Jueves, 21 de septiembre del 2017
Idioma Es Pt En

El Parlamento Europeo aprobó hoy un paquete de 120 millones de euros para ofrecer Wi-Fi gratuito en unas 6 mil a 8 mil ubicaciones en toda la Unión Europea, bajo el programa conocido como WiFi4EU. El Parlamento votó abrumadoramente a favor de financiar la iniciativa con 582 votos contra 98.

El programa ofrecerá subvenciones que se utilizarán para la inversión de la red y en su instalación; sin embargo, los beneficiarios de las subvenciones; es decir, cualquier organismo público dentro de un Estado miembro de la UE, tendrán que cubrir los costos operativos.

Se espera que la Comisión Europea imponga una autenticación común para el servicio, de modo que las mismas credenciales de acceso puedan utilizarse en todas las redes WiFi4EU.

La Comisaria Mariya Gabriel, a cargo de la Economía Digital y Sociedad, dijo: "agradezco a los miembros del Parlamento Europeo por el voto de hoy. La iniciativa WiFi4EU dará a todos los ciudadanos europeos de todo el continente la oportunidad de intercambiar ideas, soñar y construir su futuro común. Estamos finalizando nuestros preparativos para que una vez que la legislación entre en vigor, las municipalidades puedan inscribirse y solicitar en línea fondos de hasta 120 millones de euros y esperamos adjudicar los primeros mil vales a municipios de todos los Estados miembros a principios de 2018".

Las instituciones de la UE acordaron que la financiación se distribuirá de manera equilibrada desde el punto de vista geográfico en toda la UE -todos los Estados miembros recibirán vales- con base en un esquema "por orden de llegada".

 

Los municipios tendrán libertad para elegir dónde instalar los hotspots Wi-Fi gratuitos en los espacios públicos: ayuntamientos, bibliotecas públicas, centros de salud, plazas, parques, etcétera. Después de un único registro, los usuarios podrán acceder fácilmente a todos los hotspots WiFi4EU de toda Europa.

Publicado en Noticias

Los robots han salido de las jaulas, advierten los expertos; ya no están en los laboratorios y centros de investigación sino que han invadido nuestras vidas. Esta situación ha sumido al Parlamento Europeo en un enjambre de preguntas. ¿Debemos tratarlos como personas electrónicas? ¿Qué va a pasar con el trabajo de los miles de humanos sustituidos por máquinas inteligentes? ¿Necesitaremos un salario mínimo solo por existir? Y lo más importante: ¿quiere Europa ser espectador o líder en este futuro?

Formuladas por europarlamentarios de todas las bancadas, investigadores, empresarios, académicos, líderes de sindicatos, aseguradoras y artistas, estas cuestiones (y sus decenas de ramificaciones) han ocupado durante dos jornadas al Parlamento Europeo. Representan una investigación de dos años que se ha plasmado en el primer informe a nivel europeo sobre máquinas inteligentes. En él se pide crear un marco legal para regular un campo que avanza a toda velocidad. Y aunque el objetivo era buscar respuestas, de momento sobre este futuro todo son preguntas.

"No podemos crear una sociedad deshumanizada, es el ser humano quién tendría que preocuparnos en primer lugar

“Tenemos más preguntas e inquietudes que respuestas y soluciones porque no estamos al final del camino. Cada día surgen novedades, debemos crear un sistema que nos permita reaccionar en el momento necesario”, explica la socialdemócrata luxemburguesa Mady Delvaux, principal ponente y coordinadora del informe. Este ha sido aprobado este jueves en la Asamblea Parlamentaria de Estrasburgo con 396 votos a favor y 123 en contra, con 85 abstenciones.

Con esta iniciativa, el Parlamento Europeo se convierte así en la primera institución en proponer una regulación a gran escala sobre aparatos inteligentes. El informe propone regular varios temas principales: la responsabilidad civil y legal de los robots —especialmente en el caso de los coches autónomos—, la creación de una agencia europea encargada de ellos, la privacidad de los datos que almacenan, la inclusión de un código ético y la posibilidad de establecer un impuesto por utilización.

La Comisión Europea decidirá en 2018 sobre la creación de una legislación específica

El Parlamento no tiene poder legislativo propio, por lo que las directrices y propuestas son meras iniciativas que quedan a la espera de ser tenidas en cuenta por la Comisión Europea. “La consulta pública en torno a la privacidad de los datos de los robots y su responsabilidad civil ya se está llevando a cabo”, ha asegurado Robert Viola, responsable de la dirección general de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnologías de la Comisión Europea, en su ponencia en el Parlamento. “El año que viene tomaremos la decisión de si vamos a tomar acciones sobre crear una legislación”.

