Viernes, 20 de octubre del 2017
Idioma Es Pt En

Google descubrió que operadores rusos invirtieron miles de dólares en anuncios para Youtube, Gmail y Google Search con el fin de inmiscuirse en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

Un informante dijo a Reuters que los anuncios no provienen de la misma entidad que compró los anuncios en Facebook, pero puede ser parte del esfuerzo de desinformación más grande de Rusia. Además señaló que el gasto publicitario ronda los 100 mil dólares.

Es probable que la revelación de Google impulse a un mayor escrutinio de los gigantes de tecnología, incluido Microsoft, Facebook y Twitter debido a que probablemente jugaron un papel involuntario, pero decisivo para las elecciones presidenciales, según información de Reuters. Las agencias de inteligencia de Estados Unidos llegaron a la conclusión de que el objetivo de los rusos fue apoyar la candidatura de Donald Trump.

Recientemente, Twitter y Facebook revelaron que usuarios rusos que trabajan para la Agencia de Investigación de Internet en San Petersburgo  utilizaron sus plataformas para comprar anuncios y publicar contenido políticamente divisivo en un intento de influenciar a los estadounidenses en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La Agencia de Investigación de Internet  emplea cientos de trolls bajo la apariencia de cuentas falsas de redes sociales que se presentan como residentes de Estados Unidos o Europa. Facebook descubrió que esta agencia había gastado alrededor de 100 mil dólares.

Por su parte, Facebook recientemente anunció cambios en la regulación para los anunciantes con el fin de tener mayor control en contenidos  basados en política, religión, etnia o asuntos sociales.

Un vocero de Google dijo que se encuentran investigando de manera exhaustiva con investigadores y otras compañías la intromisión a sus sistemas.

Como se había informado anteriormente, los ejecutivos de Facebook, Twitter y Google deberán testificar sobre la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales ante un panel de la Cámara de Representantes el próximo 1 de noviembre.

 

Publicado en Tecnología

La Corte Constitucional falló a favor de un comerciante de muebles que reclamaba a Google Inc. y Google Colombia el derecho a su buen nombre en internet.

Carlos Marín*, quien tiene una empresa de venta de muebles con domicilio principal en Ibagué, Tolima, interpuso una acción de tutela contra el gigante de las búsquedas porque consideró que su imagen estaba siendo vulnerada, luego de conocerse una serie de publicaciones anónimas que lo tildaban de estafador.

Los comentarios, que según Marín son falsos, se escribieron en un blog creado en la herramienta Blogger.com, de propiedad de Google Inc. El fallo recopiló comentarios como: “La empresa que dirige Carlos, se dedica a estafar a la gente por diversos medios. Piden primero un adelanto o el dinero completo y después de que se lo entregas desaparece con tu dinero”.

El vendedor asegura en la sentencia que el blog le ha generado problemas personales, para su familia y el negocio.

Al no encontrar denuncias probadas por el delito de estafa en contra de Marín, la Corte Constitucional determinó que los comentarios anónimos efectivamente violan los derechos a la honra y al buen nombre del demandante. En consecuencia, la entidad judicial ordenó a Google eliminar el blog en donde estaban plasmados los comentarios.

“Debido a que no se sabía quién hacia los comentarios, decidí, en ese mismo blog, solicitar respuestas a las acusaciones. Después de varios años, nunca aparecieron. Por tal motivo decidí entutelar”, le dijo Marín a EL TIEMPO.

Fue un proceso largo, de dos años; pero ya conseguí que Google quitara ese blog

Afirmó además que la decisión de la Corte “es una victoria y una alegría para limpiar mi nombre. Fue un proceso largo, de dos años; pero ya conseguí que Google quitara ese blog”.

Y no fue un proceso sencillo. El gigante de las búsquedas se protegía diciendo: “Blogger es un proveedor de herramientas de creación de contenido, no un intermediario de contenido. Permitimos que los usuarios creen contenido, pero no nos responsabilizamos de este (...). De acuerdo con el artículo 230 de la ley estadounidense de decencia en las comunicaciones, Blogger no retira material presuntamente difamatorio, injurioso o calumnioso”.

