Lunes, 23 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

El Moto G5S Plus es un poco feo, pero genial

El Mundo - Bruno Toledano - 10.10.2017, 06:06
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

La predilección por el Android puro que muchos usuarios del sistema operativo de Google tienen (tenemos) hace que los móviles de Motorola sigan en un pequeño altar, incluso si son terminales de gama baja o media-baja, incluso si no son muy bonitos e incluso si detrás está Lenovo, que no tiene pinta de saber muy bien lo que hace con ellos. Pero lo dicho: un Android sin retocar es mucho Android.

Por eso la idea del Moto G5S Plus es tan atractiva: es una versión mejorada de los G5, con un cuerpo de aluminio, una buena pantalla de 5,5 pulgadas con resolución FullHD (1080p, vamos) y una cámara trasera con dos lentes, ambas de 13 megapíxeles y con apertura de f/2.0 y capacidades de grabar a 4K. También tiene un lector de huellas dactilares en la marco inferior.

Es una pena que no dé un paso más allá de la gama media, pese a estas características, pues su batería es de sólo 3.000mah (con esa pantalla y tamaño, mejor de 3.300mah para arriba, Motorola) y su procesador es un Snapdragon 625, que no es lo peor de Qualcomm, pero está lejos de la gama alta que ahora mismo integran Samsung o Google en sus móviles. Los 3GB de RAM y los 32GB de almacenamiento ampliables por microSD cierran el conjunto.

Puestos sobre la mesa los datos del teléfono, ¿qué tal funciona y qué tal es la experiencia de uso? Tras bastantes días con él en el bolsillo, la conclusión a la que he llegado está en el titular: es genial, pero feo.

No es genial al estilo del Pixel, que es el teléfono con Android puro de verdad y que tiene una potencia para tumbarte de espaldas y que va a hacer, si todo lo que dicen es cierto, las mejores fotos de lo que queda de año. Pero aún así, funciona fluido, no tiene porquería instalada y lanza fotos rápido y bien, dentro de las limitadas capacidades de su cámara. No la uses en penumbra, vamos.

Pero es feo. Esto sé que es subjetivo, pero es un teléfono grande, con muchos bordes, con un buen material, sí; pero que en la mano no parece de calidad. Es algo que hay que consentirle a un teléfono de 300 euros, desde luego, pero no por ello hay que dejar de mencionarlo. Si te obsesiona tener una pieza de tecnología bonita en la mano, hay otros teléfonos por este precio que tienen mejor diseño.

Es verdad que no es un teléfono que brille por la duración de su batería ni que tenga la mejor cámara del mercado, pero tampoco se queda muerto a las 5 de la tarde en medio de tu jornada de trabajo (no eché de menos el cargador en todos estos días salvo en medio de un viaje de prensa, en el que estuve enganchado al teléfono todo el vuelo) y si sabes apuntar un poco bien y sabes juguetear con el modo manual, puedes sacar muy buenas fotografías.

Si puedes pasar por alto estos detalles, usas Android y no eres de dejarte mucho dinero en un teléfono, no puedo sino recomendarte el Moto G5S encarecidamente. La razón es sencilla: sin ser la cosa más potente del mundo, funciona bien y pocos teléfonos te ofrecen una experiencia casi sin contaminar de Android hoy en día, menos aún por un precio por debajo de los 300 euros que, en poco tiempo, seguirá bajando seguro.

Y para aquellos que no traguen los teléfonos grandotes: hay un Moto G5S algo más pequeño (5,2 pulgadas), pero es menos potente y, por 250 euros, casi mejor rascarse el bolsillo un poco más por la mejor versión Plus.

 
« Julio 2012 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.