Connect with us

COLUMNISTAS

Megacompra: AT&T- Time Warner; en México, condicionada

Published

on

Excélsior – José Yuste

Un tribunal de Estados Unidos acaba de aprobar una megacompra que cambiará las reglas del juego entre telefónicas y empresas de contenidos. Aceptó que la compañía telefónica AT&T compre en la friolera de 85 mil millones de dólares a Time Warner.

En otras palabras: La telefónica AT&T está comprando a la compañía de contenidos Time Warner, que posee distintos canales de entretenimiento como HBO, Warner Bros., TNT o en el segmento de noticieros tiene a CNN.

De hecho, la megacompra había sido impugnada por el gobierno de Donald Trump, a quien no le gustaba nada que CNN, un canal que considera que está en contra suya, tuviera una fusión de este tipo. Pero al final, un tribunal aceptó la megacompra… sin condiciones.

COMPETIRÍA CON NETFLIX O GOOGLE

Las reglas del juego en telecomunicaciones están cambiando. Ahora las compañías telefónicas o cableras podrán obtener a las de contenidos. Vaya, en otras palabras, el vehículo ya no sólo será vehículo, sino también generador de contenidos.

Claramente es una competencia para ir en contra de los sistemas de streaming exitosos, como Netflix o Google, con canales como YouTube. De hecho, en Estados Unidos vienen nuevas consolidaciones. A la de AT&T-Time Warner le vendría la compra buscada por la compañía cablera Comcast, para quedarse con 21st Century Fox. Para ello, Comcast tendrá que superar la oferta de 51 millones de dólares presentada por Disney para quedarse con 21st Century Fox. Ya veremos. Lo importante: La industria cablera y de compañías telefónicas se unen a las de contenidos.

EN MÉXICO, IFT IMPONE CONDICIONES PARA TV DE PAGA

Aquí en México, la megaoperación AT&T-Time Warner sí fue aprobada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), sólo que bajo condiciones.

El IFT busca que AT&T-Time Warner sigan ofreciendo los canales de televisión de paga que tienen, como HBO y demás, a los distintos competidores. Recordemos que AT&T en México, de manera indirecta, es accionista de Sky México, que pertenece a Televisa. El IFT pidió a AT&T la separación de Sky México a nivel de consejeros y personal relevante.

El regulador también pidió la separación de HBO LAG de las operaciones de Time Warner para que siga siendo proveedor para la televisión de paga. Habría obligaciones de atender las solicitudes de acceso a canales de Time Warner, en condiciones competitivas. Y habría mecanismos de reporte y verificación.

ALIANZAS IMPENSABLES, FALTA COMCAST-21ST CENTURY FOX

Ahora, lo que llama la atención es lo que están viendo las autoridades estadunidenses, donde están permitiendo alianzas que anteriormente hubieran sido impensables, por sus dimensiones y alcances.

Pero ahora son posibles porque se enfrenta, sencillamente, a nuevos competidores: Las plataformas de internet. Nadie puede dejar de ver que Netflix y Google-YouTube son competidores nuevos que crecen aceleradamente y con gran impacto en los países. Ante ello, las autoridades están permitiendo a las compañías telefónicas-cableras, que sólo otorgaban los servicios de telefonía e internet, pero que no tenían contenidos, que puedan adquirir a los generadores de contenidos.

Allá en EU se aprobó la fusión AT&T-Time Warner por 85 mil millones de dólares. Ahora viene la de Comcast (que le ganaría a Disney) para comprar 21st Century Fox. En México, la fusión AT&T-Time Warner fue aprobada por el IFT con condicionamientos. Y es una prueba de lo que viene en el mundo de las telecomunicaciones: La consolidación entre empresas.

 

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COLUMNISTAS

Licitación en la banda de 2.5 GHz

Published

on

La Razón – Roberto García Requena

Se terminó la etapa de presentación de ofertas para la licitación para la concesión del uso, aprovechamiento y explotación comercial de 120 MHz del espectro radioeléctrico, que actualmente se encuentran disponibles en la banda de frecuencias 2500-2690 MHz, en la que según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, “el espectro asignado generará ingresos cercanos a $44,400 millones de pesos (contraprestación más derechos anuales) para el Estado durante los próximos 20 años”.

También se menciona que el pleno de dicho instituto, tendrá un periodo de 20 días hábiles después de la publicación oficial de los resultados para emitir el fallo correspondiente, determinando así a los ganadores de esta licitación y los bloques específicos de espectro que les corresponderán.

De acuerdo con los resultados obtenidos y al espectro asignado en esta licitación,  AT&T y Telefónica podrían contar con un espectro de la banda 2.5 GHz, el cual les permitiría brindar una oferta de mejor calidad, con servicios de banda ancha de mayor velocidad para los usuarios dentro del mercado de telecomunicaciones en México; y de acuerdo con el IFT su distribución final del espectro asignado quedaría como el cuadro de arriba.

Como parte de las obligaciones de cobertura que tendrán los participantes en esta licitación, según datos del IFT, “incluyen la prestación de servicios en al menos 200 de las 557 poblaciones de entre 1,000 y 5,000 habitantes que aún no cuentan con servicio móvil; cubrir al menos 10 de las 13 zonas metropolitanas del país con más de un millón de habitantes, con infraestructura propia en la banda de 2.5 GHz, y cubrir troncales carreteras asociadas con cinco zonas económicas especiales decretadas por el Gobierno Federal, en un plazo máximo de cuatro años”.

Cada vez va tomando más fuerza el mercado de telecomunicaciones en México, el cual poco a poco ha beneficiado y mejorado sus condiciones de competencia en el país. La tenencia final de espectro por parte de todos los operadores móviles en el país (de lo cual hablaré en mi próxima entrega) es cada vez más pareja.

