Domingo, 10 de diciembre del 2017
Idioma Es Pt En

En 24 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) mucho ha cambiado, pero las telecomunicaciones se han transformado. En 1994, cuando entró en vigor el acuerdo trilateral, las telecomunicaciones no formaron parte de la negociación, hoy son el sistema nervioso de la llamada “nueva economía”. Hace casi cinco lustros el objetivo era eliminar gradualmente las barreras físicas al libre comercio; hoy, además, se busca borrar las barreras digitales que aún existan.En 24 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) mucho ha cambiado, pero las telecomunicaciones se han transformado. En 1994, cuando entró en vigor el acuerdo trilateral, las telecomunicaciones no formaron parte de la negociación, hoy son el sistema nervioso de la llamada “nueva economía”. Hace casi cinco lustros el objetivo era eliminar gradualmente las barreras físicas al libre comercio; hoy, además, se busca borrar las barreras digitales que aún existan.

Entonces las telecomunicaciones eran infraestructuras y servicios que se prestaban por separado; hoy existe una convergencia de redes, servicios, contenidos, plataformas, regulaciones, estrategias de mercadotecnia y propuestas de diseño cada vez más atractivas e innovadoras. En 1994 había mercados, ahora tenemos ecosistemas digitales. Ese año la penetración de telefonía móvil en México era de 0.62% por cada cien habitantes y existían 9.8 millones de teléfonos celulares. Hoy la penetración es de 91% y un total de 112 millones de líneas.

Hace 24 años las telecomunicaciones eran servicios útiles para la población, hoy forman parte fundamental de la vida cotidiana de las personas y difícilmente podemos imaginar nuestras actividades diarias sin un teléfono móvil conectado a la red. Las telecomunicaciones eran un sector, ahora las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la conectividad han impactado directamente en la productividad de todas las industrias y sectores: educación, salud, energía, transporte, agrícola, cultural…

Tiempo atrás el negocio era la voz, hoy son los datos. Ayer hablábamos de llamadas telefónicas y SMS; desde 2013 el acceso a las TIC, incluida la banda ancha, es un derecho fundamental y las telecomunicaciones, un servicio público. Entonces las telecomunicaciones eran sinónimo de fierros, hoy el valor radica en la cultura y los contenidos simbólicos que transportan. Antes sólo nos catalogaban como suscriptores o clientes, hoy los usuarios también creamos valor en la red: estando conectados, configurando la red con nuestros hábitos (consumo de video y redes sociales), produciendo contenidos o simplemente compartiéndolos.

Ayer las TIC eran herramientas para incrementar la productividad, hoy lo son para el desarrollo social y contribuyen a erradicar la pobreza y las brechas todavía existentes, incluida la digital. En 1994 el modelo de gestión de redes era centralizado, hoy hablamos de gobernanza de internet como un nuevo sistema tecnológico. Defendíamos el acceso universal a los servicios de telecomunicaciones, hoy también la neutralidad de la red.  Hace 24 años los productos de las industrias culturales (películas, libros, música) se consumían en formatos físicos; ahora todos esos contenidos son digitales, circulan por la red y se pueden descargar o consumir vía streaming a través de múltiples dispositivos. Los flujos de información, contenidos y valores de Estados Unidos siguen siendo dominantes, pero ahora es posible acceder a producciones de cualquier parte del orbe.

Hace 24 años dominaban los grandes grupos de medios, como Disney, Time Warner, News Corporation, Universal y Vivendi; actualmente, además de esos consorcios, existen los gigantes de internet: Google, Facebook, Amazon, Netflix, Uber. Salvo Microsoft y Apple, ninguna de esas empresas de Internet existía cuando Salinas, Bush y Mulroney negociaron el Tratado de Libre Comercio. ¿Por qué en ese tiempo México no innovó y creó sus propios modelos de negocio basados en internet?

Todo ha cambiado, menos las asimetrías entre México, Estados Unidos y Canadá. Las disparidades en otras industrias se repiten en telecomunicaciones. De los ingresos totales del servicio móvil en Norteamérica, los operadores de Estados Unidos generan 89%, Canadá 6% y México 5%. De ese tamaño es la (des)proporción pero también las oportunidades. Norteamérica es un mercado común y natural. Comercio electrónico y transacciones digitales… pero  también ciberseguridad y riesgos a la privacidad y los datos personales.

Estos últimos son la moneda de cambio para disfrutar “gratuitamente” de infinidad de aplicaciones, servicios y plataformas que nos ofrecen las empresas de internet y que forman parte de nuestras actividades diarias como correo electrónico, apps de mensajería o nuestros perfiles en redes sociales. ¿Cómo dejar todos estos temas y más fuera de la renegociación del TLCAN?