En este sentido, la Corte asegura en el fallo: “Resulta necesario advertir que ambas compañías (tanto Google Inc. como Google Colombia Ltda.) al ejercer actividades en Colombia están obligadas a respetar los derechos de los usuarios y consumidores de servicios de telecomunicaciones e internet en el país (...)”.

De hecho, la entidad judicial ordenó también al Ministerio TIC crear una regulación para proteger a los usuarios de internet frente a publicaciones difamatorias deshonrosas, calumniosas e injuriantes.

“Dicha regulación deberá ofrecer asesoría y acompañamiento a las víctimas de esta clase de publicaciones abusivas ante las plataformas digitales en las que estas hayan sido publicadas”, reza el fallo.

Publicado en Empresa

La Corte Constitucional de Colombia acogió la acción de tutela incoada por el propietario de una mueblería contra Google Inc. y Google Colombia Ltda., debido a una publicación anónima en un blog de internet de la plataforma www.blogger.com -de propiedad de la compañía Google Inc.-, en la que se afirma que la empresa “Muebles Caquetá” y su propietario estafan a sus clientes.

En su libelo, el accionante sostuvo que han sido afectados los derechos fundamentales a la intimidad, al buen nombre y a la honra. Cabe recordar que el peticionario había presentado una acción de tutela ante el Juzgado 21 Civil Municipal de Bogotá, la que fue denegada al considerar que ni Google Inc., ni Google Colombia Ltda. son responsables de la vulneración de los derechos fundamentales a la intimidad, a la honra y al buen nombre del accionante por cuanto no es responsabilidad de ninguna de las dos empresas rectificar, corregir, eliminar o complementar la información subida por los usuarios, pues sólo son procesadores de la herramienta.

En su sentencia, la CC colombiana señaló que, para que la acción de tutela proceda contra particulares, se deben verificar ciertos supuestos dentro de los cuales se encuentra el estado de indefensión por parte del afectado. Así, se constató que al ingresar las palabras “muebles Caquetá” en varios motores de búsqueda de datos en Internet, el primer resultado corresponde a la página web oficial de la empresa del demandante y que efectivamente dentro de los primeros resultados siguientes, aparece el blog titulado “No compren en Muebles Caquetá! Estafadores!” en el que se pueden confirmar las aseveraciones en contra del accionante, su trabajo y el de su empresa que ya se habían indicado al principio de este acápite, sin que este pueda hacer algo para cambiar o revertir esta situación ante la negativa de Google Inc., en tanto propietario de la plataforma “Blogger.com”, de retirar tal contenido de Internet. Es necesario aclarar que si bien Google Inc., no es el responsable de la publicación acusada, ni tampoco su autor, si es el propietario de la herramienta “Blogger.com”, que fue el lugar en donde una persona de forma anónima creó el contenido difamatorio, deshonroso y calumnioso contra el demandante y su empresa. Ahora bien, Google Inc. como propietario de “Blogger.com” ante una posible violación de su política de contenidos tiene el poder de “eliminar el contenido o manifiestamente ilegal, la entrada del blog o el blog; inhabilitar el acceso del autor a sus cuentas de Blogger, Google”, e incluso, “denunciar al usuario ante las autoridades competentes” cuando lo considere pertinente dentro de su política de contenidos.

En este orden de ideas, indica la Magistratura Constitucional colombiana, se puede afirmar que la empresa demandada cuenta con un significativo poder de manejo sobre la plataforma “Blogger.com”, a tal punto que puede eliminar blogs, cuando así lo considere pertinente tras una violación de su política de contenidos. Lo anterior permite inferir, que una vez agotadas las posibilidades de solicitar el retiro del blog acusado por parte del accionante, este quedó en situación de indefensión y sin ningún recurso efectivo para continuar su reclamación ante Google Inc. por la vulneración de sus derechos y la presunta afectación económica de su empresa como consecuencia de los comentarios ya referidos. Además, aunque Google Inc. ha manifestado que si bien está amparado por la legislación estadounidense en materia de libertad de expresión, protección de datos e infracciones a derechos de autor, y que por esta razón se niega a retirar de Internet el blog acusado, lo cierto es que las actuaciones de terceros en casos de difamación e imputación de conductas injuriosas y calumniosas tienen como límite la garantía de los derechos fundamentales de los usuarios de Internet, en especial, a la intimidad, buen nombre y honra. Incluso el derecho a la libertad de expresión tiene límites y dichos límites se encuentran cifrados en el contenido de la información o mensaje a difundir. Si tal información, por ejemplo, emplea frases injuriosas, desproporcionadas, con escarnio, calumnias o frases que atenten contra el honor, la prevalencia de dicho derecho cede a la protección de los derechos a la intimidad, a la honra y al buen nombre de las personas en Internet.

El fallo agregó, respecto a la vulneración de los derechos a la honra y al buen nombre del demandante, que esta se configura en la medida en que en el blog acusado se realizan una serie de afirmaciones, en las que le imputan al accionante la comisión del delito de estafa, sin que tales aseveraciones hayan sido denunciadas y probadas en un proceso penal o administrativo relacionado con la protección de los derechos del consumidor, vulnerando con ello también el derecho a la presunción de inocencia del actor.

En efecto, se arguye, el desconocimiento de estos derechos también se perfecciona cuando los hechos que afectan el prestigio y la reputación de la persona, no se encuentran probados o son falsos. Con todo, reitera que la honra es un derecho que debe ser protegido con el fin de no menoscabar el valor intrínseco de los individuos frente a la sociedad y frente a sí mismos, y garantizar la adecuada consideración y valoración de las personas dentro de la colectividad. Por otra parte, en el entorno social, la garantía del derecho a la honra y al buen nombre es un requisito indispensable para disfrutar de otros derechos. Es por tanto necesario que el ordenamiento jurídico destine mecanismos de protección encaminados a garantizar que no se afecten de forma desproporcionada o arbitraria los derechos en mención. Además, cualquier persona que quiera manifestar una o varias inconformidades con una empresa o con un producto en particular, bajo la legislación colombiana, cuenta con diferentes mecanismos legales para hacer su reclamo o denuncia efectivos sin necesidad de recurrir a publicaciones desproporcionadas u oprobiosas. En conclusión, es claro que con las afirmaciones difamatorias, desproporcionadas y calumniosas en el blog antes reseñado, el demandante sufre una afectación intensa a su dignidad y honor como persona y también, a sus derechos fundamentales a la intimidad, a la honra y al buen nombre.

Más adelante, el fallo sostuvo que, en este caso, Google Inc. no opera como un simple intermediario, un motor de búsqueda o un procesador de la herramienta “Blogger.com”, por el contrario, actúa como propietario de una plataforma digital que se ha negado a retirar de Internet, ante las reiteradas peticiones del afectado -que no cuenta con ningún otro recurso-, un blog anónimo que contiene calumnias, es difamatorio, deshonroso y que atenta no solo contra la dignidad del demandante sino además contra su derecho constitucional a la presunción de inocencia.

