Miercoles 16 de abril del 2014
Idioma Es Pt En

Apagón analógico

Florence Toussaint - 09.06.2013, 09:01
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Una protesta local en Tijuana tomó carácter nacional y pospuso el apagón analógico que debe comenzar por esa ciudad.  Esto es sólo la punta del iceberg, el asunto viene arrastrando fondo.

El proceso comenzó en el sexenio de Fox; luego de reunirse empresarios y gobierno, se acordó en 2004 que el estándar técnico de la televisión digital terrestre (TDT) fuese el de Estados Unidos. Con un tránsito a la innovadora tecnología sin amplia consulta pública, es decir con autoritarismo, se abría el mercado nacional a los fabricantes de infraestructura y aparatos receptores.

Luego del acuerdo vino el calendario y los requisitos para llevar a cabo el apagón. Se programaron regiones y ciudades, se estableció un 90% de penetración antes de dar el paso. Dicho apagón no sería de golpe, poco a poco a lo largo de varios años se haría el traslado, éste se completaría en 2021. Y para dar certeza a los inversionistas, se prorrogaron sin mayor trámite las concesiones hasta ese año. Los canales públicos, salvo excepciones, debían ingresar al nuevo modelo carentes de una partida presupuestal adecuada que les permitiera cambiar sus equipos.

Con Calderón el apagón se reprogramó para terminar en 2015. Nada se dijo de acortar la prórroga a las concesiones. Vino luego la reforma de las telecomunicaciones para ratificar lo hecho y repartir desigualmente el espectro, ahora en digital. La Cofetel trabaja en silencio, se apresura a entregar 49 nuevas concesiones, 38 para sistemas restringidos, a dar cifras falsas sobre cobertura, a contratar empresas privadas para prorratear los convertidores. Y lo hace tan mal que le estallan los amparos: 400 usuarios de Tijuana; los reclamos: De los pobladores que se han quedado sin su único entretenimiento, del IFE porque en plena campaña electoral los candidatos no se ven al 100%. Tiene que dar marcha atrás.

El diseño completo es erróneo. Resulta discriminatorio aceptar que 10% de la población vea sólo nieve en su televisor porque la señal digital no es captada en su viejo receptor (con ese margen lo analógico sale del aire). También que el Estado deba gastar 1,500 millones de pesos en decodificadores mientras que los concesionarios no invierten nada para que sus televidentes se beneficien del cambio. Igualmente, el must offer (obligación de ofrecer toda señal abierta en los sistemas de paga) y el must carry (obligación de portar todas las señales abiertas) no sean adoptados universalmente y los señores de la CANITEC se quejen de sufrir merma en su negocio, pues las señales digitales aéreas abiertas puedan llegar a todos sin necesidad de pagar una suscripción.

El conjunto de la población tendrá una señal más nítida y eso es todo. Lo que se necesita es una apertura para contenidos diversos, distintos a las repetitivas emisiones de los oligopolios hegemónicos. Tantos yerros, tanto gasto sólo con el fin de que las empresas controlen las telecomunicaciones del país como ya lo intentan en lo educativo, lo cultural, lo político.

 

« Julio 2012 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

        

 



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2014

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.