón ha lanzado es el tercero que la JAXA, la agencia espacial nipona, pone en órbita con el mismo propósito. El primero de esos dispositivos se lanzó al espacio en 2010 y el cuarto se espera para el próximo año. El plan es incrementar hasta siete el número de satélites para el 2023. Por el momento la idea es que la tecnología funcione como un complemento del GPS estadounidense. En el futuro, ya se verá.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

Mundial

El gasto en ‘smart homes’ se duplicará en los próximos cinco años

Publicado

en

Los ingresos del sector de los hogares inteligentes o smart homes aumentarán significativamente en los próximos cinco años, hasta alcanzar, en 2020, los 100.000 millones de dólares, más del doble de la facturación que se espera para este año, de 43.000 millones.

Lo dice uno de los últimos estudios de Juniper Research, que pronostica que el gasto de los consumidores en dispositivos domésticos de entretenimiento, salud, energía y domótica no dejará de aumentar en los próximos años.

En una nota de prensa publicada en su web oficial, la firma analista achaca buena parte de ese crecimiento a servicios de entretenimiento como el portal de series y películas Netflix, que este mes aterriza en España, o el servicio de streaming musical Spotify. Ambos, dicen sus expertos, “desempeñarán un papel clave en aumentar el tamaño del mercado de las smart homes, gracias a su universalidad y a sus precios bajos”.

No obstante, dentro del sector siguen existiendo segmentos a los que les cuesta más llegar a las masas, como la domótica o los sistemas de automatización, todavía emergentes y en pleno proceso de reducción de costes. Aun así, como dice el director de la investigación Smart Home Ecosystems & The Internet of Things: Strategies & Forecasts 2015-2020, Steffel Sorrell, estos sistemas serán cruciales para asegurar a largo plazo el éxito del mercado de las casas inteligentes.

Otras de las conclusiones del informe apuntan a que las interfaces que la mayoría de los usuarios emplearán para interactuar con los dispositivos de su hogar tendrán que ver con sistemas de manos libres como, por ejemplo, los comandos de voz. Los wearables, como es de esperar, también tendrán un protagonismo especial en el sector, como catalizadores de datos personales.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

agosto 2012
L M X J V S D
    Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

RELEVANTE

Bitnami

Notice: ob_end_flush(): failed to delete and flush buffer. No buffer to delete or flush in /opt/bitnami/apps/wordpress/htdocs/wp-content/plugins/http-https-remover/http-https-remover.php on line 54