De esa forma, la Magistratura constitucional colombiana amparó los derechos fundamentales a la intimidad, a la honra y al buen nombre del demandante, y ordenó a Google Inc. en su calidad de propietaria de “Blogger.com” que elimine el blog con dirección http://muebles-caqueta.blogspot.com.co por cuanto su contenido imputa de forma anónima información no probada sobre la comisión del delito de estafa y otras expresiones que pueden considerarse calumnias contra el demandante y su empresa, y dado que este último no cuenta con otro recurso efectivo para obtener su pretensión. Adicionalmente, advirtió que en caso de crearse un nuevo blog anónimo en la herramienta “Blogger.com” con las mismas características, contra la misma persona y en los mismos o similares términos calumniosos y deshonrosos, Google Inc. deberá proceder como se ordena en esta sentencia. También se advirtió a Google Inc. que, mientras no regule la materia de los blogs anónimos con contenido difamatorio, desproporcionado, calumnioso o injurioso en la política de contenidos de su herramienta “Blogger.com”, en los casos en donde el afectado por esta clase de blogs demuestre no tener la posibilidad de defenderse, controvertir o rectificar en igualdad de condiciones la información allí contenida por la naturaleza anónima de la publicación, deberá proceder a eliminar el contenido denunciado sin exigir una orden judicial previa. Además, se le ordenó a Google Colombia Ltda. que realice todas las actividades que sean necesarias para lograr que Google Inc. retire el contenido identificado y denunciado en la presente acción de tutela. Por último, se le ordenó a ambas empresas que, en su calidad de proveedores de servicios de telecomunicaciones e Internet en Colombia, se inscriban en el registro TIC a cargo del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, tal y como lo establece la Ley 1341 de 2009 para compañías cuyas actividades y objeto corresponden al sector TIC con el objeto de ofrecer mayores garantías para la protección de los derechos de los usuarios y consumidores de servicios de telecomunicaciones e Internet en el país. En cuanto a la protección de los derechos de los usuarios de Internet en Colombia y los deberes del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para con ellos, se exhortó a este Ministerio a que, de no haberlo hecho, establezca una regulación nacional con miras a lograr la protección de los derechos de los usuarios de Internet, especialmente en lo que tiene que ver con publicaciones abusivas, difamatorias, deshonrosas, calumniosas e injuriantes, que atenten contra el honor de las personas en Internet, para evitar la repetición de hechos como los tratados en la presente acción. Asimismo, dicha regulación deberá ofrecer asesoría y acompañamiento a las víctimas de esta clase de publicaciones abusivas ante las plataformas digitales -nacionales o extranjeras- en las que estas hayan sido publicadas.

 

 

Vea texto íntegro de la sentencia.

Publicado en Regulación

La Corte Constitucional acaba de ordenar a Google Estados Unidos, el motor de búsqueda en Internet más grande del mundo, que debe respetar la legislación nacional en materia de protección de los usuarios y consumidores por ejercer sus actividades en el país.

Al fallar una tutela, la Corte dijo que si bien Google Inc. ha manifestado estar amparado por la legislación estadounidense en materia de libertad de expresión, protección de datos e infracciones a derechos de autor, estas actuaciones se ven limitadas cuando se presentan casos de calumnia, injuria y difamación a través de plataformas que tiene bajo su control.

El pronunciamiento lo dictó la Corte a la hora de proteger los derechos del propietario de Muebles Caquetá, que tiene como sede la ciudad de Ibagué y sucursales y Florencia y San Vicente del Caguán, quien interpuso una tutela luego de que una publicación anónima en la plataforma www.blogger.com, de propiedad de Google Inc., afirmara que se trata de un estafador.

En el proceso Google Colombia Ltda. señaló que no representa los intereses legales ni corporativos de Google en Colombia, sino solamente “es una agencia de gestión y venta de publicidad de Google, que tiene tanto personería jurídica como objeto social independiente”.

La Corte dijo que esto no impide a Google Colombia Ltda. acompañar la gestión del cumplimiento de las órdenes que se den a Google Inc, “máxime cuando esta última es su compañía matriz y cuenta con participación accionaria en su filial colombiana”.

Por esa razón, la Corte ordenó a ambas empresas que, deben haberlo hecho ya, y por ser proveedores de servicios de telecomunicaciones e Internet en Colombia, “se inscriban en el registro TIC... con el objeto de ofrecer mayores garantías para la protección de los derechos de los usuarios y consumidores de servicios de telecomunicaciones e Internet en el país”.

El caso

La tutela fue presentada por este hombre contra Google Inc. y Google Colombia Ltda,asegurando que en reiteradas ocasiones se había solicitado la eliminación de ese contenido, por considerar que ha afectado sus derechos, a su familia y a su negocio, sin poder controvertir las afirmaciones que se hacen en dicho post.

En el proceso, Google Inc. a través de la firma Gómez-Pinzón Zuleta Abogados, pidió negar la tutela asegurando que si bien es propietaria de la herramienta www.blogger.com, no es responsable por la información ni los contenidos redactados y compartidos por los usuarios en la mencionada plataforma digital, y que por su parte, Google sólo actúa como procesador de la herramienta y como tal, impone políticas a los usuarios, más no maneja, controla, ni produce contenidos.

