Martes, 21 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

Una de cada cinco mujeres en España sufre abusos en Internet, principalmente en las redes sociales, según un estudio publicado este lunes por Amnistía Internacional. El impacto psicológico del acoso en Internet es devastador: más de la mitad de las afectadas reconocen tener la autoestima más baja y haber experimentado estrés, ansiedad o ataques de pánico.

El 54% de las víctimas españolas cambiaron sus conductas en las redes como consecuencia del ciberacoso. Por ejemplo, una de cada tres afectadas dejaron de publicar opiniones personales en la red. “Imagina que recibes amenazas de muerte o de violación cuando abres una aplicación, o que vives con el miedo de que se divulguen en Internet sin tu consentimiento fotos sexuales o privadas”, señala Azmina Dhrodia, investigadora de Tecnología y Derechos Humanos en Amnistía Internacional. Para ella, el principal peligro de los abusos en Internet es la rapidez con la que pueden proliferar: “Un tuit insultante puede convertirse en minutos en un aluvión de odio focalizado”.

El estudio ha sido realizado a partir de encuestas a 4.000 mujeres entre 18 y 55 años de Dinamarca, España, Estados Unidos, Italia, Nueva Zelanda, Polonia, Reino Unido y Suecia. La media de mujeres de estos países que afirman haber sufrido acoso en la red es del 23%. Estados Unidos es el país participante con más casos: un 33% de las mujeres declaran haber sido víctimas. Los abusos han sido de naturaleza misógina o sexista en la mitad de los casos, mientras que en una quinta parte incluían amenazas de agresión física o sexual. En los ocho países, el 76% de las mujeres afectadas cambiaron sus comportamientos en Internet.

“Una persona individual con las herramientas que tiene de bloqueo, silenciamiento o filtrado de contenido de usuarios muchas veces no puede hacer frente al acoso en la red”, afirma el portavoz de Amnistía Internacional en España, Miguel Ángel Calderón. Por ello, señala que los gobiernos y empresas como Facebook, Instagram o Twitter también deben tomar medidas. Pero el 80% de las encuestadas considera que las respuestas de las compañías encargadas de las redes sociales para responder a los abusos son inadecuadas y una de cada cuatro acosadas asegura que la reacción de la policía tampoco fue la adecuada.

El 80% de las encuestadas considera que las respuestas de las compañías encargadas de las redes sociales para responder a los abusos son inadecuadas

 "Las empresas de redes sociales tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad de expresión. Deben garantizar que las mujeres que usan sus plataformas pueden hacerlo libremente y sin temor", afirma Dhrodia. Para Calderón, la solución pasa por mejorar la formación y la conciencia de los administradores y moderadores de las redes y de jueces, fiscales o policías. “No hay que olvidar que el acoso y el abuso de las mujeres en Internet es una forma de violencia de género”, señala.

El estudio es un primer llamamiento para que se vea que el problema existe. Según Amnistía Internacional, ahora las empresas del sector tienen que analizar qué forma toma este acoso en cada red social para ver cuáles son las mejores medidas. La organización propone además hacer campañas en la red para combatir los estereotipos de género e implementar un sistema de apoyo a las mujeres que ya han sido víctimas del acoso en la red.

Publicado en Internet

O acordo entre o Tribunal Superior Eleitoral e o Exército para monitoramento da internet durante as eleições é um risco à liberdade de expressão, sustentam, em nota de protesto divulgada nesta sexta, 17/11, as entidades que fazem parte da Coalizão Direitos na Rede. 

“As Forças Armadas não podem monopolizar o controle da veracidade dos fatos porque 1) não possuem essa competência constitucional; 2) não têm as condições técnicas para isso; 3) não detêm o conhecimento para distinguir fake news; e 4) não são neutras na política. Para piorar, essas instituições deixaram violentas e profundas marcas na história recente do país ao promoverem o cerceamento da liberdade de expressão e de manifestação dos brasileiros/as durante a ditadura civil-militar”, dispara a Coalizão, na nota.

Leer más: http://www.convergenciadigital.com.br/cgi/cgilua.exe/sys/start.htm?UserActiveTemplate=site&infoid=46742&sid=4

Publicado en Regulación

Instagram, la red social de fotografía de Facebook, ha anunciado la posibilidad de compartir contenidos efímeros, o «Stories», así como guardar las publicaciones en la web móvil para ver más adelante.