Continue Reading

COLUMNISTAS

Roku

Published

on

La Crónica de Hoy – Claudia Villegas

Los creadores y tecnólogos de Roku en Estados Unidos acertaron en la innovación que los llevó a desarrollar un dispositivo que puede convertir a cualquier televisión en una Smart TV. No son pocos los analistas que han llamado a Roku “la nueva televisión”. Ellos, los fundadores de Roku, lo están haciendo muy bien en materia de tecnología.

El problema, y no sólo se advierte en México y EU, es que no están respetando muchos derechos de terceros. Un exfuncionario del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) me confirmó que sí, que en efecto, la tecnología de Roku es simplemente vulnerable frente a la piratería.

El FBI, que en EU persigue al crimen organizado que ahora ha penetrado internet para robar contenidos, está al pendiente de los canales “privados” que en Roku no respetan los derechos de terceros. Twitter decidió que no participaría en la plataforma de Roku porque, simplemente, no podía garantizar la seguridad.

En fin, Roku nació con un gran atractivo vinculado con la neutralidad de la red y con la buena intención de permitir que canales “privados” y con sus derechos muy bien documentados, se dieran a conocer entre su público sin necesidad de cubrir grandes cosas. Muy bien. El problema es que es plataforma –hasta cierto punto colaborativa– pudiera estar siendo utilizada para dar la vuelta al legítimo pago de derechos de artistas, creadores y productores.

Y así ha ganado fama, no siempre buena. Le pregunté a un niño de 14 años si conocía el sistema Roku y me contestó sin más: “Claro, se lo compramos hace tiempo a mi abuelita porque era más barato y allí puedes ver muchas películas como piratas”. El tema, para el debate, mientras los tribunales tendrán que dirimir este tema de propiedad intelectual y competencia leal.  Otro tema para la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) que lleva Alejandra Palacios.

 

Continue Reading

COLUMNISTAS

TV de paga: precios reales y márgenes a la baja

Published

on

El Economista – Ernesto Piedras

En el nuevo ecosistema competitivo de contenidos audiovisuales, se observa una propensión creciente a aplicar recursos en su apropiación, por parte de las audiencias. También es notoria la tendencia al alza en los costos y gasto para la producción, creación y distribución de estos materiales creativos.

Esto último se deriva de la mayor competencia a partir de la incursión de jugadores, crecientemente sobre atractivas plataformas y con producciones originales, que derivan en una oferta disruptiva que se posiciona como atractiva para las audiencias.

Un caso relevante que ejemplifica lo anteriormente descrito es el de la NBCUniversal, una de las principales productoras de contenidos audiovisuales en el mundo. Tan sólo en los últimos tres años tuvo que expandir su gasto en generación de nuevas producciones en 9.7% en términos anuales, para alcanzar un aumento acumulado de 32.2% entre el 2014 y el 2017 (8,700 millones de dólares). Esta tendencia a elevar el gasto en producción ha resultado en una elevación de los precios por la contratación de servicios de televisión de paga en mercados como el estadounidense y el mexicano, al traducirse en un alza en el costo de adquisición y transmisión de estos contenidos para los proveedores del servicio.

En EU, los precios de la televisión por cable y televisión por satélite incrementaron 11.0%, en los últimos tres años, entre junio del 2015 y junio del 2018. Apenas una tercera parte del crecimiento en las inversiones ejercidas en la generación de nuevo contenido, en el caso de NBCUniversal.

Un escenario similar tiene lugar en el caso de las suscripciones de contenidos de video bajo demanda por suscripción, tal que experimentan incrementos en precios al usuario final, derivado de la creciente inversión en la generación de contenidos originales que los coloque entre los preferidos de la audiencia.

Desde su incursión como creador de contenidos audiovisuales, Netflix ha aumentado el precio de su suscripción hasta en 60%, con motivo del marcado crecimiento que registra en su gasto en la creación y distribución de contenidos, por ejemplo, de 33.3% en el 2017 (9,200 millones de dólares). Tan sólo el año pasado dio a conocer un aumento de 10% en el precio de su suscripción estándar (10.99 dólares estadounidenses-USD), tras nivelar el costo para todos sus usuarios en 9.99 USD.

El caso mexicano sigue las tendencias de estos mercados internacionales, tanto por el lado de los costos de sus contenidos como por el de los precios de sus servicios. En efecto, el nivel de precios de la TV de paga también registra alzas en años recientes, atribuibles similarmente al incremento en su estructura de costos. Pero adicionalmente a aquellos costos de producción, los operadores nacionales han resentido que, al ser servicios internacionalmente comerciables, están tasados en dólares estadounidenses, por lo que asimismo les impacta la fuerte depreciación del peso mexicano frente a esa moneda. Un tercer factor de impacto en la estructura de costos resulta de que gran parte la infraestructura que despliegan esas empresas está también tasada en divisas internacionales, por lo que nuevamente el impacto cambiario incide de manera directa en el costo total de operación y de capital del uso y del despliegue de infraestructura.

No obstante, la apreciación en el nivel de precios de la TV de paga (11.8%), entre junio del 2015 y junio del 2018, es inferior a aquel del conjunto de bienes y servicios comercializados en México (14.1%) e incluso por aquel de la paridad peso-dólar estadounidense (25.5 por ciento).

Es así como los precios de la TV de paga han resistido el efecto inflacionario y de volatilidad cambiaria, a pesar del ensanchamiento en su estructura de costos y estrechamiento en los márgenes que experimentan los operadores de TV de paga. Así, el incremento tripartito de costos no ha sido transferido en su totalidad al precio final para las audiencias, sino que ha sido absorbido en gran proporción en términos de márgenes, con los consecuentes beneficios para los hogares y audiencias mexicanas.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami