Sábado, 18 de noviembre del 2017
Idioma Es Pt En

Revolución tecnológica y trabajo

- 14.08.2017, 12:09
disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

La revolución industrial

En la historia de la humanidad se pueden distinguir sucesos que han transformado el mundo. Uno de ellos fue la llamada “Revolución industrial”, evento ocurrido a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

Iniciado este movimiento transformador en Inglaterra, tuvo un efecto multiplicador y gradual en varios países, principalmente en Europa, aunque también influyó poderosamente en Estados Unidos.[1]

La invención de la máquina de vapor implicó un cambio sorprendente. También lo sería la aparición del motor eléctrico en el ocaso del siglo XIX.

Estas innovaciones propiciaron, en cierta medida, la sustitución de la fuerza física de las personas y de los animales por la máquina. Pero también los adelantos técnicos trajeron consigo importantes retrocesos.

Mientras los dueños del capital invertían en los nuevos desarrollos y ampliaban sus fortunas, los menos favorecidos de la sociedad no tenían más alternativa que trabajar en la industria con salarios y condiciones laborables patéticas.

La brecha entre ricos y pobres se ensanchó y desde entonces se comenzó a configurar la constante preocupación en torno de la sustitución de los seres humanos por las máquinas para el emprendimiento de las tareas productivas.

La revolución tecnológica

En las últimas décadas, las innovaciones -en especial las relativas al ámbito microelectrónico- han modificado la visión y la dimensión del mundo. Tanto el campo de la producción como el de los servicios se han automatizado y robotizado de forma considerable.[2]

A nivel de la ciencia también ha habido grandes impactos gracias a la tecnología (v.gr. en biología).

Y, por supuesto, el desarrollo cibernético ha generado impactos trascendentes en el mundo laboral.

Así como la revolución industrial propició la sustitución de la fuerza física de las personas, en el caso de la revolución tecnológica que hoy vivimos en plenitud, se ha motivado el relevo del poder intelectual del ser humano por la inteligencia artificial.[3]

En esa tesitura, los aportes de las nuevas tecnologías de la información pueden constituirse como áreas de oportunidad o como riesgos en materia laboral.

Las áreas de oportunidad en el trabajo con el uso de las nuevas tecnologías

Son muchas las bondades de las nuevas tecnologías en relación con la dinámica laboral.

Sin embargo, lamentablemente, los gobiernos no han sabido aprovechar las áreas de oportunidad que representa el uso de las nuevas herramientas electrónicas en el trabajo. Ya es tiempo de formular políticas públicas que tomen en cuenta las ventajas de las tecnologías de la información en el desarrollo laboral.

Algunos ejemplos de estas áreas de oportunidad son las siguientes:

1. Los trabajadores pueden evitar el gasto, en tiempo y en dinero, de los traslados desde sus casas a los centros de trabajo.

Con una planeación adecuada y el establecimiento de metas en tiempos determinados, tanto en el sector público como en el privado, se podría generar un rendimiento laboral más óptimo.

Cada empleado, desde su hogar, podría cumplir cabalmente con sus compromisos de su jornada laboral y podría aprovechar de mejor manera el tiempo que le implican los traslados, ida y vuelta, de su domicilio a la sede de su trabajo.

2. Como consecuencia del numeral anterior, el tiempo y el dinero que los trabajadores se ahorrarían, podrían emplearlo para convivir con sus familias, para realizar una actividad deportiva, lúdica o académica. Con ello se generaría en paralelo una nueva economía en los establecimientos de divertimento o de educación a los cuales acudirían los trabajadores.

3. Ya existen muchos empleos que se realizan en línea. El reto es imaginar oportunidades laborales que se pueden generar, en este formato, que impliquen múltiples beneficios tanto para los inversionistas como para los trabajadores.