“Las cosas van muy rápido en el desarrollo de la inteligencia artificial. Las respuestas serán muy importantes, pero todavía no existen. Hay diferentes ideas y pronósticos, pero sobre todo hay muchísima incertidumbre”, señala el eurodiputado de Los Verdes, Max Andersson. Fuera de esa incertidumbre sí queda el hecho de que la llegada de los robots es imparable e inexorable. "Los robots, bots, androides y otras manifestaciones de la inteligencia artificial van a desencadenar una nueva revolución industrial, que no va a dejar ningún estrato de la sociedad sin tocar, por lo que es de vital importancia para los legisladores considerar estas implicaciones", reza el informe elaborado por el Comité de Asuntos Legales del Parlamento.

Esta afirmación va acompañada con cifras: la Unión Europea calcula que ya hay más de 1,7 millones de robots en el mundo; entre 2010 y 2014, el incremento medio de ventas de robots se situaba en el 17% por año, pero en 2014 este aumento anual llegó hasta el 29%, el mayor de la historia; las patentes para tecnología robótica se han triplicado en la última década. Y esto es solo el principio. “La revolución robótica va a suponer un cambio social comparable con la imprenta y máquina de vapor", ha destacado Andersson.

“La revolución robótica va a suponer un cambio social comparable con la imprenta y máquina de vapor

Así, la robótica se enfrenta al mismo paradigma que esas revoluciones históricas, el mismo desde hace siglos: ¿van a sustituir a los humanos en el trabajo? La respuesta es unánime: sí. Pero, por supuesto, no en todos los trabajos, ni de forma tan rápida. ¿Cuántos? Las estimaciones varían tanto que de momento parece imposible establecer una cifra, ni siquiera aproximada. Algunos pronósticos apuntan a que los empleos de categoría media pueden tener más probabilidades de ser sustituidos, igual que los trabajos en las fábricas.

"Los robots realizan muy bien las tareas repetitivas con fiabilidad y precisión en un entorno controlado, por lo que son un problema muy concreto para las personas que trabajan en una fábrica¿Qué vamos a hacer?Estamos hablando de muchos puestos de trabajo", se preguntaba Lauren Zibell, líder de industriAll, uno de los principales sindicatos europeos. 

En el otro lado, las compañías robóticas piden calma: "Está ocurriendo lo mismo que cuando llegó el correo electrónico y se pensaba que iba a acabar con el trabajo de los secretarios, o los cajeros automáticos con el personal del banco, los robots se enfrentan al miedo de robar puestos de trabajo. Pero la mayoría de ellos han sido creados para ayudar a las personas, no para sustituirlas", sostiene Dominik Bösl, director de innovación de la compañía robótica Kuka.

Impuesto por el uso de robots

Es este miedo el que genera nuevas dudas y hace saltar la idea de imponer un impuesto para las empresas por la utilización de robots. "Si hay falta de empleo, igual tenemos la necesidad de poner un impuesto. ¿Qué ocurre si se materializan las peores hipótesis? También necesitaríamos un salario básico, mínimo para las personas", ha argumentado la ponente principal del informe. Sin embargo, ni la industria ni otros grupos políticos están de acuerdo. La eurodiputada liberal checa Dita Charanzová ha manifestado su total rechazo a esta tasa: "Creemos que existen un miedo y una preocupación excesiva. No estamos en una película de ciencia ficción, los robots harán lo que nosotros, los humanos, les digamos que hay que hacer. Nosotros tenemos el control".

La Unión Europea calcula que ya hay más de 1,7 millones de robots en el mundo

En contra de este impuesto, también están los investigadores. "No creo que la fiscalidad para robots pueda ayudarnos en el futuro. Creo que la revolución robótica aunque es algo emergente será muy lenta y solo podemos predecir de forma muy aproximada los empleos que se van a destruir. Así que la solución está en la educación: debemos educar a los niños para las tareas que no podrán hacer los robots y no para los trabajos que desempeñarán las máquinas", ha sugerido Dirk Lefeber, responsable del grupo de investigación en robótica de la Universidad de Bruselas.

Agencia europea robótica y responsabilidad

Una polémica similar ocurre con la creación de una agencia europea especializada en la regulación y gestión de estos aparatos inteligentes. Algunos grupos lo rechazan por el temor a que una sobrerregulación pueda frenar la innovación y proponen atribuir a alguna de las agencias existentes las competencias sobre robótica. Uno de los objetivos de esta agencia sería garantizar unos procesos estandarizados en Europa, que permitieran la interoperabilidad, y establecer de forma clara de quién es la responsabilidad civil y legal, una de las prioridades del informe.

La solución no está en la fiscalidad, sino en la educación. Debemos educar a los niños para las tareas que no pueden hacer los robots

¿Quién debe responder ante las acciones o posibles errores que cometan los robots? "La responsabilidad debe ser del fabricante, si el error es de fábrica, del programador si es del software, y del propietario si este ha sido quién ha mandado al robot a realizar algo ilegal", ha explicado el experto en robótica Bösl a EL PAÍS. Los europarlamentarios también apuestan por este criterio, aunque la decisión final la deberá tomar la Comisión Europea e incluirla en una posible regulación. Este asunto urge especialmente en el caso de los coches autónomos, que según todas las previsiones podrían llegar de forma general a las carreteras en tres años.

"Que haya un marco jurídico ayudará a avanzar. Las pruebas de los coches autónomos se están haciendo en Estados Unidos y no en Europa porque allí se está empezando a regular", ha expuesto el profesor de Sistemas Cognitivos y Robótica de la Universidad de Plymouth, Tony Belpaeme. "El objetivo es crear una legislación que nos ayude a evitar las cuestiones negativas".

Así, se trata de lograr el difícil equilibrio entre la necesidad de establecer unas pautas regulatorias mínimas y no crear una sobrerregulación que frenaría a la industria europea y la dejaría atrás en esta carrera decisiva para el futuro. "No se trata de ponerle trabas a la innovación, sino de que la industria europea sea útil", ha concluido la redactora del informe Mady Delvaux. Para ello no se debe perder de vista, defienden los europarlamentarios, que no se trata de construir una sociedad para los robots, sino para los humanos: "No podemos crear una sociedad deshumanizada, es el ser humano quién tendría que preocuparnos en primer lugar".

Publicado en Regulación

Algunos genios adelantados como Stephen Hawking saben perfectamente que los robots están a punto de aplastar a la humanidad, pero algunas sociedades consideran que en realidad los autómatas merecen casi los mismos derechos que los seres humanos.

Tal es el caso del parlamento europeo, que se encuentra analizando en estos momentos una propuesta en donde se considera la posibilidad de darle una nueva identidad oficial legal a los robots, bajo el nombre de “Personas Electrónicas” (Electronic Persons).

Al ser clasificados como Personas Electrónicas, los robots adquiriríanalgunos derechos especiales, que serían obligación directa de sus propietarios, incluyendo el pago de seguridad social por cada autómata bajo su cuidado. Pero el texto también aborda la posibilidad de la extinción humana:

En última instancia hay una posibilidad de que dentro de algunas décadas la Inteligencia Artificial podría superar la capacidad intelectual humana de manera que, de no estar preparados, podría plantear un desafío a la capacidad de la humanidad para controlar su propia creación, y en consecuencia tal vez también su capacidad de estar a cargo de su propio destino y asegurar la supervivencia de su especie.

El borrador de esta propuesta resultará controvertido por los puntos abordados, particularmente por los cambios que implicaría en las grandes compañías del sector industrial y tecnológico, que impulsan el uso de robots para procesos de ensamblaje.

Sin embargo, existen voces que ya califican la iniciativa como una elaborada estrategia para implementar nuevos y más elaborados impuestos.

Publicado en Usos sociales

El Parlamento Europeo aprobó una nueva legislación de protección de datos en la Unión Europea (UE), que pone fin a cuatro años de negociaciones sobre la reforma de la directiva sobre protección de datos que data de 1995, y que deberá estar implementada totalmente para 2018.

La Regulación General de Protección de Datos (General Data Protection Regulation) integra temas como el derecho al olvido (donde los datos personales que ya no estén en uso o no son relevantes deben ser borrados), así como el derecho de transferir datos personales a un nuevo proveedor de servicios.

Las organizaciones tendrán que obtener un consentimiento claro y afirmativo de los individuos antes de procesar sus datos personales, explicar en un lenguaje claro sus políticas de privacidad y de informar a la gente cuando sus datos han sido hackeados. Por otra parte, los reguladores de protección de datos también tendrán más facultades de ejecución, incluyendo la capacidad de emitir multas de hasta 4 por ciento de las ventas anuales de una empresa.

El objetivo principal es dar mayor control a los ciudadanos sobre la información privada que colocan en línea con un establecimiento claro de responsabilidades de las empresas en Internet.

La legislación aprobada por el parlamento también incluye una Directiva de Protección de Datos que regula el manejo y transferencia de datos personales por las autoridades legales, incluso más allá de las fronteras de la Unión Europea.

Los Estados miembros de la Unión Europea tendrán dos años para incorporar las nuevas normas en su legislación nacional, con ciertas opciones de exclusión en el Reino Unido, Irlanda y Dinamarca.

Publicado en Noticias

Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) ganó un contrato para implementar sus servicios de video en los edificios del Parlamento Europeo en Bruselas y Estrasburgo.

La unidad de Telefónica instalará cámaras IP y un sistema central de gestión de video, control remoto para salas de conferencias, así como sistemas de videovigilancia (incluido un video-wall).

El contrato que se adjudicó Telefónica, al obtener la más alta calificación técnica, es de 1.5 millones de euros. La compañía española compitió con otras cuatro empresas de la industria de la radiodifusión.

De acuerdo con TSA, el periodo de prueba ha terminado y el despliegue final comenzará en abril. La operación, que será dirigida por el director de la unidad, José Luís García Cabrera, proporcionará servicios de video de dos cámaras (two chambers) en Bruselas y Estrasburgo y 120 habitaciones parlamentarias.

Publicado en Noticias
«InicioAnterior123SiguienteFinal»
Página 1 de 3
 
« Septiembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.