Lunes, 23 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

Bose SoundSport Free, análisis: cuidado AirPods, aquí viene Bose

Gizmodo - Adam Clark Estes - 10.10.2017, 07:24
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Cuando lanzó sus AirPods, Apple logró algo que otros habían tratado de hacer sin éxito: fabricar unos auriculares inalámbricos que la gente quisiera comprar. Ahora es el turno de Bose. Los nuevos SoundSport Free hacen unas cuantas cosas que los AirPods no hacen por un precio algo mayor: 250 dólares.

Olvídate de ese precio por un momento. Tan solo imagina que realmente quieres unos auriculares inalámbricos. Para mi, al imaginar eso, la prioridad número uno es la conectividad. Si los auriculares fallan al conectarse entre ellos o al móvil son un completo fracaso. En ese sentido, la conexión Bluetooth dependiente que los AirPods tienen gracias al chip W1 tiene la culpa de gran parte de su éxito.

El segundo punto importante para mi es que se ajusten bien. Si no se sostienen bien en el oído, lo demás ya no importa. Finalmente están factores como la calidad del audio, la facilidad de uso o la resistencia.

Los auriculares que lo tienen todo

Los Bose SoundSport Free aciertan en todos los puntos mencionados arriba. La conectvidad es impecable, se ajustan a las mil maravillas, tienen una calidad de audio sobresaliente y la experiencia de usuario es genial.

El diseño es importante también. Donde los Apple AirPods parecen como si alguien hubiera cortado los cables al modelo tradicional, los Bose parecen pequeñas naves espaciales. Un disco exterior del tamao aproximado de un cuarto de dólar esconde toda la electrónica. Parece un poco grande, pero es increíblemente ligero. En la parte superior de ese disco hay cuatro botones. Los tres en el auricular derecho controlan el volumen y la reproducción, mientras que el izquierdo controla la conexión. Bajo el disco está el enganche de goma que nos permite fijarlo a la oreja.

Como su propio nombre ya sugiere, los Bose SoundSport Free están diseñados con el deporte en mente. Eso significa que han prestado especial atención al agarre en la oreja. Los auriculares vienen con tres piezas de goma de diferentes tamaños, aunque las que vienen de fábrica han sido las que mejor me encajaban.

Ponérselos es sencillo.No hace falta retorcerlos ni acomodar extraños garfios de goma en las acanaladuras de la oreja. Los he llevado en mis entrenamientos (correr) y juro que me ha sido imposible lograr que se me cayeran. Además, tienen resistencia al agua IPX4, así que no tenemos que preocuparnos de sudor o lluvia.

Otra de las cosas de las que no tendrás que preocuparte es de la autonomía. Los Bose SoundSport Free ofrecen cinco horas de autonomía con una sola carga, y se guardan en una cajita cargador que tiene suficiente batería como para cargarlos dos veces más. Después de tenerlos 15 minutos en la cajita, podemos usarlos durante 45.

Qué los hace diferentes

Sobre el papel, las características no se diferencian mucho de lo que ofrecen los AirPods, los nuevos Jaybird o los auriculares Sony. Lo que diferencia a los Bose es que cumplen punto por punto lo que prometen. Su conectividad, por ejemplo, es comparable a la de auriculares Bluetooth mucho más grandes. Se conectan con la misma eficacia que los Bose QuietComfort 35 que probé hace un año. Cuando hablo de conectividad hablo de no tener que preocuparte de ella. Enciendes los auriculares y se conectan solos al dispositivo emparejado más próximo.

La sensación de libertad y de no preocupación que da sacar los auriculares de la caja, pulsar Play y que suenen automáticamente es genial. Hasta puedes sacar solo uno para oír lo que tienes alrededor o hacer una llamada. Un solo toque al botón Bluetooth añadirá el segundo auricular. Pasar el sonido de uno a otro es algo más complicado, pero aún así es más sencillo que en los AirPod o los Beats Wireless. La conexión de los Bose es prácticamente perfecta. A veces se escucha algo de interferencia en zonas atestadas de gente con auriculares como Union Square o downtown Manhattan, pero eso es algo bastante típico.

Uno de los pocos puntos menos buenos es que los botones son muy pequeños y hace falta presionar con un poco de fuerza para activarlos. Eso es especialmente incómodo en el botón de función entre los de volumen. A veces hay que forcejear un poco y acabas moviendo el auricular de su posición en la oreja, aunque es un fallo menor.