Connect with us

NEGOCIOS

Estados Unidos decide hoy si aprueba o rechaza la fusión de AT&T con Time Warner

Published

on

El Economista – Nicolás Lucas

Un juez federal del Distrito de Columbia, en Estados Unidos, determinará en la tarde de este martes la viabilidad o no de la fusión entre el operador de servicios de telecomunicaciones AT&T con el proveedor de contenidos y televisión de paga Time Warner, un acuerdo anunciado desde el 2016 y por un valor de 85,400 millones de dólares.

Si el juez Richard J. Leon, encargado de conducir un juicio en la sala 18 del alto Tribunal de Distrito de esa ciudad, decide no dar la razón al Departamento de Justicia, que ha intentado bloquear este acuerdo por un tema de competencia, entonces AT&T se hará con los activos de Time Warner, entre los que se incluyen reconocidas marcas como HBO, Warner Bros, CNN, TBS, TNT y otros contenidos de DC Comics, con las que el gigante telecom estará en condición de desarrollar nuevos modelos de negocio para el consumidor, ya como un operador y proveedor vertical de servicios; es decir, que AT&T compra a una empresa de una industria similar a la suya pero que no es un competidor directo y por esos las sinergias que puedan resultar.

Por ejemplo, de aprobarse la transacción, AT&T no solamente proporcionará un acceso a Internet fijo o móvil, sino también contenidos que viajen a través de esas conexiones, con lo que estaría entonces creando un nuevo frente contra las empresas de tecnología como Google, Facebook o Netflix que por ahora hacen negocio con lo que gusta a los internautas.

No sólo eso, un aval del juez Leon a la megafusión alentará a otras compañías del sector, incluso a las pequeñas firmas del negocio del entretenimiento y operadores de menor tamaño en telecom, a buscar consolidaciones como una manera de responder a esta acción de AT&T. Por ello, ya desde ahora suenan los nombres de T-Mobile y Sprint o el de Comcast y Disney para comprar 21st Century Fox y entonces ser protagonistas de próximas consolidaciones.

Estados Unidos quiere impedir la fusión

El gobierno de los Estados Unidos, vía el Departamento de Justicia, ha combatido las intenciones de Time Warner y AT&T, porque estima que la operadora de telecomunicaciones podría redefinir el mercado a su favor y en contra de la libre competencia y del consumidor final, al menos de influir en el mercado de la televisión de paga, de ahí el juicio que desde marzo conduce el juez Richard Leon.

Estados Unidos cree, que al ser dueño de Time Warner, AT&T pudiera elevar precios de adquisición de los contenidos producidos por esa firma y al incrementarse de precio, un competidor decidirá llevar o no los contenidos de Time Warner para sus propios clientes, entonces dejando a ellos la decisión de quedarse o de migrar a otro proveedor que los ofrezca desde un inicio, por ejemplo el sistema de TV satelital DirecTV de AT&T.

AT&T ha negado esa posibilidades y por el contrario, ha alegado que el beneplácito del juez propiciará eficiencias de negocio y por consiguiente, un beneficio para el consumidor.

¿Qué pasaría si el juez da la razón a AT&T?

Más allá de si para AT&T sería un éxito rotundo el visto bueno a la compra de Time Warner, habría en el sector un ánimo de reconfiguraciones.

En principio, analistas esperan que el juez Leon avale la fusión de ambas empresas con ciertas restricciones sobre cómo negociará AT&T con sus competidores directos sobre los productos de Time Warner.

Si la operación pasa sin restricciones, en el resto de la industria brotarán anuncios parecidos, por ejemplo el de CVS Healt Corp para quedarse con Aetna por 69,000 millones de dólares y ocurriría también que Comcast lance una nueva oferta por 21st Century Fox y supere el monto ofrecido por Disney Company, luego que Comcast había desistido, de momento, seguir con esa intención también por tema de política regulatoria.

En las nuevas reconfiguraciones y consolidaciones del sector del entretenimiento y las telecomunicaciones, los protagonistas llamados a serlo son Verizon, Dish y T-Mobile con Sprint que también intentarían comprar generadores de contenidos; y por el otro lado, marcas como Discovery Communications que empezarían a ver en la consolidación su futuro cercano, según analistas.

“La aprobación de la fusión entre AT&T y Time Warner, sin duda, sentaría un buen precedente para concentraciones de este tipo, particularmente para operaciones asociada a grandes y medianos jugadores”, platica Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics. “La operación entre AT&T y TW muestra la importancia y el interés que las empresas de telecomunicaciones le están dando a su integración con la provisión de contenidos. Las empresas quieren pasar de ser sólo agentes económicos que conducen comunicaciones de una parte a otra, a ser plataformas que también proveen contenidos bajo una lógica más de plataforma digital”.

¿Y si resulta ganador el Departamento de Justicia?