4. El desarrollo tecnológico crece a pasos agigantados. El conocimiento especializado que se requiere para el campo cibernético es una gran área de oportunidad para muchas personas. Invención de aplicaciones, manufactura, ingeniería, ventas, asesoría legal, entre otras, son oficios y profesiones que servirán para el crecimiento de este mercado emergente.   

5. Cada vez más se utilizan las herramientas cibernéticas para la capacitación en el trabajo. A las empresas y el gobierno les conviene contar con personal especializado, de ahí la importancia de que se invierta en la capacitación en línea.

6. El Internet de las cosas va a ampliar las gamas de servicios, nuevas oportunidades laborales, en especial en áreas donde se requiere mayor exactitud (por ejemplo, en medicina ya se emplean más robots para cirugías de precisión; en ingeniería se automatizarán muchos de sus procesos), además servirá a muchos empleadores para que sus trabajadores puedan programar sus comisiones de trabajo con mayor anticipación y precisión: el uso del transporte público o privado y los lugares adecuados para el aparcamiento de los vehículos.

También les ayudará a realizar de mejor manera su actividad: la asistencia de dispositivos para escuchar y, en su caso, contestar los mensajes enviados a los correos institucionales; el apoyo de instrumentos tecnológicos que les permita potenciar los resultados de su esfuerzo (estadísticas más exhaustivas, monitoreo de estrategias y acciones, gráficos más ilustrativos).

Los riesgos al trabajo debido a la tecnología

Podemos enumerar a título de ejemplos los siguientes.

1. El más preocupante: que por virtud de la automatización y robotización de procesos en la cadena de producción e, incluso, de servicios, se sustituya a las personas y ello derive en un desempleo galopante, o lo que algunos autores llaman la “desaparición del trabajo asalariado”.[4]

2. Los poderes públicos pueden quedar rezagados en cuanto a las regulaciones que deben dictar vinculadas a las innovaciones tecnológicas y sus repercusiones en las relaciones laborales, lo que ocasionaría incertidumbre jurídica y mayores conflictos legales. Algunas de esas controversias que no están previstas aún en los ordenamientos jurídicos son:

a) La aplicación de las herramientas cibernéticas (Internet, correo electrónico y fax), por parte de los trabajadores, en un lugar distinto a los centros laborales (domicilios particulares).

b) La supervisión patronal, a través de medios tecnológicos, respecto del uso de dichas herramientas.

c) El control directivo y disciplinario de los empleadores hacia los trabajadores y las restricciones de esa facultad de vigilancia frente a los derechos laborales.[5]   

3. Nuevas prácticas de las empresas y los gobiernos pueden poner en riesgo la privacidad de los trabajadores, por ejemplo, la video vigilancia o la intervención de las comunicaciones privadas sin contar con la anuencia de los empleados, lo cual vulneraría sus datos personales.

Como se puede advertir, inmersos en los cambios propios del desarrollo de las nuevas tecnologías, y más allá de los problemas que indudablemente se van a enfrentar, los poderes públicos y las directivas de las empresas tienen el tiempo y los recursos económicos para que la revolución cibernética produzca más beneficios que males para los ciudadanos. Sólo es cuestión de que asuman, con firme convicción, su alta responsabilidad social.



[1] Chaves Palacios, Julián, “Desarrollo tecnológico en la Primera Revolución Industrial”, en Norba. Revista de Historia, vol. 17, España, Universidad de Extremadura, 2004, pp. 95 y 96.

[2] Schaff, Adam, Humanismo ecuménico, Madrid, Trotta, 1993, p. 22.

[3] Ibídem.

[4] Schaff, Adam, op. cit., p. 24.

[5] Carrasco Hernández, Felipe Miguel, Derecho del trabajo y nuevas tecnologías, México, Porrúa, 2016, pp. 44-49.

Armando Alfonzo Jiménez

Armando Alfonzo Jiménez es constitucionalista y consultor.

 

Las más leídas

  1. Agencia
  2. Mediatelecom
« Enero 2014 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.