En el fallo, la Corte señaló que el dueño de Muebles Caquetá está en una situación de indefensión y que Google Inc, como propietaria de Blogger, tienen la potestad de eliminar contenido que sea manifiestamente ilegal e incluso denunciar a su autor.

Además, reseñó que el demandante acudió a las acciones que le permite la plataforma y que cuando se busca “muebles Caquetá”, entre los primeros resultados, aparece ese blog, “sin que este pueda hacer algo para cambiar o revertir esta situación ante la negativa de Google Inc, en tanto propietario de la plataforma “Blogger.com”, de retirar tal contenido de Internet”.

“La Sala debe señalar que aunque Google Inc. ha manifestado que si bien está amparado por la legislación estadounidense en materia de libertad de expresión, protección de datos e infracciones a derechos de autor, y que por esta razón se niega a retirar de Internet el blog acusado, lo cierto es que las actuaciones de terceros en casos de difamación e imputación de conductas injuriosas y calumniosas tienen como límite la garantía de los derechos fundamentales de los usuarios de Internet, en especial, a la intimidad, buen nombre y honra”, explicó la Corte.

Además, señaló que sí hubo “una afectación a derechos fundamentales basada encomentarios desproporcionados, difamatorios y calumniosos dentro de un blog creado de forma anónima con tal propósito, el derecho a la libertad de expresión en Internet debe ceder ante la vulneración de los derechos fundamentales a la intimidad, a la honra y al buen nombre del demandado que a continuación se precisarán”.

En ese sentido, ordenó a Google Inc. eliminar en un mes el citado blog y le advirtió que esto puede seguir sucediendo mientas no “regule la materia de los blogs anónimos con contenido difamatorio, desproporcionado, calumnioso o injurioso en la política de contenidos de su herramienta “Blogger.com””.

Ordenan regulación

La Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que cree una regulación nacional para proteger los derechos de los usuarios de Internet, frente a publicaciones difamatorias.

La Corte consideró que se debe crear una normativa que proteja a las personas de publicaciones en la web que sean “abusivas, difamatorias, deshonrosas, calumniosas e injuriantes, que atenten contra el honor de las personas en Internet”.

“Dicha regulación deberá ofrecer asesoría y acompañamiento a las víctimas de esta clase de publicaciones abusivas ante las plataformas digitales en las que estas hayan sido publicadas”, dice el fallo.

Publicado en Empresas

El gigante tecnológico ha sido cuestionado tras hacerse público que los Home Mini, altavoces que lanzó el pasado 4 de octubre, presentan una falla en el sistema de activación por toque que permite la grabación de los ambientes en cualquier momento sin que los usuarios den el comando. Este miércoles anunciaron que la funcionalidad de toque será retirada permanentemente del dispositivo, que aún no ha salido oficialmente a la venta.

La falla en el sistema causó que los Home mini reconocieran un 'toque' al confundirlo con otras acciones como un golpe a la pared o una tos. El dispositivo se activaba sin que existiera una interacción real y no reportaba que estaba grabando (con el sonido característico del dispositivo). La situación fue identificada por Android Police, durante la revisión de algunas unidades, quienes encontraron que el altavoz había realizado miles de registros en diferentes momentos del día. 

Google ha manifestado que fueron pocas unidades, ya que el dispositivo no ha salido a la venta y solo algunas cantidades fueron entregadas durante los eventos de lanzamiento. La solución de software para desactivar el toque estaría lista el día 15 de octubre, antes de que las unidades lleguen en buques para ser distribuidas. 

Google decidió retirar permanentemente la funcionalidad asegurando que desean "que la gente tenga completa tranquilidad mientras usa Google Home Mini". Al desaparecer la opción, el dispositivo deberá ser activado únicamente por comando de voz. Los usuarios dirán el tradicional 'Ok, Google' en vez de presionar o tocar la superficie del parlante para activarlo. 

Esto no representa una limitación muy grande dado que está diseñado para ser un asistente virtual y teniendo en cuenta que los botones laterales seguirán funcionando para ajustar el volumen.

Publicado en Gadgets
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 427
 
« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.