Si el tribunal se pone de lado del gobierno, entre todos los escenarios posibles, la autoridad volvería a insistir a las empresas con la posibilidad de vender activos, con lo que quedará claro que el Departamento de Justicia actuará con fuerza contra las operaciones que estime son perjudiciales para el usuario final.

Ya la autoridad había recomendado a AT&T desprenderse de DirecTV o, en su caso, de Turner Broadcasting de Time Warner, posibilidad que las dos compañías rechazaron. Y el tema de las desinversiones seguiría siendo un arma para el Departamento de Justicia.

“Hay dos formas de negar la operación: La primera es simplemente negar la operación en su integridad. La segunda, es aprobarla pero sujeta a condicionamientos que destruyan las eficiencias económicas de la operación, lo que obligaría a las partes a abortarla”, plantea Pavón-Villamayor, de Oxford Competition Economics.

“La primera opción envía una señal pésima al mercado, particularmente porque se trata de una integración vertical en la que se presumen eficiencias económicas importantes. En la segunda opción, la señal que se envía dependerá de qué tan razonables y fundamentados son los compromisos propuestos. Si estos remedios están poco fundamentados desde la perspectiva económica, el mercado concluiría que hubo razones no económicas asociadas al rechazo de la operación”, agrega.

¿Qué con México?

Si la operación Time Warner-AT&T es rechazada en Estados Unidos, la operación estará muerta en cualquier otro mercado. En México la autoridad reguladora ya había aprobado la fusión en agosto de 2017.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dio su aval a la consolidación de la productora de contenidos Time Warner y la operadora móvil AT&T en una misma empresa, pero condicionó en ese entonces esta fusión al cumplimiento de cuatro mandatos, entre ellos que la compañía designe directores independientes para Sky México, el sistema de televisión de paga de Grupo Televisa del que posee 41 por ciento.

El IFT mandató a AT&T y Time Warner a designar directivos independientes para Sky y la misma AT&T; también una apertura de contenidos para terceros y sin adquisición de paquetes obligados. Y además el regulador ordenó a AT&T presentar informes actualizados y cotidianos sobre el cumplimiento de todos los mandatos.

AT&T dijo que a fines del 2017 daría cumplimiento a todos los ordenamientos fijados por el IFT.

En octubre del 2017 se conoció que el día martes 15 de agosto, cuando el IFT avaló la compraventa de Time Warner por AT&T vía su filial West Merger Sub Incorporated —creada exclusivamente para esa operación—, dos comisionadas del pleno plantearon el establecimiento de una cláusula que obligara a AT&T a desinvertir en Sky, si en el futuro esta empresa incurría en acciones indebidas de mercado.

Aquella propuesta habría sido la más severa para la concentración Time Warner-AT&T de entre toda una serie de obligaciones que el IFT impuso a la operación, pero a opinión de las promoventes de esa condicionante en particular, el riesgo de que AT&T, accionista en Sky, pudiera coordinarse con el Grupo Televisa para fijar estrategias conjuntas que afectaran los mercados de la telefonía móvil y la oferta de contenidos audiovisuales está latente.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

NEGOCIOS

Cómo afecta la devaluación de la moneda en Venezuela a Repsol, Telefónica, BBVA, Meliá y Mapfre

Published

on

El País – Miguel Jiménez

Las empresas españolas que operan en Venezuela han visto volatilizarse en los últimos años miles de millones de euros en ingresos de sus filiales venezolanas como consecuencia de la hiperinflación y de la constante depreciación del bolívar. El reconocimiento oficial por parte del Gobierno de Nicolás Maduro de una nueva devaluación del 96% que acompaña a la creación del bolívar soberano no tendrá por ello un gran efecto sobre las cuentas de empresas como Telefónica, Mapfre, BBVA o Repsol, con una importante presencia en el país.

El hundimiento del bolívar ha sido continuo en la última década y ha dejado una factura de miles de millones a las empresas españolas. En enero de 2010 el Gobierno de Hugo Chávez devaluó el bolívar un 50%. Desde entonces, el cambio de la moneda venezolana ha pasado de 2,15 a 6.000.000 millones de bolívares por cada dólar. La moneda ha perdido el 99,9999% de su valor en solo siete años en un contexto de hiperinflación y empobrecimiento generalizado del país. Aunque la nueva devaluación es del 96%, la pérdida de valor previa ya era de más del 99%. Las empresas ya habían adelantado parte de la nueva devaluación y, además, el peso en euros de sus negocios en el país se había reducido drásticamente.

Telefónica es la compañía española que más había perdido con las sucesivas devaluaciones. En 2015, la empresa ya reconocía una factura de más de 7.500 millones de euros en sus cuentas por las sucesivas devaluaciones, que siguió creciendo con el hundimiento del bolívar. Ahora, sin embargo, el impacto será muy escaso. Telefónica ya aplicaba en el primer semestre de este año un tipo de cambio de 2.369.815 bolívares fuertes por cada dólar, muy inferior al oficial. Con ello, sus ventas en el país se habían reducido a solo 13 millones de euros, tan solo el 0,05% de la cifra de negocios del grupo. En 2013 la compañía facturó en el país 3.537 millones de euros, más del 6% de los ingresos del grupo. La compañía llegó a acumular unos 3.000 millones de euros en caja en bolívares que el Gobierno venezolano impidió repatriar vía dividendos. Ahora, la compañía valoraba sus activos no corrientes en Venezuela en 261 millones de euros, que con la devaluación se verán reducidos a algo menos de la mitad. En todo caso, la filial ya aportaba pérdidas al grupo, con lo que la devaluación apenas tendrá impacto en los resultados.

Continue Reading

NEGOCIOS

Ven poca coincidencia en el país contra crímenes cibernéticos

Published

on

El Universal –  Leonor Flores

Antes de los ciberataques, el nivel de madurez en materia de seguridad informática de México se encontraba en una etapa formativa que significaba desorganización y mal definida.

De acuerdo con el Observatorio de la Ciberseguridad en América Latina, la sociedad mexicana tenía una cultura inicial, en tanto que el gobierno una mentalidad sobre seguridad cibernética muy casual.

Hace dos años se reportaba a México como un país con una población total de 125.3 millones de habitantes, de los cuales, 55.1 millones tenían acceso a internet, es decir, una penetración de internet de 44%.

De entre los cinco niveles de madurez de la capacidad de seguridad cibernética, México no pasa del tercero, lo que significa que está entre el inicial, formativo y establecido.

En ninguno de los conceptos calificados logra llegar a los más altos niveles, con excepción en normas de privacidad en línea y cumplimiento de la ley en donde se encuentra en una etapa estratégica.

Tenemos una calificación baja en gestión de crisis y en materia de seguros de delincuencia cibernética y lo mismo en educación, formación y gobernanza corporativa.

A pesar de que hay confianza en el gobierno y comercio electrónico, hay poca sensibilización en la conciencia de seguridad cibernética.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la ciberdelincuencia le cuesta al mundo hasta 575 mil millones de dólares al año, lo que representa 0.5% del PIB global; casi cuatro veces más que el monto anual de las donaciones para el desarrollo internacional.

En América Latina y el Caribe este tipo de delitos cuestan alrededor de 90 mil millones al año.

“Con esos recursos podríamos cuadruplicar el número de investigadores científicos en nuestra región”, dijo en su momento el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.

La región. De acuerdo con el reporte del Observatorio, la mayoría de los países de la región —si no es que todos— no alcanza el nivel más alto en madurez en seguridad cibernética.

El nivel más alto o dinámico refleja la existencia de mecanismos claros para alterar la estrategia en función de las circunstancias imperantes.

El más sobresaliente parece ser Brasil, pues llega a alcanzar el cuarto nivel denominado estratégico en derecho procesal de delincuencia cibernética, cumplimiento de la ley, capacidad de respuesta a incidentes y organización.

Continue Reading

NEGOCIOS

Inversión de empresas mexicanas para TI cae 16% en 2018

Published

on

El Financiero – Alejandra Rodríguez

Las empresas en México redujeron 16 por ciento sus inversiones para tecnologías de la información (TI) para este año y el 5.1 por ciento se destinó a seguridad, según el estudio de PwC GSISS 2018: Proteger la información y prosperar en una economía digital.

La inversión de TI en México pasó de 5 millones en 2017 a 4.2 millones de dólares para 2018; del total invertido, aproximadamente el 5.1 por ciento se destinó a seguridad, un ligero incremento respecto al 3.9 por ciento en 2017.

“Aún y cuando se ha reducido el monto que las compañías mexicanas destinan a TI, éstas siguen invirtiendo un mayor porcentaje de ese presupuesto a seguridad de la información… las empresas deben seguir apostando por desvincular el presupuesto de seguridad de la información del destinado a TI, para dar mayor autonomía a los responsables de la toma de decisiones en este rubro. Es decir, también es necesario que exista la figura del responsable de seguridad de la información desvinculado del Chief Information Officer (CIO) o el director de TI”, comentó Fernando Román, socio de Ciberseguridad y Privacidad de Datos en PwC México.

En Latinoamérica, el presupuesto de TI se redujo en 8.2 por ciento, y en promedio el 4.1 por ciento del total se fue para seguridad.

El documento mostró que los empleados fueron el principal origen de incidencia para los ciberataques que recibieron las empresas en México.

“En 2017 las principales fuentes de incidentes de seguridad fueron los empleados con 44.5 por ciento, seguido de los hackers con 34.3 por ciento, y competidores con 31.2 por ciento”, informó el documento.

Se detalló que el 44 por ciento de las empresas en México no cuenta con planes en materia de ciberseguridad, y la alarma crece cuando el 78.6 por ciento dijo haber detectado, al menos, un incidente de seguridad durante el último año.

Continue Reading

GRÁFICAS

DÍA A DÍA

LO MÁS LEÍDO

Bitnami