Los usuarios de la red social pueden compartir una «Story» con el botón de la cámara situado en la parte superior izquierda del «feed». Como es habitual en este tipo de contenido, la fotografía, o la imagen que elija el usuario desde su galería, puede decorarse con texto o con distintos colores.

Asimismo, la red social también permite al usuario guardar aquellas publicaciones que le han gustado para que pueda verlas más adelante. Podrá acceder a ellas desde el icono de marcador, situado en la esquina superior derecha de la página.

Estas dos novedades, como ha informado la compañía en un comunicado, estarán disponibles para todos los usuarios en las próximas semanas.

Publicado en Virtualidad

Twitter y conversación van siempre de la mano. La popular red de micromensajes es un patio de vecinos que, con sus virtudes y defectos, forma parte de la vida de muchas personas. Con su actitud pasiva para reducir el ciberacoso y los discursos de odio, la multinacional americana se ha dado contra un muro. Sin embargo, aspira a sanear los mensajes con algunas de sus decisiones. Asumiendo parte de su responsabilidad, su fundador Jack Dorsey ha anunciado recientemente un cambio en sus políticas de uso para prevenir el suicidio y las autolesiones.

Una decisión que viene después del asesinato de nueves personas en Japón que advirtieron su intención de autolesionarse a través de sus perfiles. Un japonés de 27 años llamado Takahiro Shiraishi fue detenido el mes pasado después de asesinar a nueve personas que expresaron su intención de suicidarse en sus perfiles. Localizando a sus víctimas desde el buscador de Twitter, Shiraishi captaba a estos «tuiteros» para posteriormente descuartizarlas en su casa, todas ellas mujeres, algunas de ellas muy jóvenes. Truculento y tremendamente violento. Entre las víctimas se encontraban Kureha Ishihara, una estudiante de 15 años y otras dos de 17 años, Natsumi Kubo y Akari Suda, informó la agencia Kyodo.

La policía encontró los restos humanos dentro de cajas y neveras portátiles en la vivienda de Shiraishi mientras investigaba la desaparición de una mujer de 23 años de Tokio, cuyo cadáver estaba entre los restos hallados. Las redes sociales, y sobre todo su transparencia, fueron su perdición. La joven Aiko Tamura, por ejemplo, había publicado a finales de septiembre un mensaje en Twitter en el que decía buscar a alguien con quien quitarse la vida. El sospechoso aprovechó la ocasión. Contestó al mensaje con un «Muramos juntos», según medios locales.

Con la sociedad conmocionada, Japón ha tenido que reaccionar, máxime a que se trata del país con uno de los índices de suicidio más altos del G7. Para ello, implementará un mayor control sobre las redes sociales donde los usuarios «hablen» del suicidio tras este sonado suceso. El objetivo es colaborar con los operadores de internet con el fin restringir el acceso a las páginas problemáticas. Este escaparate de 280 caracteres es, para muchos usuarios, una válvula de escape, un muro de lamentaciones. Un espacio para el desasosiego. Casi de intimidad. Pero en ocasiones la frustración y las tendencias suicidas se plasman en forma de mensajes, casi de auxilio. Una situación que se repite en este tipo de redes sociales como en Facebook, la mayor plataforma social, en la que incluso se han detectado casos de emisión en directo de suicidios.

Twitter quiere poner su granito de arena. Para ello, ha introducido un cambio en sus políticas de uso que permitirá que en el momento en el se reciba una denuncia de un usuario que amenaza con quitarse la vida o infligirse daños la compañía activará un nuevo protoloco de actuación: se comunicará con la persona y tratará de ofrecerle información al respecto o información de contacto de expertos en temas de salud mental.

«Muchos de estos casos pueden beneficiarse de una mediación, o de una comunicación que permita redirigir el conflicto y tensión hacia otro lado» (Sergio Carrasco, abogado)

Los expertos creen que la rapidez de actuación por parte de las firmas tecnológicas es clave a la hora de mitigar los problemas. «Lo importante en estos casos es tanto qué se va a hacer concretamente, y la importancia en la rapidez de las decisiones. Muchas veces el riesgo aparece repentinamente, y los usuarios lo notifican a la plataforma, pero no se cuenta con suficiente tiempo para llevar a cabo depende qué medidas», apunta en declaraciones a este diario Sergio Carrasco,abogado experto en derecho digital de Fase Consulting.