A diferencia de otros sectores, en telecomunicaciones México tiene un ligero superávit con respecto a Estados Unidos, debido a que son tecnologías bidireccionales. En 2015, México importó 157.2 mil millones de dólares en servicios de telecomunicaciones, en tanto que exportó 159.4 mil mdd (OMC-Banco Mundial).

En México las telecomunicaciones contribuyeron en 2015 con 3.5% del PIB, superior a la contribución en Estados Unidos (2.7%) y Canadá (2.1%) (IFT). México es la segunda ruta de llamadas telefónicas salientes de la Unión Americana. Desde el territorio estadounidense se generaron 20 mil millones de minutos en 2014, 23.7% del total de llamadas internacionales, sólo superado por India y por arriba de Canadá y la Unión Europea.

En cuanto a internet, gran parte del tráfico de México es intercambiado en Estados Unidos, lo cual encarece las comunicaciones. El 84% del tráfico de internet en México es internacional, generando costos de transporte en beneficio de los IXP ubicados en Estados Unidos, en tanto que sólo 16% del tráfico queda hospedado en el país.

Cualquier renegociación del TLCAN debiera reconocer el derecho fundamental de acceso a las TIC; la protección de la privacidad y de los datos personales; encriptación de las comunicaciones digitales; autorización expresa de los usuarios mexicanos para que las empresas tecnológicas utilicen sus datos; permitir el llamado “Cross Border Portability”, que consiste en que cualquier contenido (video, música, publicaciones) descargado en plataformas pueda ser consumido en México, Estados Unidos y Canadá sin restricciones; igualdad regulatoria para que en los tres territorios se fomente la convergencia, la inversión por infraestructura, los fondos de acceso universal, las políticas públicas y las agendas digitales para garantizar el derecho de acceso a las TIC y la banda ancha.

Publicado en Regulación

Interesantes resultados arrojó la Segunda Encuesta 2017 realizada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Esta ocasión me limitaré a transcribir algunos párrafos del comunicado del regulador que hacen una síntesis de los hallazgos.

“El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció los resultados de la Segunda Encuesta 2017, la cual permite conocer los patrones de consumo, niveles de satisfacción y experiencia de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones, de acuerdo a su capacidad de acceso, uso y calidad percibida de los servicios de Internet fijo, telefonía fija, telefonía móvil y televisión de paga…

“Por lo que se refiere a la medición de los niveles de satisfacción de los servicios de telecomunicaciones a través de la percepción de los usuarios, el Índice General de Satisfacción (IGS) de la Segunda Encuesta 2017 arrojó que los usuarios se encuentran más satisfechos con los servicios de telefonía fija (74.2) y telefonía móvil (72.6), mientras que los servicios con las menores puntuaciones fueron televisión de paga e Internet fijo (71.1, cada uno) en una escala de 0 a 100 puntos.

Patrones de consumo y conocimiento de servicios. “La Segunda Encuesta 2017 elaborada por el IFT también revela que las principales actividades realizadas por los usuarios de Internet fijo son: acceder a redes sociales, enviar mensajes instantáneos y ver videos cortos.

En lo que a telefonía fija se refiere, la mayoría de los usuarios llama a números fijos y menos de un tercio hace llamadas internacionales. Menos del 50% de los usuarios conoce las características de los servicios que tiene contratados.

En telefonía móvil, la mayoría usa su teléfono para acceder a redes sociales y alrededor del 90% utiliza aplicaciones para enviar mensajes de texto a través de Internet. Los usuarios de este servicio pagan entre mil y menos de seis mil pesos por un equipo terminal (teléfono móvil), el mayor porcentaje de usuarios recargan montos que van de 31 a 100 pesos, mientras que en el caso de los planes de pospago, los usuarios señalaron que pagan entre los 200 y 400 pesos mensuales, dependiendo el proveedor de servicio.

Por lo que toca a los usuarios de televisión de paga los horarios de mayor consumo son de 18:00 a 24:00 horas.

Para la realización de la Segunda Encuesta 2017, se llevaron a cabo 10,655 entrevistas en todo el país, a usuarios de servicios de telecomunicaciones de 18 años en adelante. El periodo de levantamiento fue del 21 de julio al 18 de agosto del 2017.

 
Publicado en Empresas
Viernes, 08 Diciembre 2017 09:19

Aprobarán NOM para antenas de telefonía

Ha pasado más de una década desde que a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) prometió que daría a conocer su opinión sobre la emisión de ondas electromagnéticas para antenas de telefonía celular.


