Lunes, 23 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

"La derecha entiende a la comunicación y a los medios como un negocio"

El Telégrafo - Redacción - 04.07.2016, 08:23
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Para el gestor, los medios comunitarios deben consolidar un modelo basado en el poder popular. En Argentina -según dice- el gobierno de Mauricio Macri suprimió el apoyo financiero a estos. 

El miércoles el gobierno de Mauricio Macri sacó del aire la programación de la cadena Telesur en Argentina. Y en Quito se realizó el Foro Latinoamericano y Caribeño de Comunicación Popular y Comunitaria, donde se analizó la situación. Néstor Busso, representante del Foro Argentino de Radios Comunitarias, califica el hecho como un “acto de censura”. Y cuestiona el silencio del  sector empresarial porque “para este la comunicación es negocio”.

¿Por qué es necesario que en el mapa comunicacional consten los medios comunitarios?

Los medios comunitarios permiten la impresión directa de las comunidades, organizaciones y movimientos sociales sin mediación del poder económico y político. Es una comunicación genuina y abierta que asegura pluralidad de los diferentes sectores de la comunidad.

¿Por qué los medios comunitarios no han podido ganar espacio a los comerciales?

Hay todo un modelo de comunicación comercial, en donde los medios comunitarios se están abriendo espacios, construyendo ese nuevo modelo de comunicación con muchas dificultades, en medio de un sistema político que en muchos lugares es adverso y en otros no consolida la construcción del poder popular.

¿Cuál es la postura que tienen estos medios frente a los llamados golpes blandos?

Los medios populares y comunitarios siempre han rechazado estos golpes blandos, basados en la mentira y en el accionar de los grupos concentrados de la comunicación, que responden al poder económico.

¿Cuál es su reacción ante el cierre de Telesur en Argentina?

Es claramente una censura del gobierno de Mauricio Macri, que habla de diversidad y pluralidad, pero que prohíbe a Telesur en Argentina, a través de la televisión abierta. No he escuchado en las últimas horas una reacción de las cámaras empresariales o los sectores que, por lo general, ponen el grito en el cielo, supuestamente defendiendo la libertad de expresión, cuando se produce un hecho de censura tan grave como la supresión de Telesur en Argentina.

¿Cómo se entiende que por un lado el gobierno de Macri dé vía libre a los consorcios de televisión por cable y, por otro, censure al medio latinoamericano?

Su modelo es el negocio, favorecer a los grupos empresariales. Fue posesionado por los poderosos grupos del país. El gobierno está compuesto por gerentes de grandes empresas y actúa en función de aquello. No quiere la diversidad, sino el negocio, el comercio, y eso es de lo único que entiende y  no un medio público. No piensa en un medio que sirve a la integración y en el cual Argentina, como país participante, pudo  haber puesto recursos y contenidos para mejorarlo, pero no para suprimirlo.

Frente a este monopolio, ¿cómo los medios comunitarios, que son nacientes, pueden contrarrestar?

Desde cada localidad, haciendo comunicación, empoderando a nuestro pueblo desde cada lugar,  barrio y población. Desde allí asumir la sabiduría, saberes de nuestro pueblo, y que esos saberes tengan expresión pública, desde lo local a lo regional e internacional, hasta llegar a lo latinoamericano. Es un proceso gradual, no hay un decreto, una norma que pueda -de un día para otro- modificar este modelo de comunicación construido durante años por el  lucro comercial.

Los medios comunitarios van haciendo un espacio para la comunicación, que va contrarrestando el dominio de los medios comerciales. Pero es necesario políticas públicas. Estados que garanticen el derecho de todos para la comunicación y que ese derecho no esté limitado por la capacidad económica de las empresas de comunicación.

¿Cuál es su criterio sobre la redistribución del espectro radioeléctrico en Ecuador, que dispone 33% a medios públicos, 33% a privados y 34% a comunitarios?

Es el mismo criterio que hemos defendido en Argentina; es decir la tercera parte para medios comunitarios, sin fines de lucro, que trabajan bajo esta lógica de ser expresión directa de grupos y comunidades organizadas. Los medios comerciales tienen su lugar: el lucro comercial. Los medios públicos son gestionados por el Estado, por ello deberían ser de todos, para el debate ciudadano, para la construcción de ciudadanía.

Uno de los desafíos de los medios comunitarios es ser sostenibles, ¿cómo pueden llegar a serlo?

Nuestro pueblo ha logrado ancestralmente sobrevivir y ser sostenible. Es bastante inexplicable que a pesar de tanta explotación, nuestro pueblo haya encontrado formas para sobrevivir y sostenerse. Los medios comunitarios tienen ese desafío y esa es la principal preocupación.

¿Quiénes deben administrar estos medios comunitarios?

Las propias comunidades organizadas, en la forma que crean conveniente, respetando la legislación de cada país.

¿Quién elige la programación?

Deben ser medios de gestión participativa, en donde no hay ni un dueño, ni jefe que ordene que se lleve el lucro o ganancia comercial o política, o lo que fuera. Debe haber participación de la comunidad en la gestión, en la programación, en la producción. No como simples consumidores de mensajes, sino como productores emisores y que nuestros medios se conviertan en canales de expresión de las necesidades, y de las propuestas y proyectos, de las alegrías de los diferentes sectores.

¿Qué ha pasado con los medios comunitarios en el gobierno de Macri?

Ha modificado sustancialmente la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual. Suspendió los fondos que la ley destina para el fomento de los medios comunitarios y eso genera graves problemas.

¿Por qué a la derecha no le interesan los medios comunitarios? Porque entienden a la comunicación y a los medios como un negocio.

El proceso concluiría a final de año

706 proyectos concursan por una frecuencia

La Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) recibió 706 solicitudes para el concurso de redistribución de frecuencias. El jueves venció el plazo de la ciudadanía para participar en el proceso. Solo los habitantes de Manabí y Esmeraldas podrán postular hasta el 15 de julio.

Según la Arcotel, de los 706 proyectos 425 se recibieron en Quito; 123, en Guayaquil; 55, en Riobamba; 3 en Lago Agrio, 3 en Galápagos, 97 en Cuenca y Loja. Las autoridades estiman que en Quito se recibieron solicitudes para diferentes provincias.

En las diferentes zonales de la entidad se realizó una verificación; en Quito estuvo a cargo del notario 41, Miguel Albornoz. Una vez levantada la información, la Arcotel abrirá los sobres y analizará los planes técnicos, de gestión y de sostenibilidad.

Los 5 mejores puntuados por cada frecuencia pasarán al Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), que analizará los planes de comunicación. En concurso están 1.472 frecuencias, de ellas 846 son de Frecuencia Modulada (FM), 148 para Amplitud Modulada (AM) y 478 para televisión. 

Ayer la Superintendencia de Información y Comunicación (Supercom) premió a los ganadores del concurso “Conoce tú ley”. Damián Aguilar, de la Universidad del Azuay, obtuvo el primer lugar; María Belén Valladares (Universidad Católica de Santo Domingo) el  segundo, y Judith Bayas (Católica de Ibarra), el tercero.



 
« Julio 2012 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.