A su juicio, estas actitudes por parte de las redes sociales es algo positivo. «Muchos de estos casos pueden beneficiarse de una mediación, o de una comunicación que permita redirigir el conflicto y tensión hacia otro lado», sostiene Carrasco, al tiempo que considera que incluso es «posible que el usuario se tome más en serio a un representante de la propia plataforma que a un usuario anónimo, aunque cada caso es un mundo». Este año, la actuación de un agente de la guardia civil evitó el suicidio de una adolescente que sufría «bullying». Raúl Narváez entabló una conversación por mensajes privados con la joven y consiguió ganarse su confianza hasta tranquilizarla.

«Dicen que van a derivar a expertos. Cuando eso -un posible caso de autolesión- ocurra en España, ¿a quién van a derivar? ¿A qué profesionales? Si en muchos sitios para que te den cita en salud mental te dan meses» (Javier Jiménez, psicólogo)

Los expertos en salud mental y psicología advierten, sin embargo, de que las medidas propuestas por las redes sociales en materia de prevención de autolesiones son «parches» para un problema de gran magnitud. Según Javier Jiménez, psicólogo clínico de la Asociación Redaipis, el trabajo de detección de potenciales víctimas no es eficiente porque no existe una «verdadera criba», ya que se utilizan de manera recurrente términos como «suicidio» de manera gratuita y se desconoce en realidad si ante casos reales a qué expertos les van a derivar las compañías tecnológicas.

«Dicen que van a derivar a expertos. Cuando eso -un posible caso de autolesión- ocurra en España, ¿a quién van a derivar? ¿A qué profesionales? Si en muchos sitios para que te den cita en salud mental te dan meses», lamenta. Jiménez reclama, además, que para atajar de verdad el problema de usuarios que anuncian que se van a suicidar las firmas tecnológicas deberían invertir en la contratación de psicólogos y traductores simultáneos y expertos en salud mental capaces de comunicarse directamente con una persona cuando se detecte esta conducta o, por el contrario, ofrecer un espacio a las asociaciones que existen por ejemplo en España para que «de verdad se puedan atender estos casos».

Publicado en Virtualidad

Facebook y el Gobierno de Australia han desarrollado un proyecto piloto para poner fin a la pornovenganza entre sus usuarios. Los ciudadanos que sospechan que pueden ser víctimas de ese abuso tienen la posibilidad, desde este mes, de enviar voluntariamente sus fotos y vídeos íntimos a Facebook para que la empresa detecte si otra persona intenta publicarlos sin su consentimiento y evite la difusión de las imágenes. 

Se trata del primer proyecto de este tipo, según informa la responsable de Seguridad Global de Facebook, Antigone Davis, en un comunicado. Los usuarios de esas redes sociales ya podían denunciar si imágenes de ellos desnudos o con contenido sexual eran compartidas sin su consentimiento, pero esta iniciativa, en etapa de prueba, busca que las imágenes —reales, retocadas o dibujadas— no se compartan en ningún momento en Facebook, Instagram y Messenger.

El primer paso para alertar a Facebook del posible abuso es completar un formulario en la página web del Comisionado de Seguridad Digital australiano, que será remitido a la compañía. Después, los usuarios deberán enviarse a sí mismos, a través de Messenger, la foto o el vídeo con contenido íntimo que sospechan que pueda ser difundido. Solo un miembro responsable del equipo de Facebook tendrá acceso a la imagen y creará una especie de huella digital numérica para identificarla si alguien intenta subirla a lnternet. Por el momento, no hay datos sobre la cantidad de casos denunciados y resueltos, según informa la compañía.

El proyecto es parte de una serie de medidas que la compañía puso en marcha en abril de este año "para garantizar la seguridad de los usuarios y prevenir daños". En Australia, el 20% de los ciudadanos asegura haber experimentado este tipo de abusos"Esta prueba tiene el potencial de deshabilitar el control y poder que los perpetradores tienen sobre las víctimas, especialmente en los casos sextortion", ha señalado en un comunicado la responsable del Comisionado de Seguridad Digital de la isla, Julie Inman Grant.

Publicado en Virtualidad
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 259
 
« Agosto 2013 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.