Desde entonces, la ya extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel)  realizó consultas públicas para conocer la opinión del sector y, por supuesto, de los usuarios en un tema técnico, complejo y relevante que ocupa la atención de autoridades regulatorias de las telecomunicaciones en todo el mundo. En Estados Unidos, en España, en Perú, Chile y hasta en Grecia, la proliferación de los teléfonos inteligencias y la necesidad de estar hipercomunicados ha generado la necesidad de contar con un mayor número de antenas que no siempre son bien recibidas por las comunidades. Por eso es importante, una NOM, criterios y reglas para garantizar el derecho de vía. La necesidad de avanzar más rápido en el desarrollo de redes para las telecomunicaciones es tal que el gobierno ha puesto a disposición de los concesionarios un enorme inventario de inmuebles del sector público para instalar antenas, el cual, sin embargo, no será suficiente.


Así han pasado diez años y, bajo la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y la gestión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), se realizó otra consulta y se avanzó en el anteproyecto de Norma Oficial Mexicana (NOM) ( 126- SCT-1 SSA1-2012)  que se propuso para establecer un nivel máximo de exposición a ondas electromagnéticas. Los 300 gigahertz que marcan organismos internacionales como nivel máximo de emisión de señales para antenas en su exposición en comunidades, sigue siendo el parámetro que el IFT presentaría a su pleno para aprobación antes de que termine el primer trimestre del próximo año. Este nivel máximo fue publicado en 1998 por la Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), una organización científica independiente reconocida por la OMS.


Hasta ahora, el problema es que sin la NOM publicada no existe obligatoriedad ni vigilancia. Todo está en el aire y sujeto a discrecionalidad.


México se ubica en el grupo de países con menor nivel de restricciones y mayor permisividad respecto a radiación y proximidad en la instalación de antenas. Junto con Estados Unidos, España, Perú e Irlanda, México se encuentra a la zaga de las medidas para restringir de manera estricta las señales de telecomunicaciones en comunidades habitacionales y edificios educativos.


En América Latina, Chile encabeza las mayores restricciones junto con Canadá. En Europa,  Suiza, Luxemburgo y los Países Bajos se encuentran a la cabeza de las reglas para proteger a sus comunidades. Los datos forman parte del comparativo internacional que realizó la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción en Chile luego de que se aprobó la Ley de Torres y Antenas.


En Chile, en contraste, grupos empresariales consideran que la Ley de Torres y Antenas resulta restrictiva y perjudicial para el sector

Publicado en Infraestructura
Jueves, 07 Diciembre 2017 06:57

Derechos de audiencias: resolverá la Corte

 

Será la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quien resuelva el caso de los “lineamientos sobre derechos de las audiencias”, asunto que provocó durante 2017 una discusión en la que intervinieron concesionarios de radio y televisión, partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil, la Iglesia católica, empresas de consultores y académicos.

Lineamientos

Recordemos que dentro de la reforma en telecomunicaciones se incluyó en el artículo sexto constitucional, fracción VI, la siguiente disposición: “La ley establecerá los derechos (…) de las audiencias, así como los mecanismos para su protección”. En atención a ello, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión incluyó esos derechos en su artículo 256. Algunos de ellos son: a) “recibir contenidos que reflejen el pluralismo ideológico, político, social y cultural y lingüístico de la nación”; b) que la programación responda “a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones que fortalezcan la vida democrática de la sociedad”; c) “que se diferencie con claridad la información noticiosa de la opinión de quien la presenta”; d) “que se aporten elementos para distinguir entre la publicidad y el contenido de un programa”; e) evitar toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra...”.

El 21 de diciembre de 2016, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), en uso de sus facultades, publicó en el Diario Oficial de la Federación los Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias, que previamente puso a consulta pública.

Reacciones

En enero de 2017 empezaron las reacciones contra los lineamientos del Ifetel: sus detractores los consideraron “excesivos” y atentatorios contra la libertad de expresión. Algunos conductores de noticiarios impugnaron principalmente el lineamiento relativo a diferenciar con claridad la información noticiosa de la opinión.

La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión se quejó de que sus objeciones durante la consulta pública que precedió a la publicación de los lineamientos “no fueron escuchadas” por el Ifetel y hasta la jerarquía católica entró al debate: el 29 de enero de 2017, la Arquidiócesis de México impugnó en su órgano oficial Desde la fe los lineamientos: afirmó que el Ifetel “pretende asumir facultades extralegales y cuasinquisitoriales”.

Puestos de acuerdo

El 31 de enero, la Presidencia de la República tomó partido: presentó ante la SCJN una controversia para impugnar “ocho artículos de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión” por considerarlos “inconstitucionales”; según la Presidencia, al publicar los lineamientos sobre los derechos las audiencias el Ifetel “invadió facultades que corresponden al Ejecutivo Federal”.

Ese mismo día, como si se hubiera puesto de acuerdo con el gobierno, Pablo Escudero del PVEM, entonces presidente del Senado, presentó ante la Corte otra controversia en contra de los lineamientos porque, a su juicio, el Ifetel excedió sus facultades e “impuso medidas excesivas a la radio y la televisión que son contrarias a la Constitución”. La Corte no ha resuelto sobre esas controversias.

Última palabra

Para cerrar la pinza, el diputado Federico Döring presentó el 14 de febrero una iniciativa para modificar 10 artículos de la LFTR con el fin de limitar las facultades del Ifetel en materia de contenidos, publicidad y defensoría de audiencias y dejarlo incapacitado para emitir lineamientos sobre derechos de las audiencias. La iniciativa de Döring fue aprobada el 27 de abril en la Cámara de Diputados por  208 votos a favor, 192 en contra y 9 abstenciones.

El 26 de octubre fue aprobada también en el Senado por 72 votos a favor (55 del PRI, 11 del PAN, 5 del PVEM y uno “sin grupo”), 13 en contra (12 del PAN y uno del PRD) y tres abstenciones. Solo participaron en la votación 88 de los 128 senadores porque los legisladores del PRD, PT y Morena abandonaron la sesión. Esos senadores y los que votaron en contra lograron formar un grupo de 47 legisladores, suficiente para presentar ante la SCJN, la semana pasada, una controversia constitucional contra las reformas a la ley. Un trabajo más para la Corte.

Publicado en Regulación

El Senado acaba de aprobar la Ley Fintech, la que regula las operaciones financieras en internet donde cada vez hay más operaciones de crédito y de préstamos.

 

La ley no hace más que regular lo que ya existe y era un hueco legal. En dicha legislación, el Banco de México sí acepta las criptomonedas como medios de pago, es decir, con las cuales se puedan hacer operaciones financieras en internet. Hasta ahí.

 

LA ÚNICA MONEDA ES EL PESO MEXICANO

 

Incluso, el nuevo gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, nos ha dicho que el Bitcoin y otras criptomonedas son un medio de pago electrónico, pero no son una moneda que se pueda atesorar, por ejemplo.

 

Moneda: sólo el peso mexicano, respaldada por el Banco de México. Y las criptomonedas, como el Bitcoin, se quedan como un medio de pago electrónico, es decir, una forma para hacer operaciones financieras o comprar y vender a través de internet. Pero no son resguardo de valor. Ni están respaldadas por el Banco de México.

 

CRIPTOMONEDAS VALEN SÓLO EN INTERNET PARA OPERACIONES

 

En otras palabras: las criptomonedas pueden ser utilizadas como medios de pago, pero en el momento que salgan de internet, nadie está garantizando su cambio por pesos mexicanos.

 

Las criptomonedas, como resguardo de valor o atesoramiento, seguirán teniendo un altísimo riesgo: no son aceptadas en México.

 

Y su único sistema vigente es dentro de internet como medios de pago. Si sale de internet, no vale nada.

 

CNBV, REGULADOR DE INSTITUCIONES DE TECNOLOGÍA FINANCIERA

 

La Ley Fintech, además de aceptar las criptomonedas como medios de pago electrónicos, también reconoce dos tipos de las llamadas Instituciones de Tecnología Financiera. Por un lado estarán los crowdfunding, muy utilizados en Estados Unidos, de financiamiento colectivo. Por otro lado están las instituciones de fondos de pago electrónico.

 

El regulador de este tipo de Instituciones de Tecnología Financiera es la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a cargo de Jaime González Aguadé.

 

La Ley Fintech fue impulsada por Vanessa Rubio, la subsecretaria de Hacienda, en los tiempos de Meade, y después, ya cuando llegó González Anaya, también la vio con buenos ojos. Consiste en regular una realidad: el financiamiento vía internet. Pero sin caer en un encaje regulatorio que las haga costosas, sino simplemente para tener un control de ellas. Los bancos tenían temores respecto de la Ley Fintech, pero, al parecer, la Asociación de Bancos de México, presidida por Marcos Martínez, ve con buenos ojos la regulación y la interacción que podrán hacer los bancos con estas Instituciones de Tecnología Financiera.

 

Publicado en Negocios
«InicioAnterior12345678910SiguienteFinal»
Página 1 de 1380
 
« Diciembre 2014 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

 

  



Es una publicación de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C. Todos los derechos reservados © 2017

Los nombres de los espacios Mediatelecom Minuto a Minuto, Mediatelecom Américas, Sociedad de la Información e Internet y Telecomunicaciones,
Sociedad y Desarrollo son segmentos de Cultura, Comunicación y Desarrollo, S.C que ofrecen un servicio sin fines de
lucro y proporcionan el enlace directo a la fuente original, respetando los derechos de autor del editor y del autor sin alterar o
modificar parcial o totalmente la obra autoral originaria.